Por

Prueba Audi S5

Audi S5

Recientemente hemos tenido el placer de probar la versión y el acabado mas deportivo del coupé de Audi, naturalmente nos referimos al S5. Este coupé es animado por un propulsor algo atípico en España pero de lo mas normal para un vehículo así. Un V8 de 4,2 litros de cilindrada no se ve todos los días por la calles, y desde que recientemente se ha informado desde Audi que se cambiara por un 3.0 V6 TFSI Turbo menos aun. Este V8 goza de una progresividad envidiable un Par de potencia estable desde bajas hasta cerca del corte de inyección, pero no solo el motor es una de las bondades que presenta el S5, su ejemplar bastidor, puesta apunto, puesto de conducción, frenos, todo hace un conjunto catalogado por Audi en su serie deportiva S. Tenemos ganas de ver como será el RS5 si ya este es rápido y confortable que le queda al RS por potenciar. Lo que no sabemos aun es si el RS5 utilizara la base del 4.2 FSI o el nuevo propulsor turboalimentado. Después de esta pequeña entrada pasamos a la prueba de verdad. El puesto de conducción del S5 no es muy diferente del A5 y hasta del A4, todos ellos por dentro se parecen mucho ya sea para bien o para mal. Los salpicaderos son elegantes, sobrios y de buena calidad. En el caso del S5 se han valorado más los detalles de carácter deportivo como un volante mas ancho y pequeño, una dirección algo menos asistida y que nos cuenta de mejor manera lo que las ruedas pisan. Unos asientos de piel estilo Bucket con los logos de S5. En fin calidad por todas partes junto con la deportividad.

Visibilidad
Como ya nos sucedió con el A5 cuando lo probamos la visibilidad del S5 no es necesariamente mala, pero hay algunos puntos del vehículo que por su construcción línea exterior del mismo nos dificultaran la visión. Los más importante y evidentes son: El montante trasero de los asientos donde están los reposacabezas es muy alto y no podemos ver nada o prácticamente nada de lo que hay detrás. El otro fallo claro es el cristal que no ayuda prácticamente en nada a lo anteriormente comentado. Todo esto esta prácticamente solucionado si desembolsamos una cuantía de dinero y dotamos a nuestro Audi con una cámara trasera de vídeo. Con esta cámara nos olvidaremos de todos estos problemas. Pero tampoco debemos fiarnos mucho de la distancia que nos de la cámara, las distancias nos son muy reales y podemos estar mas cerca de lo que pensamos. La visibilidad delantera lateral sigue manteniéndose correcta, los retrovisores de medidas generosas son excelentes y nos proporcionan una correcta visión tanto trasera como lateral. En estos retrovisores se incorpora un sistema novedoso en Audi que simplifica la tarea del adelantamiento, nos avisa mediante unas luces si a nuestra derecha o izquierda tenemos un vehículo detrás demasiado cerca. Evitando con esto colisionar con ellos. Es muy útil para minimizar prácticamente los ángulos muertos, ya que aun que nosotros no veamos al vehículo por el retrovisor el sistema nos avisara de que esta ahí.

Impresiones de Conducción
El día que recogimos el S5 de pruebas de la concesión Audi sabíamos lo que teníamos entre manos, solo con poner en marcha el motor con ese bramido que proporciona su V8 a bajas vueltas se nos pusieron los pelos de punta. Una vez emprendida la marcha por la calles de Madrid no pasa desapercibido el S5, su imagen es discreta eso si, se le puede confundir con un A5 con kit s-line, pero una vez se acelera para salir de un semáforo las cosas cambian se deja escuchar su motor y la gente piensa rápidamente en que versión puede ser esa. Es un vehículo para gente con poca vergüenza, como anécdota contar que en un semáforo de la calle Gran Vía de Madrid unos chavales y los que ya nos son tan chavales se detuvieron a hacerle fotos con el móvil al vehículo. Y pedían efusivamente que aceleráramos para escuchar su motor. Una vez ya metidos en harina en zonas viradas el S5 puede llegar a mostrarse algo torpe en curvas muy cerradas y sucesivas. ¿Por que sucede esto? pues la verdad es que es curioso pero su larga batalla le proporciona una estabilidad envidiable pero le vuelve torpe en la salida de las curvas. Frente a sus hermanos rivales como el BMW 335i nos veremos en apuros por este fenómeno. El V8 es tan sumamente progresivo que no notaremos un empuje en concordancia de los 354cv que hay bajo el capo. Es un atmosférico que si queremos sacarle el jugo debemos exprimir las marchas. Nuestra unidad tenía como opción el cambio Tiptronic. Este cambio no es ni más ni menos que el DSG de Volkswagen pero con otro nombre. Se presenta un poco mas lento que el DSG de volkswagen algo casi imperceptible que en conducción deportiva pasa inadvertido.

