Por

Prueba BMW Serie 1 M Coupe

BMW Serie 1 M Coupe

Esta semana hemos probado para vosotros el más pequeño de la serie M de BMW. Se trata del nuevo BMW Serie 1 M Coupé. Este pequeño BMW no deja indiferente tanto mecánicamente hablando como por su aspecto deportivo/racing. El Serie 1 M Coupé viene dotado de un motor 6 cilindros en línea con 3 litros de cilindrada. Que gracias a la sobre alimentación por turbo compresor, en este caso 2. Uno por cada tres cilindros. Permite extraer una potencia de 340cv. 340cv que van directos al eje trasero. En más de una ocasión pasara apuros para domesticar esta potencia y poder enviarla al suelo. Pero, también, gracias a esas pérdidas de tracción pasaremos los mejores momentos al volante. Es un coche muy divertido, pero ojo. Requiere muchas manos por parte del conductor para sacarle todo el partido a sus 340cv. Y más aún si desconectamos los controles. Se vuelve muy radical y pasa a ser un verdadero vehículo de carreras. Como podréis ver en la galería de imágenes y en el futuro vídeo que colgaremos (donde podréis oír su sonido) su imagen exterior no pasa des apercibida para el gran público en general. Desde el frontal y la parte trasera vemos el evidente ensanchamiento que ha sufrido el Serie 1. Un ensanchamiento que le otorga mejor estabilidad en zonas reviradas. Naturalmente como buen BMW el reparto de pesos es 50/50. Interiormente los cambios son menores si, por ejemplo lo comparamos con un 135i. Los asientos firmados por M son además de muy cómodos excelentes en cuanto a sujeción del cuerpo. Como siempre, regulables en múltiples posiciones de manera eléctrica. El cuadro de instrumentos nos muestra la M en el tacómetro, que nos avisa que estamos ante una versión “retocada” por Motorsport. La zona roja empieza a partir de 7000 revoluciones, teniendo el corte de inyección 200 revoluciones más arriba. El salpicadero muestra partes forradas en alcántara de color negro, como la cúpula que tapa el cuadro de instrumentos. El volante, típico de los paquetes M es de pequeño diámetro y de un grosos perfecto, forrado en piel y el cosido tiene los colores M. En el volante además de poder controlar la radio, navegador, sonido, etc… Encontramos el botón “M”. Este botón dota de mayor respuesta al motor, endurece la dirección y permite un sonido más ronco. La suspensión no sufre modificación, ya es bastante dura de serie, dura sin ser incomoda o seca. Teniendo todavía fresca la prueba de su hermano pequeño el BMW Serie 1 135i podemos asegurar que con tan sólo 34cv más las diferencias entre uno y otro son muy apreciables en todo. El 135i corre como un demonio, pero es un coche muy usable para el día a día. Veloz y con unos consumos contenidos. Sus 306cv son imbatibles y con una respuesta contundente. Que gracias al cambio automático nos permite un uso en ciudad muy confortable. El 1M es todo lo contrario, radical, duro, de reacciones fuertes. Sus 340cv nunca defraudan en la situación que sea. Siempre tiene respuesta da igual que llevemos engranada la sexta marcha. El sonido que proviene de sus escapes/motor enamora y puede llegar a ser adictivo. En definitiva es un coche para uso de fin de semana. Para un uso diario puede resultar agotador. A lo largo de la prueba haremos pequeñas referencias al Audi TT-RS, que ha sido recientemente probado como bien sabéis. Y merece ser comparado con el Serie 1 M.

Visibilidad
En cuanto a visibilidad, la versión Coupé del Serie 1 M no presenta deficiencias a tener en cuenta. Es comprensible que la parte trasera tenga menor visibilidad que el 5P. La luna trasera inclinada como Coupé que es, nos proporciona una correcta visión de lo que está detrás de nuestro automóvil. Nuestra unidad contaba con un sistema de ayuda al estacionamiento, evitando golpear objetos que no vemos por los espejos o a simple vista. Este sistema se compone de una serie de pitidos audibles que según nos aproximamos al objeto se irán haciendo más repetitivos hasta terminar en un pitido continuo si tocamos al objeto. Además del sistema acústico, la pantalla principal donde se manejan las opciones del automóvil nos proporciona con gráficos la proximidad del objeto. Faros bi-xenon con una excelente luz. Y luces diurnas de led además de los típicos “Angel Eyes” de BMW.

