Por

Prueba Seat Altea Freetrack 2.0 TSi

Seat Altea Freetrack 2.0 TSi

El Seat Altea Freetrack no es ninguna novedad en el mercado Español. Este deriva de la versión XL del Altea, que siendo modificada como todocamino nos permite alguna que otra escapada por terrenos mas complicados. En el Freetrack predomina un aspecto más campero, pasó de ruedas revestidos con plástico negro de gran tamaño, dando a entender que estamos ante una versión de tracción total preparada para pisar pistas forestales sin miedo a rajar un neumático o a dañar los bajos. La altura libre con el suelo ha aumentado notablemente si lo comparamos con la versión XL del Altea. Una mayor altura libre, suspensión de mayor recorrido y menos enérgica nos permite tener un buen agrado de conducción por terrenos bacheados, aun que sigue notándose algún que otro rebote demasiado violento, el tarado de la suspensión esta muy bien pensado por Seat. El interior sigue la línea que en su día empezó el Seat León, dicha línea poco a poco se ha ido puliendo, no referimos al último restyling efectuado en el Altea. Volante de nuevo diseño, cuadro de instrumentos diferente, salpicadero más visual. En fin mejoras que hacen que el Altea sea mas acogedor. Los asientos son deportivos, cuentan con buena sujeción lateral ya que los pétalos no dejan que el cuerpo se mueva en exceso en el asiento. Dicho asiento es facil de configurar, cuenta con múltiples movimientos permitiéndonos una postura cómoda y efectiva.

Visibilidad
Uno de los mayores problemas que tienen actualmente la mayoría de los Seat es un problema de visibilidad causado por el pilar A, dicho pilar es muy grueso, forrado con tela y plásticos nos entorpece la visión frontolateral totalmente, por ejemplo en una glorieta no veremos el bordillo de la misma, o en un giro a izquierdas si se cruza un niño corremos el peligro de no verlo a tiempo. Es una lastima que el Altea padezca este problema, pero ante todo el diseño manda. Nuestra unidad montaba faros de xenon autoadaptivos, es decir, los faros giran según el movimiento del volante iluminando siempre la calzada, ya sea en curva o recta. Los faros de xenon son hoy día un extra prácticamente imprescindible, y los del Altea cumplen de sobra en cantidad lumínica notándose una sustancial diferencia si los enfrentamos con los halógenos convencionales.

Impresiones de Conducción
El Altea Freetrack actualmente se comercializa con motor diesel y gasolina. En diesel nos encontramos con versiones sin tracción total o con ella y también versiones provistas de caja de cambios automática DSG. Los motores son el diesel 2.0 TDi IB de 140cv y 2.0 TDi CR de 170cv sin DSG y con tracción total, excepto en el motor 2.0 TDi de 140 IB cv. En gasolina tenemos disponible el motor 2.0 TSi de 211cv, este motor es el mismo que monta el nuevo Volkswagen Golf VI GTI. Dicho motor ha sido optimizado para dar mas potencia y tener un menor consumo. Nuestra unidad montaba este motor y en comparación con el antiguo TSi de 200cv las modificaciones son casi inapreciables, los consumos en el Altea Freetrack son altos. Con 211 cv el Altea Freetrack se muestra ágil en cualquier terreno, pero no solo dispone de buena potencia, el paso por curva del Altea Freetrack esta a la par de versiones más “asfálticas” sin que se haya aumentado la altura de la suspensión. Nuestra unidad montaba asociado al motor de gasolina el cambio automático DSG de 6 velocidades, que para un uso diario nos facilita de sobre manera las cosas, y nos proporciona un gran confort de marcha.

Frenada
El equipo de frenos montado en el Altea Freetrack es el mismo que emplea el Seat León FR. Este sistema de frenado se compone por cuatro discos de freno, en el eje delantero son ventilados y de 312mm x 25. En el eje trasero discos macizos de 286mm x 12. Los frenos del Altea Freetrack se muestran capaces y con potencia de sobra para detener al Altea en pocos metros. Haciendo un uso inadecuado de los frenos nos encontramos con que prácticamente es imposible hacerlos desfallecer. A lo largo de toda la prueba los frenos no presentaron problemas, todo lo contrario, respondieron a las mil maravillas a todas nuestras exigencias. Cuenta con ABS de última generación y ayuda a la frenada de emergencia.

