La DGT en su tercer año triunfal

La DGT ha dado a conocer, en su revista Seguridad Vial, lo que el sistema de carné por puntos ha significado en los tres años que lleva en vigor.

El análisis que hace en dicha revista, es revelador:

8.000.000 de puntos retirados, 2.000.000 de conductores han perdido puntos, 35.000 han hecho cursos y sólo el 0,1% han perdido el carné.

Pero veamos como se desglosan esos 8.000.000 de puntos que han perdido los dos millones de conductores sancionados:

Aproximadamente 206.000, por infracciones relacionadas con el alcohol.

Por no llevar el cinturón puesto, 328.149

Por uso del móvil, 192.000.

El resto, casco, alumbrado, semáforos, adelantamientos, etc hasta completar una lista de dieciséis causas.

Dos cosas llaman poderosamente la atención en un rápido análisis: el número de sanciones por adelantamientos antirreglamentarios es de 16.164 y nada menos que 1.022.667 por causa de excesos de velocidad.

Yo creo que no hace falta ser un experto en tráfico para comprobar, y también poder asegurar, que un alto porcentaje de estas sanciones se han producido en autopistas y autovías, es decir donde los radares, muchas veces “trampa”, han cumplido con los fines recaudatorios que la DGT niega pero ya casi nadie se cree.

Lo henos dicho por activa y por pasiva, las vías en las que en mayor número ha colocado la DGT sus radares, no tienen tráfico de frente, son las más seguras y donde, con muchísima menos frecuencia, se producen adelantamientos peligrosos y sancionables.

¿Puede alguien creerse que, en las vías secundarias, en las que se cometen la mayor parte de las barbaridades, sólo se haya sancionado a 16.164 infractores en tres años? La cosa está bastante clara, la DGT, hasta hace bien poco, no se ha interesado por vigilar con la misma intensidad estas vías que, aquellas, en las que se sabe que, más tarde o más temprano, todos vamos a caer alguna vez.
Si hacemos una rápida multiplicación de la sanciones por velocidad a una media, y me quedo corto, de 100 euros por sanción, mi calculadora entraría en resonancia.

EL PALO Y LA ZANAHORIA

…..que buenos son los padres franciscanos; que buenos son, que nos llevan de excursión…..

Que buenos son en la DGT que nos van a regalar, según sus propias palabras, una paga extra en julio de dos puntos a 20.000.000 millones de conductores que han sido buenos chicos durante estos tres años.

Si no resultase ridículo, sería para reírse. Nos van a regalar algo que no les cuesta ni un maravedí. Nos toman por idiotas y además, es en la propia revista Seguridad Vial en la que puede leerse esta perla:

“El regalo es un buen acicate para irse de vacaciones con la sana intención de descansar, tomar el sol, desconectar y…¡volver con los mismos puntos!”
Sólo ha faltado añadir: “si no le toca en el trayecto la bala que oculta en su tambor el revolver, en el juego de la ruleta rusa.

Creo, y eso nunca se sabe, que también me toca el regalo, pues bien, no lo quiero, la DGT los puede guardar en su trastero.

Paco Costas

Comenta o Pregúntanos