ESPAÑA, DINAMARCA, Y EL MAGREB

Aquel que reniega de la tierra que le vio nacer, merece un calificativo que no voy a utilizar por respeto a mis lectores.

Por razones de mi trabajo de entonces, tuve que hacer un viaje a la Alpujarra granadina que me obligó a pasar la Nochebuena de aquel año 1954 en uno de sus bellos pueblos, Vélez de Benaudalla.

La hambruna, era una pandemia que asolaba a toda España y nunca olvidaré que  por toda cena, comí algunas sardinas arenques, pero eso sí, acompañé al resto del pueblo a la Ermita después de recorrer a pie un empinada cuesta muerto de frío.

Entre los millones de españoles que entonces emigraron a Cataluña huyendo de la miseria, estaba, según ha contado él mismo, el padre de este alcalde que ha tenido la desfachatez de comparar a España con el Magreb.

Para empezar, ni en Andalucía ni en el Magreb actuales, ni ahora ni entonces se viaja en camello, se vive en cuevas o se alimentan de dátiles. Por el contrario, sobre todo en Andalucía, el salto hacia la modernidad y el enorme cambio que ha dado esa hermosa tierra a la que ahora insulta, incluido Vélez de Benaudalla, ha sido tan grande que casi cuesta trabajo creerlo.

La Cataluña de la que se ufana se debe en buena parte a los emigrados que, como su padre, con su esfuerzo y tesón, han contribuido a esa calidad de vida que ahora disfruta y que debería haberle hecho reflexionar.

Corrupción, indigencia, paro y miseria, que deberían avergonzarnos, son comunes tanto a Andalucía como a Cataluña y, a pesar de todo, la alegría, el sol, el amor a la vida y la filosofía de los andaluces en esa tierra en la que nació Séneca, es posible que sea la envidia de los que como él denigran al terruño que les vio nacer.

Comenta o Pregúntanos