Por

Prueba Seat León 2.0 TSI (2012) CUPRA R

Seat León 2.0 TSI (2012) CUPRA R

Poco queda para que se inicie la comercialización del nuevo Seat León, en algún medio del motor se pueden ver ya pruebas de este nuevo modelo. Por ello, hemos querido despedirnos como dios manda del actual Seat León. Y qué mejor que hacerlo con su versión tope de gama. La más radical y potente. Hablamos del CUPRA R. En concreto este modelo con esta motorización es la tercera vez que pasa por nuestra sección de pruebas. Y, esta vez, será la última. Tiempo tendrá que pasar hasta que Seat saque al mercado una versión CUPRA o CUPRA R para su nuevo León. Seat ha empezado a efectuar cambios en la gama del León, para empezar, el Seat León Cupra dotado del motor 2.0 TSI de 240cv ya no existe. Por ahora el Cupra R sigue aún a la venta. Con la versión FR ha sucedido de todo. Ahora puedes tener un Seat León FR con un motor pequeño de tan sólo 125cv… Y es que amigos, el Seat León está dando los últimos coletazos antes de desaparecer dando paso a su sucesor. Con el acabado FR también podemos optar por el 2.0 TDI de 143cv y el 1.8 TSI de 160cv. Este último sí parece una versión interesante. Volviendo al vehículo probado, se trata del Seat más potente de la historia. Su motor usado en vehículos como el Audi S3, Volkswagen Scirocco R es un prodigio en cuanto a prestaciones y consumos ajustados. En el Seat León Cupra R enamora por la buena respuesta que proporciona, pega al asiento desde pocas vueltas hasta cerca del corte de inyección. Su sonido es racing al 100%, invitándonos a pisarle más de lo que deberíamos. El tacto de la dirección es lo esperado en un vehículo de 265 cv, se transmite todo lo que sucede en el suelo, es muy informativa, lo suficiente asistida y con radio de giro pequeño (11,8m), pero es que llevamos un calzado de 235/35/19″. El embrague con un corto recorrido y muy blandito es ideal para sacarle el jugo al motor con cambios rápidos.

Visibilidad
El Seat León solo se comercializa en versión cinco puertas, al igual que su antecesor no se dispone de versión 3 puertas. Esto no influye directamente en la visibilidad del vehículo, pero es sabido que los automóviles de tres puertas siempre incorporan lunas traseras de mayor tamaño. En este caso el León Cupra R no está falto en este sentido. Las lunas traseras laterales son generosas. No tanto así la trasera, que disminuida por el tamaño de los reposacabezas nos dificulta considerablemente la visión. Por otra parte, la visibilidad delantera es correcta, los pilares A de un grosor considerable y que intercalan una pequeña luna en el mismo no contemplan dificultad para el conductor, ni una resta potencial de visibilidad. Solo en ocasiones de curvas cerradas a izquierdas o en una simple rotonda notaremos esa pequeña falta de visión por el grosor del Pilar A. Nuestra unidad de pruebas equipaba proyectores dotados de lámparas con gas xenón. Es casi impensable hoy día omitir este extra si hacemos conducción nocturna. El alumbrado es amplio y con gran potencia en la cercanía del automóvil. La seguridad y el confort que presentan es suficiente como plantearse el pequeño desembolso que cuestan de más frente a los halógenos de toda la vida. Además de su capacidad lumínica, estos faros son autoadaptivos, es decir que en cada curva giran según el movimiento del volante, iluminado siempre la calzada, ya sea en recta o en curva. Otro plus de seguridad.

