EVITA LOS JUICIOS APRESURADOS

Confieso que con frecuencia me pasa a mí. Veo un rostro en la tele o escucho una voz en la radio de un personaje público, y sin encomendarme a dios o al diablo, decido que no me gusta sin más.

Los tonos, las palabras que emplea, su gestualidad y sobre todo el saber que forma parte de un  grupo con el  que ideológicamente no coincido, bastan para atribuirle vicios, defectos y toda clase de maldades sin justificación alguna.

A estas alturas de mi vida ya debería haber aprendido que, la persona a la que condenas a la hoguera, cuando la he conocido personalmente, ha resultado ser un individuo  encantador con el que charlar o intercambiar ideas es un verdadero placer.

¡Mea culpa!

¿Te has visto tú alguna vez en la misma situación? Si es así, toma nota para que no vuelvas a equivocarte como me ha pasado muchas veces a mí.

Comenta o Pregúntanos