Se prohibe, se prohibe, se prohibe

“La multitud de las leyes proporciona muchas veces excusas a los vicios, de manera que un Estado está mucho mejor regido cuando tiene bien pocas de ellas, pero muy estrictamente observadas.” – René Descartes

Se prohibe fumar, comer hamburgesas, se establecen medidas mínimas obligatorias para que las mujeres dispongan de masa corporal suficiente capaz de rellenar su ropa interior, se prohibe… Y ahora, la DGT está pensándose prohibir la conducción nocturna a los conductores noveles…

LSr. Navarro, ¿por qué no se nos probibe circular más que los fines de semana, los días pares, los puentes, o cualquier otra cosa que se les ocurra? Estoy absolutamente convencido de que, cualquiera de las medidas apuntadas, reforzada con el aumento de radares, permitirían un descenso de la cifra de heridos y muertos sin parangón, desde el invento del automóvil, aunque mucho me temo que las petroleras y los fabricantes de automóviles pedirían su cabeza de inmediato.

Con independencia de que la prohibición de conducir en horas nocturnas a los nuevos conductores podría ser anticonstitucional, el disparate me parece mayúsculo. ¿Van a emitir permisos de conducir nocturnos y diurnos? ¿Cómo van a controlar a unos y otros? ¿Deteniéndolos sobre la marcha y pidíéndoles la documentación aunque no hayan cometido ninguna infracción?

Cuando alquién se somete a las exigencias que comporta la licencia para conducir un automóvil, pasa un examen, no siempre justo y muchas veces absurdo, además de gastarse una pequeña fortuna, entiende que el Estado, a través de la DGT, es el que le ha considerado apto para conducir el vehículo de la clase que establezca la norma.

¿Es qué acaso los abusos del alcohol, por otra parte presentes por igual entre noveles y veteranos, puede atajarse saltandose a la torera un principio de igualdad al que todos tenemos derecho?

Espero que la medida que se anuncia sea ponderada antes de hacerla efectiva. El personal está ya hasta las narices de ciertas medidas recientes, y si la impopularidad de la DGT entre millones de conductores es manifiesta en estos momentos, una medida como la que aquí comento, acabaría con la capacidad de aguante de miles de jóvenes que, por el hecho de serlo, no tiene por que ser discriminados. Y sólo una cosa más. Los jóvenes -mucho son noveles- tienen mejores reflejos y mucha mejor vista para la conducción noctura que usted y yo.

Comenta o Pregúntanos