Por

Prueba Mercedes Benz CLC220 CDI

Mercedes Benz CLC220 CDI

El Mercedes CLC es un restyling que recibe el anterior SportCoupé, este restyling además de una buena mejora visual, tanto externa como interna no contempla demasiados cambios. En el exterior nos encontramos con que el morro a sido rediseñado siguiendo ahora la línea de sus hermanos. La parte trasera también es nueva, más vistosa. Por dentro la calidad se respira nada mas abrir la puerta, aun que el CLC es un restyling de un vehículo con ya antigüedad sigue contando con unos acabados muy superiores a la media del mismo sector. El puesto de conducción es una de sus grandes bazas, amplio y cómodo muy cómodo. Los asientos de corte deportivo pero sin pasarse sujetan perfectamente el cuerpo en zonas reviradas. Nuestra unidad contaba con un kit adicional Sport, este kit además de dotar al CLC de un aspecto mas radical y deportivo, dinámicamente lo hace mas seguro, estable y facil de conducir.

Visibilidad
En cuanto a visibilidad el Mercedes Benz CLC no presenta problemas a destacar, la visibilidad delantera tanto como la lateral es muy buena, no hay obstáculos que nos mermen la visión. Por otra parte la trasera es la mas afectada, un luna de dimensiones reducidas nos presenta a veces algún dificultad para ver bien objetos cercanos al vehículo, pero para ellos nos podemos ayudar de los retrovisores exteriores, que gracias a sus buenas dimensiones nos proporcionan una visibilidad clara. El Mercedes CLC cuenta con faros de xenón, en este caso bi-xenón, funcionan a las mil maravillas y nos da un plus de seguridad y confort en conducción nocturna.

Impresiones de Conducción
Nuestra unidad montaba el motor turbodiesel de 2200cc que eroga 150 cv. Este motor tiene muy buenos bajos y estira con potencia hasta las 4000 revoluciones. Nuestra unidad también venia equipada con un cambio automático de 5 relaciones. Este cambio sabe sacar lo mejor del motor a la hora de necesitar aceleraciones rápidas, además mas de una ocasión autopista/autovia o carreteras nacionales no hace falta ni hacer uso del “Quick Down” para tener potencia, gracias a los buenos bajos del motor en quinta dispondremos de la potencia necesaria. Como comentamos anteriormente nuestra unidad montaba un kit deportivo Sport, este kit se compone por unas llantas de mayor tamaño (18″), y neumáticos de mayor sección (245/35/18″), y una suspensión mas enérgica que mitiga de buena gana los balanceos de la carrocería. Con todo esto el Mercedes CLC se despunta del antiguo SportCoupé en maneras deportivas. Pero para ser un buen deportivo no todo es un buen paso por curva los frenos tienen mucho que ver.

Frenada
El nuevo Mercedes CLC tiene un bastidor magnifico, potencia de sobra para conducir con seguridad y también para pasar un buen rato, la estabilidad es uno des sus puntos a favor, pero todo estos sin unos buenos frenos se queda en meras líneas aquí escritas, nadie en su sano juicio pondría al limite un vehículo sabiendo que sus frenos no lo detendrán en la brevedad que unos espera. El Mercedes CLC por suerte esto no le afecta aun que en menor medida no cuenta con unos frenos acorde a sus prestaciones y caracter. A la hora de exprimir la mecánica los frenos desfallecen pronto, sus discos deberían ser de mayor tamaño y capaces de detener el vehículo en pocos metros y no acusar fatiga en dos frenadas fuertes. Por otra parte en un uso diario los frenos son suficientes, tiene buen mordiente y no nos darán sustos. Cuenta con ABS de última generación y ayuda a la frenada de emergencia y BAS.

Tracción
El Mercedes CLC es propulsión, es decir la tracción es al eje trasero. Con todos los sistemas electrónicos la diferencias con un tracción delantera son mínimas, pero con estas ayudas desactivas la cosa cambia muy mucho y mas en lluvia. En lluvia la conducción tiene que ser más afinada y tranquila, pero ojo solo con los sistemas desactivados. EL CLC no presenta perdidas de tracción, ni en arrancadas rápidas ni en una conducción decidida en zonas reviradas. Su buen tarado de suspensión y chasis perfectamente afinado reducen casi a 0 las perdidas de adherencia, y además si contamos con unos buenos neumáticos las pocas perdidas de tracción que pudieran haber son casi inexistentes.

Estabilidad
Como hemos anticipado al principio de la prueba una de las virtudes del CLC en comparación con el antiguo SportCoupé es su buena estabilidad, ha mejorado considerablemente y aun más si hacemos un mayor desembolso y motamos el kit Sport que dotara al CLC de una imagen más agresiva y de unas aptitudes dinámicas excelentes. El paso por curva del CLC es elevado y proporciona buena seguridad a su conductor ya que sabe en todo momento donde se encuentra el límite. Cuenta con control de estabilidad de serie. ASR y BAS.

Reposacabezas
El Mercedes Benz CLC homologa 4 plazas útiles, las cuales disponen de reposacabezas. Los delanteros son regulables en altura e inclinación, los traseros son también regulables en altura e inclinación.