Impresiones de Conducción
No podíamos esperar más a sacarle jugo al Seat más rápido y potente de la historia, dotado del mismo propulsor que el del Audi S3 o VW Scirocco R, nos hizo disfrutar de lo lindo. En el Cupra R es más brusco aun si cabe, la capacidad de aceleración es tal que con solo precipitar el pie sobre el acelerador rebasáremos los límites legales de cualquier vía española en un suspiro. Y lo mejor de todo es que da igual en que marcha nos encontremos, en sexta aun siendo un desarrollo para bajar consumos y desahogo del motor la capacidad de aceleración es tremenda, en más de una ocasión realicé adelantamientos en sexta con más rapidez de lo esperado. Ya de camino a nuestra carretera de montaña tremendamente conocida y con poco tráfico por donde docenas de coches han sido puestos al límite fuimos aun paso sosegado esperando que el motor estuviera perfectamente caliente, y no solo el motor, los frenos, neumáticos, caja de cambios etc… Siempre que se le vaya a dar más de un achuchón al coche hemos de tener claro que el vehículo ha de estar preparado para ello, con la temperatura de agua y de aceite en su punto, si no, a esperar toca. La vida del motor es lo más importante. Una vez todo está preparado iniciamos el tramo, una zona muy despoblada, apenas pasan unos cuantos coches a la hora, asfalto en buen estado y despejado. Ganamos velocidad con gran rapidez sin ninguna pérdida de tracción aparente, eso sí con todos los controles conectados, recordar que estamos en una vía pública y hay que respetar los límites y no excederse. Se empiezan a suceder las curvas de todo tipo de circunferencia, más cerradas, abiertas, muy cerradas. Al Cupra R parece no importarle, va soldado al suelo, el Autoblocante electrónico XDS hace un magnífico trabajo evitando que el León pierda el morro a las salidas de las curvas si entramos muy fuertes. Las suspensión da lo mejor de sí en este tipo de vías donde nos olvidamos de la dureza que en ciudad nos hacía estar un poco incómodos, el balanceo es casi nulo y en conjunto con unos neumáticos de marca Bridegstone Potenza tenemos una tremenda lapa, difícil, muy difícil sacar de la trazada al León Cupra R en condiciones normales. Después de este pequeño tramos que son pocos kilómetros el León sigue buscando guerra con el sonido tan bonito que sale del motor/escape a poco más de 4 revoluciones. Lo frenos en todo momento se portaron a las mil maravillas y es lógico con semejante tamaño no es para menos. El consumo después de este pequeño homenaje fue superior a los 25 litros a los 100km. Y es lógico, dar de comer a semejante cuadra cuesta su dinero.

Frenada
El equipo de frenos idéntico al montado en el Seat Cupra de 240 cv, Audi S3 y Volkswagen Golf y Scirocco R se compone de cuatro discos, ventilados delante de 345mm con pinza mono pistón, y traseros de 310mm en el caso del Audi S3 y Volkswagen. 286mm en el caso de los Seat León Cupra y Cupra R. El sistema de frenos es capaz de aguantar un trato exigente sin perder eficacia en ningún momento, y es natural, los discos de gran tamaño evitan en parte el fenómeno del fadding soportando mejor la temperatura, solo se echó en falta unas pinzas de doble pistón con más mordiente. Contábamos con ABS de última generación poco intrusivo y muy eficaz. Y ayuda a la frenada de emergencia.

Tracción
Como todo compacto de marca “generalista” la tracción es delantera. Es decir, el eje delantero es el encargado de soportar la potencia que el motor le envía, más concretamente los neumáticos. Que en nuestra unidad eran francamente buenos y estaban a la altura de las prestaciones del León. Dispone de control de tracción y de estabilidad de serie. Ambos desconectables en cualquier momento o circunstancia. El ESP aun estando desconectado del todo, queda latente por si surgiera algún imprevisto poder actuar y que el susto quede en eso, solo un susto. Antiguamente se decía que en un tracción delantera más de 200 / 250cv era una pérdida de tiempo, porque toda esa potencia se iba a perder por el camino en una mala adherencia o poca optimización del vehículo en este aspecto. Es completa ilógico pensar esto en los tiempos en los que estamos, el León no acusa este problema, ya podemos darle un “zapatazo” al acelerador en primera marcha que el control de tracción hará su trabajo y saldremos echando pastilla.

Estabilidad
El acabado Cupra R no solo es un bonito nombre. También es un apellido, que denota que el León ha sufrido mejoras para una conducción más radical y deportiva. Una suspensión más enérgica, con muelles más cortos y rebajada. Estabilizadoras más gruesas, motor potente y optimizado, llantas de gran tamaño con perfiles muy muy bajos. Y más elementos que hacen del León Cupra R un verdadero misil asequible y potente. Sus 265 CV con 350nm así lo atestiguan. La estabilidad del León es excelente en zonas reviradas, carreteras secundarias o un puerto de montaña, se sujeta a la perfección y no tiende a hacer balanceos de la carrocería en las curvas. Si entramos “a por uvas” en alguna curva podremos sufrir un pequeño sobreviraje que si soltamos el acelerador levemente se corrige el solo. Por lo general es un coche muy neutro y no presenta problemas en conducción rápida, es más, se podría decir que es fácil de conducir y que no requiere muchas manos para exprimir sus mejores cualidades.

