Nueva propuesta en USA para los cascos de los motoristas

La propuesta hará mucho más difícil para los motoristas la utilización de cascos abiertos en los estados que exigen cascos certificados según las normas DOT (Standard nº 218, Motorcycle Helmets, 49CFR572.218).

Los cascos abiertos ofrecen muy poca protección en un accidente. La propuesta también pretende que los motoristas conozcan en todo momento que decisión tomar para su seguridad cuando compran un casco.

image

Si se acepta la propuesta, mejorará la seguridad de los motoristas y les resultará más fácil identificar y elegir cascos más eficaces en lugar de usar los cascos abiertos.

Esta medida también cambiaría la normativa actual obligando a los fabricantes a colocar un distintivo más visible que muestre las normas DOT que certifique la calidad del casco. Con esta nueva identificación será mucho más difícil para los vendedores arrancar la identificación de los cascos seguros y homologados para colocarlos en cascos de inferior calidad.

image

También serán más rigurosas las pruebas de test para poder cumplir las normas DOT y conocer el comportamiento y la resistencia en el caso de accidentes, la posible penetración de objetos y su permanencia en la cabeza del motorista en momento del impacto. Pruebas recientes practicadas sobre cascos abiertos que no cumplían las normas DOT demostraron su poca fiabilidad.

En dichas pruebas de ha demostrado que los cascos abiertos no absorben la energía suficiente para proteger al motorista en un accidente de carretera.

image

Los accidentes de moto se han duplicado en una década en un 147%. desde 1997 convirtiéndose en una auténtica plaga en los Estados Unidos. Uno de cada cinco motoristas en los estados que existen las normas no llevaba un casco homologado.

En el 2006 el uso del casco se estima que evitó la muerte de 1.618 motoristas. Si todos los implicados en accidentes hubiesen llevado el casco adecuado se podían haber ahorrado otras 720 vidas. Durante ese mismo año murieron en accidentes de moto 4.837 motoristas; más del 40% no llevaban casco.

Fuente: NHTSA

Como podemos comprobar, la mortalidad en otros países más avanzados que el nuestro, también mueren motoristas, pero con una gran diferencia: los motoristas en España ya usamos el caso de forma casi generalizada. Es verdad que todavía muchos de ellos utilizan cascos abiertos y casco prusiano como el que usan los jinetes, ninguno de ellos es suficientemente seguro, pero la estadística española nos demuestra que los motoristas que se matan o sufren accidentes graves, deben su falta de seguridad a tres factores que escapan a su responsabilidad: la mala educación de los conductores y su falta de respeto a la circulación en dos ruedas; la falta de protección lateral de la mayoría de nuestras carreteras y el estado lastimoso de conservación de la mayoría: Un bache inesperado, una diferencia de firme artificial para ralentizar el tráfico ( ilegal ) que obliga a dar un salto no siempre visto por el motorista, son algunas de las barreras que están causando el mayor número de accidentes mortales y paraplejías. Que no nos tomen el pelo. Las reuniones en las que se habla y se habla de la seguridad de los motoristas, están muy bien, pero lo que necesitamos son obras y menos brindis al sol.

Paco Costas

Comenta o Pregúntanos