Tracción
Como hemos citado antes, el Altea Freetrack desde hace poco tiempo se vende con tracción total y con tracción solo delantera. La versión mas completa naturalmente es la de tracción total. Con dicha tracción denominada “4” idéntica por cierto a la empleada en Volkswagen (4 Motion) o en Audi (Quattro) el Altea tiene un mayor consumo que sin dicha tracción total, pero merece la pena ese pequeño aumento del consumo, ya que la seguridad que proporciona la tracción 4 no la da una tracción delantera. Con tracción total el Altea prácticamente no hace uso de las ayudas electrónicas como el control de tracción y el ESP, este último hace aparición mas tarde. La tracción total es proporcionada por un mando electrónico tipo Haldex.

Estabilidad
Todos esperamos que un todocaminos, suv, todoterrenos no sea una maravilla en cuanto a estabilidad solo sea correcto. En el caso del Seat Altea Freetrack la estabilidad es digna de una versión no todocamino, a la hora de conducirlo no parece no da síntomas de balanceo excesivo de carrocería, cuenta con un alto aplomo en curvas, sobretodo el eje delantero, el trasero ya es otro cantar, es mas juguetón si llevamos el vehículo descargado. Con el vehículo cargado la zaga se mantiene bien anclada al suelo. Como es un vehículo destinado a un uso por todo los terrenos Seat a hecho una labor excelente con el tarado de la suspensión, en carretera se muestra firme y por campo absorbe obstáculos de manera excelente, aun que para campo se muestra un poco rebotona y con un tarado mas duro del esperado.

Reposacabezas
El Altea Freetrack homologa cinco plazas útiles, las cuales todas ellas disponen de reposacabezas. Los delanteros son regulables en altura e inclinación. Los traseros por su partes solo son regulables en altura.

Cinturones
Al igual que en el caso de los reposacabezas el Seat Altea Freetrack cuenta con cinco cinturones de tipo estándar de tres puntos de anclaje, los delanteros incorporan pretensores pirotécnicos. Mediante un sistema visual y auditivo el Altea nos informa de si llevamos o no puesto el cinturón, de no ser así con pitidos nos avisara de que procedamos a la mayor brevedad a ponernos el cinturón.

Bebes y Niños
Toda la gama Altea se la puede considerar como ideal para un uso familiar, es espacioso por dentro, y en versiones como la XL o Freetrack el espacio del maletero es mayor contando con hasta 490 litros con el piso doble piso desmontado. Las plazas traseras cuentan previa solicitud como opción con anclajes ISOFIX. Dichos anclajes nos facilitaran la sujeción de la sillita de nuestro bebe.

Airbags
El Seat Altea viene provisto de 8 Airbag de serie, que son, de conductor, acompañante, laterales, delanteros, traseros, etc…

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Seat Altea obtiene: 5 estrellas para la protección de ocupantes y 4 estrellas para la protección infantil un total de 33 puntos sobre 39.

Recuperaciones
Con la versión probada del Altea Freetrack las recuperaciones, aceleraciones, adelantamientos no supondrán ningún problema. Los 211cv en conjunto con el cambio DSG reducen el tiempo de manera notable. El 0 a 100km/h lo realiza en 7,6 segundos. El 0 a 1000m lo realiza en 28,5 segundos. La velocidad máxima alcanzable según ficha es de 218km/h.

Caja de Cambios
El cambio escogido para la prueba es el automático DSG de seis velocidades, este cambio solo se vende con la motorización gasolina. El cambio automático DSG se compone de varios modos de uso, modo “D” el mas utilizado y normal, cambia bajo de vueltas buscando el máximo ahorro de combustible, si necesitamos potencia con pisar el acelerador el DSG se encarga de bajar las marchas necesarias para dotar de potencia al propulsor en ese momento. El modo “S” es el más deportivo, estira las marchas hasta cerca del corte de inyección sacando la máxima potencia del motor. Y por ultimo tenemos el secuencial, que podemos utilizarlo desde la propia palanca o desde las levas que hay detrás del volante. El modo secuencias es un modo manual en el que podemos cambiar de marcha cuando queramos dentro de unas limitaciones. Con la caja de cambios DSG el Altea es ademas de facil de conducir extremadamente cómodo.

