LOS GRANDES MITOS DEL DEPORTE TAMBIÉN PIERDEN LA CABEZA

PHOTO-AGENCY7ea5e7ce10fac84a51bc81093f34de53d9149bee7e0acfe573a5f0a7Hkg10221713

Hace algunos años, además de la Fórmula 1, también cubría el mundial de motos y tuve la fortuna de ver a Giacomo Agostini en su mejor época.

La semana pasada, el mundial disputado en el circuito de Cheste ha sido noticia extradeportiva como consecuencia de la torpeza de Rossi derribando de una patada a Marquéz de forma, sin duda, condenable y difícil de creer en un capeón de su talla. El error puede haberle costado el título que Lorenzo ha conseguido con toda justicia.

El piloto italiano, sin demérito de otros grandes campeones, en mi opinión, es probablemente un digno sucesor del gran Agostini y ha sido una lástima que haya manchado su nombre con una falta que nunca debió cometer.

En otro deporte, en el futbol, considero a Zinedine Zidane uno de los más grandes jugadores (Una encuesta auspiciada por la FIFA, calificó a Zidane como el mejor jugador europeo de los últimos 50 años) de todos los tiempos, no solo por su técnica y elegancia sino también por su deportividad.

zidane

A pesar de todo y contra toda lógica, reconocidas todas sus cualidades, le propinó un espectacular cabezazo en el pecho al jugador italiano Materazzi que le costó cuatro partidos de suspensión y las más duras críticas de la opinión mundial.

Cualquier deportista, en cualquier deporte, en el ardor de la pelea, puede perder los nervios y no por ello debe ser condenado para el resto de su vida.

Sigo pensando que Rossi es un gran campeón.

 

Paco Costas

Comenta o Pregúntanos