AQUELLOS BARROS NOS TRAJERON ESTOS LODOS

COUSO 1

George Bush, el presidente de Estados Unidos más estulto que ha tenido ese gran país, prendió la llama de una guerra injustificable que costó la vida a millares de seres y destruyó el país cuna de la civilización.

El propósito con que el trató de justificar tanto horror, fue el mismo que, a través de la Historia, han desencadenado guerras en nombre de la libertad para liberar de la opresión a sus habitantes cuando, como la propia Historia ha demostrado, el propósito real era el de apoderarse de sus riquezas y de su territorio.

Ahora Bush padre ha escrito un libro en el que critica la decisión de su hijo y trata de justificar, para quien se lo crea, que la primera guerra de Irak cuando él era presidente, se justificaba por el ataque del ejército iraquí a su aliado Kuwait en donde una de las familias más ricas de Norte América y él mismo, tenía importantes intereses en sus inagotables fuentes de petróleo.

Creo que no hace falta indagar en el curso de los acontecimientos para relacionar la invasión de Irak con los dramáticos resultados que tienen al mundo libre aterrorizado. Tony Blair, el premier británico aliado de Bush en aquella guerra criminal, ha reconocido públicamente su error, pero los muertos de aquella decisión ya no pueden aceptar sus disculpas.

Paco Costas

Comenta o Pregúntanos