MÁS DE LO MISMO

alonsomclarentomarelsol

Hamilton Rosberg, Rosberg Hamilton, no hay cambios; éxito aplastante de Mercedes y frustración de Fernando Alonso.

Viéndole sentado mientras contemplaba el paso de los monoplazas, inevitablemente me acuerdo del inolvidable Ayrton Senna sentado al borde de la pista delante de los miles de admiradores que le adoraban, y y puedo verle protestándole a Ron Dennis de forma airada por el fracaso de su Mclaren ante sus paisanos.

Este supuesto lo me lo planteo en una sola carrera, pero lo que le está pasando al español dura ya desde el principio de la temporada y prácticamente en todas las carreras.

Yo, que viví los éxitos de la escudería inglesa en los ochenta y creía que Honda no podría nunca un sufrir un ridículo semejante, empiezo a perder la fe y me entristece pensar que la situación difícilmente va a cambiar.

Primero Ferrari y ahora Mclaren pueden acabar con las ilusiones de Alonso y, lo que es peor, con el tiempo que se le escapa. ¿Qué lástima!

Paco Costas

Comenta o Pregúntanos