Cinturones
Como sucede con los reposacabezas, el CLC dispone de 4 plazas útiles, las cuales montan cinturones estándar de tres puntos de anclaje, los delanteros llevan pretensores pirotécnicos.

Bebes y Niños
Esta claro que el CLC no es el mas indicado para tener niños, el maletero es justo (310dm3), el acceso a las plazas traseras que no malo pero si complicado nos daría muchos quebraderos de cabeza a la hora de introducir la sillita del bebe. Los asientos traseros cuentan con anclajes de tipo ISOFIX para una mayor seguridad.

Airbags
El Mercedes Benz CLC cuenta con un buen surtido de Airbags de serie, 8. No se pueden solicitar más ni como opción.

Euroncap
EuronCAP no dispone de datos del Mercedes Benz CLC

Recuperaciones
El gran encargado de una recuperaciones rápidas es el motor, y en este caso hablamos de uno diesel turbo alimentado con inyección por conducto común, este motor lleva ya unos cuantos años en la familia Mercedes Benz y con el paso del tiempo a ido siendo evolucionado con la ultima tecnología. Las recuperaciones ayudadas por el sistema “Quick Down” del cambio automático son buenas pero discretas, se dejan notar los kilos de más. El 0 a 100 Km. /h lo realiza en 9,7 segundos.

Caja de Cambios
El CLC se comercializa con cambio manual de 6 velocidades y automático de 5. Nuestra unidad montaba este último. El cambio aun contar con “solo” cinco marchas no es para nada antiguo y lento entre cambio y cambio, es suave al uso y rápido. Dispone de varios modos de uso, como es el secuencial con el cual podemos subir y bajar marcha desde el volate si lo deseamos. El cambio automático además de proporcionar un plus en confort sobretodo si transitamos mucho por ciudad también simplifica mucho las cosas a la hora de conducir el CLC.

Circulando por Carretera
Uno de los avances incorporados en el CLC es su dirección con desmultiplicación variable ya utilizado en modelos como el SL y SLK. Esta novedad viene incluida en el pack deportivo Sport, que además incluye las llantas de 18″, y una suspensión rebajada y más enérgica. Que sin lugar a dudas en carretera se le saca un buen partido. Por que cuenta con una estabilidad envidiable para otros compactos rivales. El consumo de combustible por este tipo de vias es un poco alto, pero tiene su lógica, el peso y sobretodo el cambio automático. El cambio automático sube el consumo sensiblemente. El homologado es de 5,9 litros a los 100km, nuestro consumo se situó en un litro por encima, y nos resulto imposible bajarlo más.

Circulando por Autopista
Una de las curiosidades del CLC con el pack deportivo es que con una suspensión dura y muy eficaz no tendremos que soportar los temidos botes cortos en asfaltos en mal estado, rotos, etc…, ni tampoco en los cambios de rasante. En autopista parece como si hubiéramos cambiado el tarado de la suspensión, el agarre y estabilidad siguen siendo los mismo pero el confort parece aumenta, por que el filtrado de baches es excelente. Otra peculiaridad del CLC con caja de cambios automática es que al no disponer de una sexta relación la quinta se queda corta y notaremos la rumorosidad del motor. Aun que la verdad es que hay que estar muy pendiente para poder oírlo con claridad, esta tan bien asilado que cuesta oírlo, lo mismo pasa con los neumáticos al ser de un tamaño considerable en asfaltos abrasivos o en mal estado se dejan escuchar mas de lo normal , pero nada alarmante. El consumo medio obtenido en este tipo de vía se situó en los 7 litros justos.

Circulando por Ciudad
En ciudad se hace patente el confort que proporciona el cambio automático. Como sucede en el caso de la autopista/autovia la suspensión sigue siendo dura, pero a la vez confortable a la hora de pasar por los badenes, resaltos. Mercedes ha encontrado un buen compromiso entre dureza y confort. Algo difícil hoy día. El consumo por ciudad se ve resentido si hacemos muchos kilómetros, el cambio automático tiene a abusar en demasía de las marchas cortas estirándolas hasta decidirse a cambiar. El consumo medio obtenido en ciudad se situó en los 8,2 litros a los 100km.

Calidad de Acabados
Ya hemos anticipado a lo largo de la prueba los buenos acabados de los que goza el CLC, pero es que es cierto, esta en un nivel superior si lo comparamos con sus competidores.

Calidad de Materiales
Los materiales utilizados son de muy buena calidad y se deja notar en todas las partes del vehículo no solo en las más visibles.

Conclusiones
En conclusión, el lavado de cara que recibe el CLC es como una segunda juventud, dispone de todos los adelantos tecnológicos y nada que envidiar a sus competidores, a destacar sus buenos acabados tanto interiores como exteriores. Una imagen externa completamente renovada y más deportiva. Motorizaciones diesel y gasolina para todos los gustos y consumos muy ajustados.

A favor: Estabilidad, acabados, cambio automático
A mejorar: Rumorosidad motor al ralentí, consumos, acceso plazas traseras.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=XTFoqu5uAtM


                      

Comenta o Pregúntanos