LAS DOS ESPAÑAS

Españolito que vienes

al mundo, te guarde Dios.

Una de las dos Españas

ha de helarte el corazón.

Si el poeta pudiese ver la televisión, leer la prensa, o escuchar algunas de la tertulias, compuestas por los asimismo denominados “analistas políticos”, estoy seguro de que reescribiría la última frase: …”cualquiera de las dos Españas ha de helarte el corazón”.

image

¡Qué vergüenza! ¡Qué triste espectáculo! Montescos y Capuletos arrojándose a la yugular del adversario político. “¡Yo he robado, pero tú has robado más!”. Y mientras que por delante de los ojos de los españoles va pasando la lista de los centenares millones que, sin ningún pudor, se han llevado unos y otros, un tercio de la población trabajadora española, arrastra los pies en la cola del paro, acude a los comedores de caridad, o rebusca algo que llevarse a la boca, en los contenedores de basura.

Españolito que tienes la desgracia de contemplar tanta vergüenza, cualquiera de las dos Españas, “tiene que estar helándote el corazón”.

Paco Costas

Comenta o Pregúntanos