BMW i también impulsa la movilidad eléctrica en el agua

Torqeedo integra la batería de alto rendimiento del BMW i3 en los sistemas de propulsión eléctrica para embarcaciones. El concepto de sostenibilidad integrada de BMW i encuentra así nuevas aplicaciones.

BMW i continúa desarrollando la innovación sostenible con tecnología visionaria y un enfoque integrador. Ahora la batería de alto voltaje diseñada para el BMW i3 no solo impulsa la movilidad sin emisiones en tierra, sino también en el agua. BMW Group suministra baterías de iones de litio a la empresa alemana Torqeedo desde su fábrica de Dingolfing. El fabricante de sistemas de propulsión náutica las utiliza para almacenar energía en Deep Blue, su sistema de propulsión eléctrica de alto rendimiento. Torqeedo se fundó en 2005 en Starnberg (Alemania) y es uno de los principales proveedores del mundo de sistemas de propulsión eléctrica e híbrida para embarcaciones a motor de 1 a 160 CV de recreo y comerciales, como ferris y taxis acuáticos.

Las baterías de alto voltaje de BMW i formarán parte de una alternativa respetuosa con el medio ambiente, rentable y silenciosa a los sistemas convencionales de propulsión para embarcaciones. “Consideramos que la decisión de Torqeedo de utilizar las baterías de alto voltaje de BMW i en su sistema de propulsión Deep Blue es una demostración más de que podemos construir sistemas de propulsión visionarios sin concesiones en cuanto al rendimiento, la innovación o la sostenibilidad”, explica Alexander Kotouc, director de gestión de productos de BMW i. “Esta exitosa transferencia de la tecnología de automoción más reciente a embarcaciones demuestra el valor del enfoque integrado de BMW i”.

BMW Group desarrolla y monta baterías de alto voltaje para vehículos eléctricos e híbridos enchufables. La batería de iones de litio desarrollada para el BMW i3 está compuesta de 8 módulos, cada uno con 12 celdas. Los conectores, cables, sensores de monitorización y sistemas de calentamiento y refrigeración también fueron desarrollados específicamente para BMW i.

La experiencia en desarrollo y fabricación de BMW Group es la base de los continuos avances en el campo de la tecnología para baterías. El último ejemplo es la batería de alto voltaje del actual BMW i3. Aunque su tamaño y peso no han cambiado con respecto a la versión anterior, su capacidad aumentó en más de un 50% hasta 94 Ah/33 kWh.

Gracias a la función “plug-and-play” (enchufar y listo) que los diseñadores incorporaron a las baterías del BMW i3 desde el principio, la tecnología ofrece una amplia gama de aplicaciones para otros sectores. El fabricante de sistemas de propulsión acuática Torqeedo combina las baterías de iones de litio de BMW i con su gama de motores más potente para unidades intraborda y fueraborda y sistemas híbridos de hasta 160 CV. “Las baterías de alto voltaje de BMW i son un modelo de extraordinario rendimiento y fiabilidad para la movilidad eléctrica”, explica Christoph Ballin, cofundador y CEO de Torqeedo. “Nos permiten proporcionar una tecnología de propulsión eléctrica innovadora y una gestión integrada de la energía para embarcaciones de recreo y comerciales”.

El uso innovador de las baterías de alto voltaje de BMW i para la propulsión eléctrica acuática es solo un ejemplo de la amplia variedad de aplicaciones que puede tener este concepto de sostenibilidad integrada. Otra área de aplicación es el almacenamiento de energía estacionaria, cuando las baterías también se utilizan para aumentar la eficiencia energética de edificios residenciales y comerciales como un almacenamiento intermedio para la energía solar y eólica renovable.

Es más, las baterías de alto voltaje de BMW i también pueden ser reutilizadas para este propósito después de agotar su vida útil en los vehículos. En cuanto a la sostenibilidad, reutilizar las baterías tiene mucho más sentido que reciclarlas prematuramente. Esto ha llevado a BMW Group a imaginar situaciones para dar una “segunda vida” a las baterías después de su uso en los vehículos, incluso antes de que el BMW i3 se lanzara al mercado. La forma de reutilizarlas es fundamental en la transición a la energía verde y en su consecuencia: la creciente demanda de almacenamiento intermedio para la energía renovable.

Comenta o Pregúntanos