Frenada
Siempre hemos comentado que un vehículo potente debe tener un conjunto de frenos en concordancia a sus prestaciones. El Audi S5 de un primer vistazo parece cumplir la premisa, solo con ver el tamaño de los discos delanteros dentro de la llanta de 18″ nos podemos hacer una ligera idea de la capacidad de frenada de los mismos. Hasta la propia pinza de freno tiene el logo “S5”. Una vez en la ruta de pruebas del sistema de frenado empezamos con frenadas suaves pero largas muy largas, para calentar los discos. Con esta frenadas prolongadas lo que buscamos es un fallo por temperatura una falta de eficacia que no obtuvimos por mas veces que repetimos el circuito no se presentaron perdidas de capacidad de frenada. La segunda parte se componía de frenadas fuertes y bruscas a 80 Km. /h (36,1m) y a 100km/h (52,3m) hasta detener el vehículo. Más de lo mismo los frenos aguantaron el tipo ejemplarmente y no dieron síntomas de fatiga en ningún momento. El Audi monta discos ventilados tanto en el eje posterior como en el anterior. ABS de ultima generación y repartidor de frenada de doble canal.

Tracción
Audi no podía prescindir de su tracción Quattro en el S5, es lógico. Los 354cv tienen que ser bien entregados al suelo, sin perdidas. Y el S5 lo consigue sin pegas. Ya podemos salir a fuego en primera marcha o acelerar a fondo en una curva, que la tracción es limpia, no hay pérdidas de ningún tipo. El control de tracción electrónico en el S5 esta de adorno, el ESP ya no tanto. Gracias a esta magnifica tracción la conducción del S5 se hace mas confortable y segura, podemos ir muy rápido sin que el coche presente perdidas de adherencia. Aun estando el suelo mojado se comporta notablemente bien.

Estabilidad
La estabilidad del S5 es simplemente elogiable, tiene el limite de perdida de adherencia tan alto que no se lo encontraremos nunca a no ser que seamos un kamikaze en las curvas. Neumáticos de 245/40/18″, suspensión rebajada y de ajuste electrónico. Estabilizadoras mas gruesas, en fin un alto numero de retoques que hacen que el Audi S5 sepa hacer pasar un buen rato a su conductor dando una alta nota en la seguridad. El ESP no entorpece en la conducción decidida por eso recomendamos dejarlo activado. Si se desconecta el S5 sigue siendo noble y progresivo, aun que en alguna curva nos puede sorprender. Por ello recomendamos dejarlo activado que nunca esta de mas.

Reposacabezas
Al ser una versión coupé solo dispone de 4 plazas útiles. Los reposacabezas delanteros son regulables en altura e inclinación (salvo excepciones de equipamiento). Los traseros solo son regulables en altura.

Cinturones
El Audi S5 dispone de 4 cinturones del tipo estándar, de tres puntos de anclaje. Los delanteros incorporan pretensores pirotécnicos.

Bebes y Niños
El Audi S5 dispone de una gran capacidad en el maletero y de un espacio interior correcto pudiendo ser usado para un uso familiar. Las plazas traseras llevan de serie anclajes ISOFIX. El acceso a las plazas traseras es algo dificultoso, moviendo el asiento del todo podemos acceder de mejor manera. Para esto Audi tiene un sistema eléctrico que apretando un botón en el mismo asiento lo mueve hasta su posición mas cercana y luego lo deja en la posición que estaba.

Airbags
El Audi S5, en seguridad esta al día. Goza de una suculosa cantidad de airbag distribuidos por todo el habitáculo, en total 8. Aun falta el de rodillas para el conductor, que ya otras marcas van introduciendo poco a poco.

Euroncap
La página web no dispone aun de información sobre el Audi S5.

Recuperaciones
En recuperaciones el S5 es imbatible, solo un propulsor turboalimentado podría superar estos registros. 0 a 100km/h en 5,1 segundos. 0 a 1000m en: 24,7m. Adelantamiento 60-120 Km. /h (seg.) en 3ª: 5,85. Adelantamiento 80-120 Km. /h (seg.) en 4ª/ 5ª/6ª: 4,92 / 6,58 / 8,47. Recuperación 1.000 m en 4ª a 40 Km. /h: 26,85. Recuperación 1.000 m en 5ª a 50 Km. /h: 28,02.