Impresiones de Conducción
Llega el día de ir a BMW España a por el pequeño Serie 1 M. Justo coincide con la semana que más frio va a hacer en Madrid, se aproxima la ola de frio proveniente de Europa que se desplomen los termómetros y dejando mucho frio y heladas las carreteras. Pensé para mí, mala combinación con un coche propulsión y de 340cv. Arranque el 1M, estaba frio y así me lo hizo saber por el bramido salido del escape. El ralentí superaba las 1000 revoluciones. Emprendí la marcha de manera suave intentando hacerme lo más rápido posible al coche. En un primer instante comprobé como el embrague es de corto recorrido y muy duro al igual que la dirección y el tacto de la palanca. Recordándome al BMW Z4M que probé hace unos años. Poco a poco el marcador del aceite fue cobrando vida y se acercaba a su temperatura óptima. Tras conducir unos pocos kilómetros y aprovechar que tenía que ir con un compañero a devolver el anterior coche de prensa pudimos realizar una breve prueba de consumo, con buenos resultados. No supero los 10 litros a los 100km. Prometía bastante. En la primera incorporación a autopista que vi limpia estire la segunda marcha hasta que el motor desfalleciera. La respuesta fue instantánea. La entrega de potencia fue tan brutal que los neumáticos traseros se retorcieron haciendo lo posible por transmitir esa caballería al frio pavimento. En plena aceleración el culo del Serie 1M intento hacer de las suyas dando un pequeño culetazo que fue mitigado al momento por el ESP y control de tracción. El Serie 1M realiza el 0 a 100km/h en tan sólo 4,9 segundos. El 0 a 1000m metros en 23,7 segundos. Recupera de 80 a 120km/h en cuarta en 4,1 segundos. Y en quinta marcha en 4,9 segundos. Está limitado electrónicamente a 250 km/h, pudiendo superar esta velocidad sobradamente por potencia y desarrollos.

Frenada
BMW además de montar motores de última tecnología también cuenta con unos de los mejores sistemas de frenado. Se componen de frenos de disco en ambos ejes. En este caso 360x30mm delante con pinzas de doble pistón y 350x24mm detrás, ambos son ventilados. Gracias al buen tamaño de los discos y a unas pinzas con buen mordiente detener el Serie 1M Coupé es coser y cantar. A la hora de poner a prueba los frenos pudimos observar cómo cuanto más abusamos de ellos mejor respondían, algo que hasta la fecha no nos había pasado nunca con unos frenos convencionales. ABS de última generación. Ayuda a la frenada de emergencia.

Tracción
BMW es de las pocas marcas que utiliza propulsión en vez de tracción delantera. Todos sus modelos a excepción de los tracción total la utilizan. La propulsión no es más que otro sistema de trasmitir la potencia al suelo. Antiguamente sin sistemas electrónicos, como el control de tracción o el ESP un automóvil de propulsión podía ser peligroso en manos inexpertas y más aún si la calzada estaba mojada. Hoy día esto ya es parte del pasado, son vehículos dóciles que con todos los sistemas conectados harán lo que le pidamos en todo momento. Eso sí, con los sistemas desconectados recomendamos cautela con el acelerador y estar en una zona retirada de la circulación si se quieren probar los limites o pasar un buen rato. Los 340cv del Serie 1M nos pueden dar más de un susto sin los controles electrónicos activados. Después de conducir durante 7 días el BMW Serie 1 M, hemos comprobado de primera mano cómo es un vehículo delicado en cuanto a tracción y adherencia del eje trasero. Que en parte es lógico. No es tarea fácil transmitir 340cv al suelo sin perdidas de tracción. Nuestra unidad tenía las ruedas traseras muy maltratadas, estando en los testigos y pidiendo ya el relevo que en conjunto con unos días de mucho frio y pavimento helado no nos permitió sacar el máximo partido al BMW Serie 1M nada más que un día en el que nos dejó con la boca abierta. El único día que hizo “calor” y el asfalto estaba relativamente caliente. Ese día el 1M funciono como nunca, sin perdidas de tracción y permitiendo que los 340cv fueran directos al suelo. Cuando sucede esto es increíble el empuje tan notorio que tiene este pequeño M.

