NEUMÁTICOS DE INVIERNO

LA NORMA:

Cuando sea obligatorio o recomendado el uso de cadenas u otros dispositivos antideslizantes autorizados, se deberán colocar sobre las ruedas del eje de ruedas motrices dichas cadenas o dispositivos antideslizantes, o bien utilizar neumáticos especiales

En estos días de nieve y frio, he realizado un viaje de unos 700 kilómetros con neumáticos especiales de invierno, Michelin.

El comportamiento sobre una leve capa de nieve y en carreteras de buen firme, la sensación de seguridad y adherencia en curvas y frenadas es notable; pero cuando la cosa se puso un poco más seria, me aconsejé “guardar la ropa” disminuyendo bastante la velocidad.

image

Los neumáticos de invierno están construidos de forma distinta a los convencionales, y a parte de su composición y estructura, el cambio más importante se produce en el dibujo y la profundidad de la huella en la que, además, llevan una especie de laminillas que son las que en gran medida aumentan la adherencia.

Para quienes no lo sepan, las tengan ya, o piensen en montarlas, conviene que sepan:

image

La profundidad de la huella, medida en el centro del dibujo, no debe ser nunca inferior a 0,4 milímetros. Si se decide utilizarlos pasado el periodo invernal, es suficiente con que tengan la profundidad mínima de 0,16 milímetros, y en ese caso, cambiarlas inmediatamente (mejor un poco antes).

Los neumáticos especiales de invierno, tienen que inflarse con 0,2 kilos más de la presión que recomienda el fabricante.

image

En todo caso, como consejo de éste viejo trotamundos, recuerden: “una bala siempre en la recámara”.

Paco Costas

Comenta o Pregúntanos