Carlos Sainz Jr, ya es una realidad

Me lo presentó su padre en el Hotel Montecastillo de Jerez. La joven promesa, hijo de un gran campeón, tenía 17 años. Después le vi correr en el circuito con un monoplaza y recuerdo que, mientras le veía pasar una y otra vez, ya en carrera, le comenté a su padre: “tenemos piloto”.

Y la profecía se ha cumplido para cabreo de los que le consideraban un “hijo de papá”.

Al día de hoy, estoy absolutamente convencido de que Carlos, si se le hace justicia y ponen en sus manos un coche ganador, puede llegar todo lo lejos que se proponga.

Pero, todo lo que tiene de grande como espectáculo y gloria la Fórmula 1, para que un piloto con méritos pueda llegar a lo más alto no siempre depende de su talento.

¿Cuantos potenciales campeones del mundo han tenido que abandonar su empeño, después de chocar con la política, las imposiciones económicas y la mala fortuna?

Espero y deseo que el joven Carlos pueda superar estos obstáculos, talento le sobra.

¡Suerte Chaval! Permaneceremos atentos.

Comenta o Pregúntanos