Estabilidad
Si comparamos al Serie 1M con el 135i y por ultimo con el Audi TT-RS Coupé las diferencias entre los tres son notables. El Serie 1M es casi un vehículo de circuito rodando en carretera abierta. Su suspensión dura que no seca mantiene bien sujeto al coche en zonas reviradas. No permitiendo ni un mínimo de balanceo. Entra en las curvas con mucha decisión sin perdidas de adherencia pudiendo dosificar el gas. Porque si pisamos a fondo en plena curva empezara la fiesta… Con los controles conectados nos permite pisar con fuerza el acelerador cortando de raíz la potencia del motor si fuera necesario para recolocar el coche. Sin controles el conductor esta solo ante el peligro. Y os puedo asegurar que si pisamos con ganas el acelerador del Serie 1M en plena curva lo que menos va a hacer es seguir recto. Teniendo un poco de cabeza y sabiendo lo que tenemos entre manos es un vehículo que permite una conducción a velocidades de infarto con total seguridad. Y, si queréis pasar un buen rato. Siempre podéis ir a unas tandas en algún circuito donde podréis desfogaros sin peligro para vosotros y los demás. Comparando el Audi TT-RS con el 1M, enemigos desde que salieron al mercado. El TT-RS gracias a su tracción Quattro nos permite una conducción más relajada y por qué no decirlo, más fácil que con el BMW. Con el Audi podemos pisar a muerte el acelerado en plena curva que no pasara absolutamente nada. Solo ganara velocidad rápidamente. Para algunos es seguridad, para otros es aburrido. Cada tiene una filosofía diferente. Y tener por seguro que con ninguno de los dos te aburres.

Reposacabezas
El BMW Serie 1 M Coupé homologa cuatro plazas útiles, por lo tanto dispone de cuatro reposacabezas. Los delanteros regulables en altura e inclinación. Los traseros también son regulables en altura e inclinación.

Cinturones
Como en el caso de los reposacabezas, el BMW Serie 1 M Coupé dispone de cuatro cinturones del tipo estándar de tres puntos de anclaje. Los delanteros con pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado.

Bebes y Niños
El Serie 1 M Coupé es valido para un uso familiar, dispone de anclajes ISOFIX en los asientos traseros. Solo es penalizado a nuestro juicio en el acceso a las plazas traseras. Que por supuesto es algo dificultoso al introducir una sillita de bebe. El maletero (370L) dispone de suficiente espacio para llevar todo lo necesario para los niños.

Airbags
En cuanto a seguridad pasiva, el BMW monta ocho Airbag de serie en sus versiones Coupé de la Serie 1.

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el BMW Serie 1 Coupé obtiene: 5 estrellas para la protección de ocupantes y 3 estrellas para la protección infantil un total de 35 puntos sobre 39.

Recuperaciones
En el campo de las recuperaciones el Serie 1 M Coupé es soberbio, su motor turbo gasolina da lo mejor de sí a medio/alto régimen, cogiendo velocidad rápidamente. Podemos realizar incorporaciones o adelantamientos tremendamente rápido evitando así el riesgo de estar más de lo deseado en el carril contrario en carreteras de doble sentido. El motor presenta la potencia de manera contundente desde bajas vueltas hasta las 7000 revoluciones. La potencia máxima la da a tan solo 5900 revoluciones. Dispone de 450 Nm desde las 1500 revoluciones hasta 4500.

