Todas las autovías y autopistas españolas podrían convertirse en cuestión de meses en vías de peaje

Ojalá fuese una broma, pero nada está más lejos de la realidad. El Parlamento Europeo votará a finales del mes que viene la ampliación de la Euroviñeta (que actualmente sólo pagan los vehículos comerciales pesados) a otros vehículos, como furgonetas y turismos de menos de 3,5 toneladas. La medida, propuesta al ejecutivo europeo por la empresa concesionaria de autopistas Abertis entre otras – todos estamos pagando 1.500 millones de rescate a esta empresa española por su AP-7 deficitaria – obligaría a España a instalar peajes en todas las autovías y autopistas del país. ¿Cómo se ha llegado a esta situación? ¿Es una broma de mal gusto? ¿Puede esto prosperar?

En España no se paga Euroviñeta, pero esto podría cambiar rápidamente, así como extenderse a turismos y furgonetas.
Vayamos por partes. En primer lugar, hablemos de la Euroviñeta. Es un peaje que los vehículos comerciales de más de 3,5 toneladas deben pagar para circular por autopistas y autovías de Europa. Actualmente el pago de la Euroviñeta no es obligatorio en toda la Unión Europea: son los Estados Miembros los que deciden aplicarlo o no. La Euroviñeta está reglada en la Directiva 1999/62, cuya revisión será votada el mes que viene en el Parlamento Europeo. El futuro del transporte por carretera en la Unión Europea podría cambiar de forma radical tras esta espinosa votación. ¿Qué se vota en esta revisión?

Es obvio el interés de empresas como Abertis: si esta medida sale adelante su modelo de negocio está más que asegurado, y sus ingresos se multiplicarán. La empresa sostiene que de esta manera se aliviarían los costes de mantenimiento de las vías rápidas, que según sus estudios son de 200.000 euros por kilómetro y año. Será en promedio, porque la inversión en mantenimiento por las vías en las que circulo habitualmente parece mucho más escasa. Su grupo de presión parlamentaria también sostiene que esto será beneficioso para las arcas de los estados, que podrán reducir el gasto en mantenimiento viario.

Aunque hay presiones en contra, también las hay a favor. Es aún pronto para saber si la medida saldrá adelante, o saldrá adelante parcialmente.

¿Quiénes saldrán perdiendo? ¿Cuánto nos va a costar?

De prosperar, supondrá un fuerte varapalo para las pequeñas empresas de transporte y autónomos.
Tú y yo, querido lector. Todos tendremos que pagar por el uso de las vías rápidas, las mismas que han sido construidas con nuestros impuestos y nuestro trabajo. Es una especie de copago sanitario aplicado al mundo de las infraestructuras, salvando las diferencias. Además de los particulares que usamos a diario estas vías, los pequeños transportistas serán los principales afectados de prosperar la ampliación de la Euroviñeta. De hecho, podría llevar a muchas pequeñas empresas a la ruina. El Parlamento estaría estudiando formas de bonificar este coste extra, de forma directa o indirecta.

Se rumorea que la UE podría relajar las condiciones de cabotaje, permitiendo a los camiones retornar con carga, o a flexibilizar otras normativas actuales. Lo que parece obvio es que se producirá un incremento en los costes de transporte de mercancía, y a los particulares nos costará más dinero movernos entre ciudades. Los costes directos aún están por decidir, pero elevarán nuestros gastos de desplazamiento a ciencia cierta. La Euroviñeta no debería aplicarse en las vías de circunvalación de grandes ciudades, permitiendo la circulación gratuita por las mismas. En apenas un mes saldremos de dudas.

Y sí, parece un chiste de mal gusto. Ojalá lo fuera.

[Fuente: Diariomotor.com]

Comenta o Pregúntanos