Circulando por Carretera
Al no disponer de un apartado especifico de campo en la prueba, vamos a relatar aquí el comportamiento del Freetrack por campo. Una vez nos salimos del asfalto donde el Freetrack nos demuestra que nos solo es bueno en tierra entramos en una pista forestal que nos advierte que esta en mal estado y que no escatimemos con las precauciones, puesto manos a la obra el Altea Freetrack por ahora ya nos arroja los primeros datos, el tarado de suspensión es duro para un uso por campo, pero no se hace incomodo. El motor gasolina no es el mas indicado para un uso continuado por campo, ya que los consumo suben una barbaridad. El DSG se comporta excelentemente sabiendo que marcha utilizar siempre. A la hora de afrontar zonas complicadas el Altea dispone de un buen ángulo de ataque y mejor ángulo de salida, pero esto no es suficiente para adentrarnos en zonas complicadas donde los neumáticos de carretera Pirelli Pzero Rosso empiezan a mostrar sus limitaciones en adherencia. Si transitamos por pistas forestales en un estado de conservación medio el Freetrack no tendrá problemas, pero en cuanto queramos pasar a mayores mejor aparcar el coche e ir andando ya que corremos el peligro de dañar los bajos o alguna parte vital del vehículo. En carretera como hemos ido contando a lo largo de la prueba se desenvuelve estupendamente, aun teniendo el punto de gravedad mas alto no es un inconveniente para una buena estabilidad en marcha. Los consumos tanto por campo como por carretera son altos, el Freetrack pide un motor diesel si vamos “campear” mucho con el.

Circulando por Autopista
En autopista gracias a la buena suspensión no notamos ningún bache, desnivel o roto del asfalto, todo es filtrado antes de llegar al habitáculo. De lo mejor del comportamiento del Altea en autopistas. El motor 2.0 TSi es más que suficiente para realizar cruceros a altas velocidades, con unos consumos muy ajustados un silencio de rumorosidad que nos proyecta una calidad de rodadura alta, el silencio dentro del habitáculo es alto. Buena insonorización.

Circulando por Ciudad
En ciudad es donde el Altea Freetrack se nota más desplazado de su entorno, la suspensión es seca y dura a la hora de pasar resaltos, baches, badenes. Siendo molesta para los pasajeros. En ciudad y gracias al cambio automático DSG nos olvidaremos del embrague en atascos, retenciones o en la simple circulación diaria. El DSG ademas de se un plus en confort por ciudad nos ayudara a bajar consumos que en la urbe son altos, el homologado es de 11 litros a los 100km. Nuestro consumo fue prácticamente el mismo, 11,2 litros a los 100km.

Calidad de Acabados
Los acabados utilizados en el Seat Altea son idénticos a los empleados en el León, de buena presencia, apariencia, y sobretodo que convencen visualmente y al tacto.

Calidad de Materiales
Materiales de buena calidad, plásticos de tacto correcto, gomosos, nada de plásticos duros visibles.

Conclusiones
En resumen, el Altea Freetrack es un todocaminos con limitaciones en campo, pero que no promociona una polivalencia que pocos vehículos actualmente pueden. Podemos ir por carreteras con una estabilidad digna de vehículos con acabados deportivos y luego pisar el campo sin ningún miramiento. Los acabados interiores son correctos y demuestran que Seat esta heredando lo mejor del grupo VAG poco a poco. Lo peor del Altea Freetrack gasolina son sus altos consumos, pero quien busca este motor sabe a los que se expone.

A favor: espacio interior, DSG, motor.
A mejorar: consumos, limitaciones en campo.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Daniel Galdeano Martínez
Vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=-yiESiqGZTY


        

Comenta o Pregúntanos