Por

Prueba Audi Q7 3.0 TFSI 272cv Quattro

Audi Q7 3.0 TFSI 272cv Quattro

Esta semana probamos el buque insignia de Audi. Se trata del Audi Q7, con una de las mecánicas más novedosas de la gama. El 3.0 TFSI. El Audi Q7 no es un recién llegado, ya lleva unos cuantos años a la venta. Ha sufrido un restyling hace poco que rejuvenece su imagen. La unidad probada venia con estos últimos cambios. Que principalmente se centran en el exterior, los faros ahora albergan las luces diurnas de led típicas de Audi. Nuevos diseños en llantas. Motorizaciones nuevas. Y versiones que reducen el consumo y la contaminación por kilómetro recorrido. El Audi Q7 es un vehículo imponente, de imagen musculosa. Con buenas medidas que es útil no solo en carretera, en caminos forestales se defiende más que bien. Y mejor aun si optamos por el extra de la suspensión neumática.
Interiormente el Audi presenta una alta calidad de materiales y acabados. El salpicadero siguiendo las lineas generales de toda la gama Audi se muestra sobrio. En el caso del Q7, la situación de la pantalla del navegador es de lo mejorcito. De un simple vistazo veremos todo sin quitar ojo a la carretera. El puesto de conducción aun tratandose de un vehículo que supera los 5 metros de longitud no se aprecia asi para el conductor. Es un vehículo que se mueve con buena soltura y todo gracias al buen motor alojado debajo del capó. El 3.0 TFSi es un recien llegado a la gama Q7. Esta disponible en dos potencias, 272cv y 333cv. La probada aqui es la mas baja. Hablaremos largo y tendido sobre el motor en su apartado correspondiente.

Visibilidad
Curiosamente el Audi Q7 no presenta demasiados problemas de visibilidad. Y digo curiosamente, por que su tamaño no es precisamente pequeño. Hablamos de un todocamino de 5,086mm de longitud y 2,177mm de anchura. Es a todas luces un vehículo de talla generosa. Desde el puesto del conductor la vista hacia delante es correcta, lo pilares A no molestan. La visión lateral es también correcta. Ahora bien, la trasera si es peor, el grosor de los pilares C y el tamaño de los reposacabezas impiden una visión clara. Si utilizamos las 7 plazas del Audi Q7 aun se empeora más la visibilidad trasera. Pero no debemos preocuparnos. Audi proporciona un radar trasero que nos “canta” donde están los objetos y para mayor seguridad una cámara de vídeo bastante fiel a la realidad. Con estos avances tecnológicos parece mentira pero es francamente facil aparcar el Q7 en sitios reducidos. Todos los Audi Q7 traen de serie faros bi-xenon, como opción podemos escoger que sean autoadaptivos y con función automática para las luces de carretera. Muy útil si viajamos mucho por la noche.

Impresiones de Conducción
Naturalmente del Audi Q7 no esperábamos que fuera una maravilla en zonas viradas. Su tamaño y peso nos hacen pensar en un vehículo torpón en este terreno. Por suerte Audi tiene a bien equipar sus unidades de prensa con el acabado más alto y diversos extras que facilitan el poder exprimir las máximas cualidades del coche. En este caso la suspensión neumática nos ayudo no solo en carretera, en pistas forestales es un extra muy importante. Bien, volviendo al paso por cueva. Las más de dos toneladas de peso del Audi Q7 3.0 TFSi se dejan notar en trazados virados lentos. La suspensión es capaz de mitigar mucho el balanceo de la carrocería, sobretodo si usamos el modo “Dynamic” de la suspensión. En este modo, la suspensión se endurece notablemente y baja unos centímetros. Dando mayor estabilidad al Q7. Y dejando el punto de gravedad mas bajo. En esta posición el Q7, con el cambio Tiptronic en S podemos divertirnos mucho y con total seguridad. Esta claro que es un vehículo para curvas de rápidas. En curvas muy cerradas los kilos hacen acto de presencia. No es una versión “S” de Audi. Pero su comportamiento es digno de ello. Es increíble como con el peso que tiene goza de tan buen comportamiento en todo tipo de terreno. En marcha parece un vehículo mucho más pequeño y ligero, el motor dispone de una buena cifra de PAR a bajas vueltas que catapulta al Q7 en pocos segundos. Realiza el 0 a 100 km/h en tan sólo 8,5 segundos. Debemos tener presente su peso, nada más y nada menos que 2.205 Kg en vacío.

