Los neumáticos también envejecen

Dentro de pocos días muchos españoles vamos a emprender un viaje de vacaciones y, entre otras cosas, muchos, seguramente cambiarán sus neumáticos.

Si en cambio se produce en una caravana o autocaravana, recuerden que, normalmente, vamos un tanto sobrecargados.

Los fabricantes de neumáticos han previsto para esta clase vehículos unos neumáticos especiales denominados “reinforced”, capaces de soportar grandes cargas, velocidades y altas temperaturas.

La mayoría de las autocaravanas y caravanas montan neumáticos con altas presiones de inflado; en muchos casos 5 y 5.5 kilos de presión por centímetro cuadrado. En estos casos, cuando la presión indicada por el fabricante es superior a los 4.5 kílos, es imprescindible montar válvulas metálicas en prevención de un reventón producido por deplazamientos o cortes en las válvulas de caucho.

Muchos autocaravanistas y caravanistas, depositan sus vehículos en lugares de aparcamiento durante largos periodos. Lo mismo ocurre con portabarcos o remolques que también circulan sobre neumáticos. Después de cierto tiempo, si no se mantienen aligerados de carga, elevados y protegidos de la humedad y la luz del sol, estos neumáticos, además de su pérdida lenta de presión que conviene verificar antes de volver a utilizarlos, en ocasiones se producen grietas o deformaciones que aconsejan ser analizados por un taller especializado.

Es imprescindible en todo caso, comprobar la presión del neumático de repuesto que, yo aconsejo llevar siempre inflado al menos con cuatro o cinco bares por encima de lo recomendado por el fabricante(es más fácil quitar aire cuando tenemos un pinchazo, que reponerlo aislados y en medio de la carretera).

En todo caso, las comprobaciones hay que hacerlas con los neumáticos fríos.

Si como he apuntado, hay que cambiar neumáticos y no lo hacemos de forma total, si cambiamos sólo dos, LOS NUEVOS EN EL EJE TRASERO Y LOS USADOS EN EL DELANTERO.

Todos los neumáticos pierden algo de presión después de cierto tiempo y es conveniente comprobar las presiones, al menos, una vez al mes.

Siempre podemos saber como se comporta un neumático con una simple mirada: si el desgaste se está produciendo en mayor medida en el centro de la banda de rodadura, el neumático está circulando con sobre presión: si, por el contrario, este desgaste es más acusado en los bordes exteriores, es que están circulando bajos de presión.

Y recuerden: sustituir un neumático a un turismo, en agosto, a las tres de la tarde, en una carretera de Mancha, es una faena; hacerlo en una caravana o en una autocaravana es una put……..A mi me ha tocado hacerlo una vez en un camión.

¡Buen viaje!

Paco Costas

Comenta o Pregúntanos