Caja de Cambios
El Serie 1 M Coupé no puede usar cambio automático, no está ni como opción, suponemos que es por un mayor peso de la caja de cambios y tamaño. BMW se ha decantado por utilizar un cambio manual de seis relaciones. El tacto del cambio es áspero, duro, pero rápido. Si la caja de cambios esta fría, es algo imprecisa entre cambios, cuesta trabajar las marchas y, algo parecido pasa si la caja de cambios alcanza más de su temperatura de uso, por ejemplo en tráfico urbano que nos vemos obligados a realizar muchos cambios. El escalonamiento de las marchas es correcto, la sexta muy utilizable, desahoga al motor, y baja consumos.

Circulando por Carretera
En carretera el comportamiento del BMW Serie 1 M es soberbio. Se pega al asfalto como una lapa. Su suspensión deportiva M minimiza al máximo las inercias y balanceos no deseados a la hora de sacarle el potencial al 6 cilindros en línea. En una conducción decidida el 1M nos dará muchas satisfacciones, no solo en su manera tan contundente de acelerar. Su sonido ya de por si enamora e invita a realizar una escapadita a carreteras de montaña. La excelente puesta a punto del bastidor y de los frenos nos permite estar muy tranquilos a la hora de sacarle jugo a este pequeño BMW M. En una conducción más tranquila el 1 M sorprende de lo bien que va. Su caballería disponible para cualquier uso es un plus de seguridad muy alto, y lo mejor de todos los consumos son razonablemente contenidos si tenemos en cuenta la potencia debajo del capó. Homologa un consumo para este tipo de vía de 7,3 litros a los 100km recorridos. Es un consumo optimista, ya que es difícil bajarlo de 8,5 litros a los 100km.

Circulando por Autopista
En autopista el buen aislamiento del motor y de todo en general provoca un alto confort de marcha. La suspensión de nuestra unidad era la especifica M, que aun siendo algo seca se porta correctamente filtrando obstáculo, desniveles, cambios de rasante o juntas de dilatación. Lo más destacable en autopista/autovía es el buen consumo, y la buena autonomía que presenta. Podemos llegar a hacer cerca de los 500km si no abusamos de las prestaciones del motor. Nuestro consumo medio se quedó en este tipo de vías en solo 9 litros a los 100km. A una velocidad constante de 120km/h el sonido proveniente del escape puede resultar molesto en viajes largos.

Circulando por Ciudad
En la gran urbe el BMW Serie 1 M no pasa desapercibido para los viandantes. Su línea juvenil atrae más que miradas. En cuanto a la utilización del Serie 1 M en ciudad, solo se acusan unos consumos notablemente más altos, una dureza de suspensión algo más notoria al paso de badenes o resaltos. Y un tacto incomodo en arrancadas, ya que el paso de primera a segunda es demasiado brusco. El consumo medio obtenido por el equipo de pruebas fue cercano a los 13 litros, haciendo una gran cantidad de kilómetros de todo tipo en ciudad.

Calidad de Acabados
Como es norma en BMW acabados de calidad, sobrios pero con una alta calidad en sus materiales, encaje de las piezas correcto entre si.

Calidad de Materiales
Materiales de alta calidad empleados en el Serie 1 M Coupé.

Conclusiones
Resumiendo, el BMW Serie 1 M Coupé es un buen “aparato” para un uso de fin de semana. Que no por ello no es válido para un uso diario. Naturalmente, su dura suspensión y altos consumos en ciudad lo dejan relegado a un uso de disfrute. Pero, si nuestro sueldo nos lo permite el uso diario no se vuelve especialmente pesado en este vehículo. Una vez te acostumbras a la dureza del mismo no hay problemas. Sin duda lo mejor del Serie 1M es el motor, soberbio empuje en todas las marchas. Un sonido celestial y, unos consumos bajos para tal potencia. Si tenemos cierta experiencia al volante de máquinas como estas y podemos conducirlo sin los controles activados veremos cómo sin ellos es otro coche. Diversión asegurada.

A favor: motor, consumos, prestaciones
A mejorar: ruido de rodadura, altura boca de maletero, acceso a plazas traseras.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Daniel Galdeano Martínez
Vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=Kjx7qLu22nc


      

Comenta o Pregúntanos