Frenada
En este tipo de vehículos el peso es determínate, ya que las inercias a la hora de frenar se dejan notar. El peso del Audi Q7 es francamente moderado, 2.205kg. El sistema de frenado del Audi solo puede recibir elogios por nuestra parte, su comportamiento fue intachable a lo largo de toda la prueba. Se compone por discos ventilados en el eje delantero y discos ventilados en el eje trasero. En ambos ejes los discos son de generosas dimensiones. A la hora de hacer sudar a los frenos del Q7 nos dimos cuenta rápidamente en que íbamos a perder el tiempo intentándolo son prácticamente infatigables y están muy por encima de las exigencias a las que lo podemos someter. A la hora de frenar repetidamente el sistema funciona con prontitud, con un mordiente correcto que consigue dejar clavado al Audi Q7 en pocos metros, haciendo uso de los sistemas de ayuda a la frenada de emergencia. El ABS hace aparición en el ultimo trayecto de la frenada siendo poco intrusivo dejando manejar al conductor en todo momento.

Tracción
El Audi Q7 solo se comercializa con tracción integral, en este caso Quattro de Audi. Este sistema se compone por un diferencial Torsen, que suministra siempre capacidad de tracción a ambos ejes. No es un embrague auto acoplable como sucede en el caso del Haldex. El sistema Torsen siempre esta enviando fuerza a ambos ejes, solo cuando es necesario un mayor porcentaje en alguno de los dos ejes se reajusta automáticamente. Todo de manera automática que el conductor no puede controlar. No disponemos de reductora ni ayudas para subir pendientes pronunciadas. En descensos pronunciados disponemos como opción de un freno eléctrico capaz de mantener la velocidad que escojamos, frenando con suavidad. Muy útil en zonas con piedras sueltas.

Estabilidad
Por la redacción de PacoCostas.con han pasado y pasaran los principales competidores del Audi Q7, todos ellos con una estabilidad envidiable. Ahora, después de probar a fondo nos damos cuenta que el Audi Q7 es el mas estable de los SUV, seguido muy de cerca por el BMW X5. La estabilidad del Q7 es en todo momento excelente, da igual en que tipo de vía nos encontremos, con la suspensión en modo automático el solo se encarga de endurecer la dirección, mayor dureza en la suspensión, altura, etc… El trabajo es muy rápido, no tenemos que esperar y además se deja notar bastante. Un extra totalmente recomendable. ESP de serie en todos los Audi Q7.

Reposacabezas
Los reposacabezas delanteros son regulables en altura e inclinación, no son activos. Los traseros solo son regulables en altura. Tampoco son activos. Los de la tercera fila no disponen de ningún tipo de regulación.

Cinturones
El Audi Q7, cuenta con siete cinturones del tipo estándar con 3 puntos de anclaje. Los delanteros van dotados con pretensores pirotécnicos. A la hora de emprender la marca sino nos ponemos el cinturón un aviso acústico y un símbolo en el cuadro de mandos nos advertirán de que no llevamos el cinturón abrochado, este sistema no se desconecta hasta que detecte el anclaje del cinturón.

Bebes y Niños
El Audi Q7 esta pensado para un uso familiar por su alto espacio de carga en el maletero (775Litros). Se hace ideal para el transporte de nuestro hijos o bebe, podemos llevar todo los bártulos necesarios que el maletero cuenta espacio suficiente. Los asientos traseros vienen provistos de anclajes ISOFIX (Extra Opcional) que nos facilitan a la hora de anclar la silla de nuestro bebe.

Airbags
En seguridad activa el Audi Q7 esta muy completo, cuenta con 9 Airbags de serie, de conductor, acompañante (desconectable), de cortina delanteros y traseros, laterales también delanteros y traseros. Todo lo que sea por la seguridad de los ocupantes será bien recibido.

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Audi Q5 obtiene: 4 estrellas para la protección de ocupantes y 4 estrellas para la protección infantil un total de 29 puntos sobre 39.

Recuperaciones
Audi ha eliminado las mecánicas gasolina atmosférica cambiándolas por motores turbo. Y no sólo sucede en el modelo Q7. Si observamos los demás modelos de la marca germana de los aros podemos comprobar como las versiones FSI han ido dejando paso a los TFSI, que son el futuro. Hasta las versiones S y RS han ido relegando los motores V10 y V8 por motores V6 Turbo. El por que es muy simple, menor consumo para su propietario y menos contaminantes vertidos a la atmósfera. Para el fabricante menor coste de fabricación. Pero, las mecánicas turbo por desgracia nunca se podrán igualar a la suavidad de un motor grande atmosférico. Aun que poco a poco lo van consiguiendo. Le vehículo de la prueba monta un 3.0 TFSi que no lleva turbina, si no compresor accionado por correa dentada. Es otro sistema de sobrealimentación. Que proporciona unos magníficos bajos y que en altas deja al motor respirar por si mismo. Este motor en el Q7 permite unas buenas prestaciones con unos consumos ajustados.