Caja de Cambios
Como anteriormente hemos comentado nuestra unidad de pruebas montaba el cambio automático Tiptronic de 6 velocidades. También se comercializa con un cambio manual de 6 velocidades. El cambio Tiptronic es parecido al DSG del Volkswagen solo que en la práctica no tienen nada que ver uno con el otro, se espera que para un futuro cercano el S-Tronic se incorpore en el S5. Este cambio al S5 le viene como anillo al dedo, le da esa falta de confort que le falta en ciudad, y baja notablemente los consumos en cualquier tipo de vía. Lo más característico de este cambio es que no tiene modo “S”. Tampoco le hace falta la verdad, con el modo “D” y las levas en el volante es suficiente. Audi dispone de tres tipos de cambio diferentes, tiptronic, multitronic y s-tronic, este ultimo es lo mas parecido al DSG empleado en Vw, Seat y Skoda que podemos encontrar en Audi, ya que mecánicamente son idénticos, dos embragues en baño de aceite.

Circulando por Carretera
La carretera es un paraíso ya explorado para el S5. Es sin lugar a dudas donde más se disfruta este Audi, desde el sonido de su V8 a la elogiable estabilidad y calidad del bastidor. Con el cambio Tiptronic conducir por este tipo de vías es coser y cantar, adelantar es tan sencillo y rápido que es posible que nos aficionemos a ello. Tenemos que tener en cuenta que el S5 adelanta muy rápidamente pero no debemos tentar la suerte con adelantamientos ajustados. Las recuperaciones también son elogiables, es capaz de recuperar desde muy bajas vueltas rápidamente. Los consumos homologados pueden hacernos caer de la silla al verlos. Una vez ya finalizando la prueba la media por este tipo de vías delataba que para nada son consumos altos, también tiene algo de culpa la conducción eficiente efectuada gran parte del kilometraje realizado al S5. La media en este tipo de vías fue menor a los 9 litros a los 100km.

Circulando por Autopista
En autopista el S5 es muy confortable y nos olvidaremos de su suspensión si seleccionamos la opción “confort”. Los rebotes desaparecen y absorbe cualquier irregularidad perfectamente. Esta suspensión posee varios modos, confort, individual, dynamic (el mas radical que endurece la dirección y pone al cambio en modo “S”) y por ultimo la individual en la que podemos ajustar a la carta las opciones que queramos en el Audi mayor dureza de suspensión mejor respuesta del motor y un largo etc… El consumo en este tipo de vía se situó en una media de 9,5 litros a los 100km.

Circulando por Ciudad
En ciudad como ya hemos comentado antes el cambio Tiptronic es esencial para un vehículo como este. El consumo es mas bajo gracias a el. Y el confort que proporciona no se puede contabilizar. No conocemos como será el tacto del cambio / embrague de la versión manual, pero por experiencias anteriores con vehículos de potencias parecidas serán duros de manejar cansando al conductor si se encuentra en una retención. De ahí que el Tiptronic sea ideal para el S5, nos olvidamos del engorro del embrague. Y para la gente que piensa que un vehículo de este tipo a de ser manual para “sentirlo” o exprimirlo, que sepan que con el Tiptronic podrán hacer lo mismo y mejor aun. El consumo en ciudad homologado da vértigo de solo ver las cifras, 18,1 litros. Nuestro consumo se estabilizo por debajo de los 13 litros en ciudad. Un logro para el 4.2 FSI.

Calidad de Acabados
Acabados excepcionales y a la altura de lo esperado. Audi sigue en su línea de acabados de calidad.

Calidad de Materiales
Materiales empleados correctos, desde la piel de los asientos, a los plásticos del salpicadero.

Conclusiones
En conclusión el Audi S5 es un vehículo mas destinado al uso deportivo que para un uso diario. Su potente propulsor nos pedirá a gritos que lo llevemos a una zona revirada. Y es entonces cuando nos enamoraremos del S5 para siempre. El precio de nuestra unidad superaba con creces los 60.000 euros. Es un coche que no se compra con la cabeza sino con el corazón. Los que de verdad saben cual es la filosofía de los “S” de Audi sabrá que el S5 es para echarle de comer aparte. Lo reúne todo un conjunto explosivo, y el confort justo para viajes largos.

A favor: Estabilidad, tracción, frenos, motor.
En contra: Altura boca maletero, acceso plazas traseras, visibilidad trasera.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martnez
V�­deo: http://es.youtube.com/watch?v=tJ1iAQn_thg


                   

Comenta o Pregúntanos