DGT: SEMANA SANTA, UN RESULTADO SIN PRECEDENTES

Quizás no sea el momento para volver sobre la discutida exactitud de las informaciones que nos dan. Quizás tampoco sea oportuno insistir sobre los límites de velocidad o la voracidad recaudadora de un sistema de radares a todas luces situados en la mayoría de los casos donde menos falta hacen. Hoy, recordando las espeluznantes cifras con más de cien muertos y gran número de heridos graves que se producían no hace tantos años, como si de una maldición bíblica se tratase, como español y persona comprometida con la seguridad vial, sólo puedo alegrarme.

Hoy todavía son muchas las familias deshechas por el dolor, y siempre serán demasiadas por pequeñas que éstas puedan llegar a ser. Pero lo logrado de forma espectacular este año, merece el más sincero reconocimiento.

Se podría argumentar que el tráfico ha descendido; que son muchos los usuarios a los que la crisis y el precio de los combustibles, ha obligado a dejar el vehículo en casa; pero nunca mejor recordado el proverbio chino: “gato blanco, gato negro, lo importante es que cace ratones”. Y si para que no vuelvan a ser más de cien familias las que vuelvan a llorar a sus muertos, los métodos es lo que menos importa. Cifras cantan y de justicia es reconocerlo.

image

Queda mucha labor por hacer; muchas imposiciones arbitrarias que erradicar, pero resulta indudable que, el miedo a beber cuando se conduce y la aplicación de la Ley para los que causan daño en esas condiciones, junto con la utilización, casi generalizada, del cinturón de seguridad, están teniendo mucho que ver con lo conseguido a través de las campañas que, desde todos los medios de comunicación, han hecho tomar conciencia y responsabilidad a muchos conductores.

Lástima que las distracciones y ese reducido número de conductores reincidentes, no acabe por desaparecer por el método que sea.

Enhorabuena sin reservas: Rubalcaba-Pere Navarro- Pere Navarro- Rubalcaba.” A Dios lo que es de Dios, y al Cesar lo que es del Cesar”

Paco Costas

Comenta o Pregúntanos