Caja de Cambios
La versión probada solo se vende con cambio automático Tiptronic, este cambio es de convertidor de Par, más lento que el S-tronic o DSG del grupo VAG. Actualmente este cambio sólo lo usan mecánicas con una cantidad de PAR considerable, que cajas automáticas como la DSG/S-Tronic no puede soportar. Con dicho cambio automático el manejo del Audi Q7 es suave, relajado, el motor apenas se deja notar al ralentí, las marchas pasan de manera rápida sin que nos enteremos. Solo notaremos un pequeño retardo entre marcha y marcha en las reducciones no programadas. Ya que tanto el Tiptronic aun siendo de convertidor de PAR realiza los cambios con buena velocidad. En el caso de las reducciones manualmente el retardo es notable. Como todos los cambios automáticos, dispone de modo Sport.

Circulando por Carretera
Como buen todocamino su uso es muy extenso, se encuentra a gusto en cualquier terreno y esa comodidad de marcha es trasladada a sus pasajeros. Por carretera podemos prestar mayor atención a los sistemas electrónicos con un toque más deportivo como es la regulación de dureza de la suspensión y altura. Hacer uso del modo Sport del cambio automático, y darnos algún que otro lujo en zonas de curvas. Que aun que no sea el vehículo mas indicado para ello, no nos defraudara en ningún momento. A la hora de adelantar, gracias a los casi cerca de 300cv y el cambio automático, podemos arriesgarnos a adelantar casi desde parado a vehículos que van a una velocidad inferior a la nuestra. En incorporaciones debemos prestar especial atención al acelerador, ya que si pisamos con violencia hay un pequeño retardo hasta que el cambio reacciona, y de repente viene la explosión de potencia donde podemos comernos al vehículo que va delante de nosotros. Es recomendable en los adelantamiento jugar con las inercias, así conseguimos un adelantamiento mas rápido y con mayor seguridad.

Circulando por Autopista
En autopista el modo “comfort” de la suspensión es una delicia, es capaz de tragarse obstáculos sin que dentro del habitáculo se note. Con el modo “Auto” las irregularidades de la vía se notan con mas virulencia, pero nada que se deba destacar. Recomendamos el uso del programa automático para un uso diario, ya que su funcionamiento es muy acertado, no obstante esto entra dentro del gusto de cada conductor. Otro extra, que es muy recomendable es el Audi side assist y el Audi lane assist. Estos dos sistemas asociados al MMI de Audi son un plus de seguridad. El primero se encarga de avisarnos de un cambio de carril involuntario, que si por ejemplo nos cambiamos de carril sin querer nos avisara mediante pitidos acústicos y corrigiendo la trazada. También nos avisa a la hora de adelantar si hay un vehículo cerca nuestra para no colisionar con el. El Audi Q7 no es precisamente un vehículo con bajos consumo, el nuevo 3.0 TFSI permite al Q7 gozar de unos buenos consumos. El consumo homologado para este tipo de vías es de 8,3 litros a los 100km.

Circulando por Ciudad
En ciudad el Audi Q7 es facil de conducir y aparcar, con un tamaño de poco más de 5 metros y una dirección precisa podemos aparcar en sitios normales. Con la ayuda de los sistemas de aparcamiento. El consumo por ciudad es elevado, pero si tenemos en cuenta de que tenemos 272cv bajo el pedal derecho y que cada vez que emprendemos la marcha movemos cerca de 2.200kg es lógico, aun así nos parecen muy contenidos para las prestaciones del Audi Q7 con el 3.0 TFSI V6. El consumo homologado en ciudad es de 14,7 litros a los 100km. Nuestro consumo fue cercano 14 litros y en ocasiones mas alto que el homologado. En campo, el Audi Q7 con este propulsor es bastante derrochador de combustible podemos tener medias superiores a los 25 litros a los 100km sin problemas, por ello para un uso reiterado es idóneo el uso de una mecánica diesel.

Calidad de Acabados
Los acabados del Audi Q7 siguen la regla general de la marca Audi, excelentes terminaciones, ajustes correctos que con el tiempo no tienden a sufrir problemas.

Calidad de Materiales
Los materiales utilizados en la confección del Audi Q7 gozan de los mejores sistemas de calidad, siendo de un buen nivel. Tanto los plásticos menos visibles como el cuero de los asientos.

Conclusiones
En resumen, el Audi Q7 es un todocamino prácticamente de lujo. A la altura de vehículos como el Porsche Cayenne, que al fin y al cabo son hermanos. El Q7 no sólo es un vehículo grande, es valido para todo uso, desde un uso diario o sólo de fin de semana. Practico en todo tipo de vías. En pistas forestales su comportamiento es francamente bueno a pesar de sus limitaciones. El interior del Audi Q7 derrocha espacio para sus ocupantes.

A favor: prestaciones, cambio automático, acabados
A mejorar: consumos, manejo ordenador de abordo.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Daniel Galdeano Martínez
Vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=-lKPeiaV0Zc


     

Comenta o Pregúntanos