Reposacabezas
El Seat León ya sea con el acabado Cupra R o con el acabado más básico homologa cinco plazas. Dispone de cinco reposacabezas, los delanteros no son regulables. Los traseros solo son regulables en altura. Algún día las marcas prestaran más atención a esta medida de seguridad y además de hacerlos inclinables detrás, los harán activos. Esperemos que sea pronto, porque algunas marcas no de las “caras” como Renault ya los montan en algunos modelos.

Cinturones
Como sucede en el caso de los reposacabezas, el León Cupra R trae cinco cinturones estándar de 3 puntos de anclaje. Si ya con este tipo de cinturones de 3 puntos de anclaje mucha gente no se lo pone, no queremos pensar que pasaría si tuviéramos que utilizar un cinturón tipo arnés como en las carreras. Que todo sea dicho, pero este tipo de cinturón es infinitamente más seguro en caso de accidente, pero resulta incómoda su colocación en día a día. Desde aquí pedimos que la gente se ponga el cinturón, es un seguro de vida, y bien ceñido al cuerpo.

Bebes y Niños
En este aspecto el León Cupra R es completamente valido para un uso familiar, sus cinco puertas, buen maletero le hacen ideal para el cometido. Solo tiene algunos contras, una suspensión dura que puede resultar incómoda para los niños. Y unas plazas traseras algo justas de espacio. Pero por lo general es viable para este uso. Dispone de anclajes ISOFIX en los asientos traseros.

Airbags
En cuanto a seguridad el León cuenta con un buen surtido de Airbag, de serie trae 8. Y no dispone de mas, ni como opción.

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Seat León obtiene: 4 estrellas para la protección de ocupantes y 4 estrellas para la protección infantil un total de 32 puntos sobre 39.

Recuperaciones
Las recuperaciones son pan comido para el León Cupra R y su propulsor TSI. Aun sin poder optar a la compra de la caja de cambios DSG las aceleraciones y recuperaciones son excelentes. El 0 a 100 lo realiza en 6,2 segundos. Velocidad máxima según ficha técnica autolimitada a 250km/h.

Caja de Cambios
Es una lástima que el Seat León solo se pueda comprar con cambio manual de seis velocidades. Ya que una caja de cambios automática como la DSG lograría mejorar las prestaciones y bajar los consumos, además de dotar al León Cupra R de mayor comodidad. La caja manual de seis velocidades ha sido reforzada completamente, siendo la misma que la de la versión Cupra pero con refuerzos para aguantar el mayor par y potencia, dichos cambios son en los engranajes y sincronizadores. La palanca de cambios tiene unos recorridos 6mm más cortos. El funcionamiento de la caja de cambios es rápida y sin lugar a errores, el escalonamiento es correcto dejando al motor en la franja de potencia.

Circulando por Carretera
En carretera es sin duda donde más vamos a disfrutar del Cupra R, podemos sacarle partido a sus 265cv en cada adelantamiento, escuchar el rugir del 2.0 TSI subiendo de vueltas, el bramido proveniente del escape, específico para esta versión. En este tipo de vía es donde nos daremos cuenta que Seat ha creado un verdadero deportivo, muy, muy rápido y fácil de conducir, que no requiere ser un experto al volante para disfruta con él, y que nos perdonara más de un fallo por su increíble bastidor capaz de digerir lo que se le eche. Y además es que contamos con una excelente puesta a punto, no solo un motor potente, la suspensión más dura y enérgica que en el Cupra digiere lo que se le venga encima, los frenos de un tamaño considerable son incansables, antes tiraremos la toalla nosotros que ver como pierden eficacia. Pero… algo malo tenía que tener el Cupra R, ¿no? Pues siempre suelen ser los consumos, pero en este caso los consumos en un uso razonable y respetando los límites de la vía son raramente bajos para el caballaje del motor. Con una conducción normal podemos tener consumos cercanos a los 7,9/8 litros. El homologado es bastante más positivo, dice que el consumo en este tipo de vía es de 6,6 litros a los 100km

Circulando por Autopista
En autopista su comportamiento es noble, responde a las exigencias de su conductor sin miramientos. Destacar su buen aislamiento, y un fantástico uso de la sexta en este tipo de vías. El motor es imperceptible a poco más de 2000 revoluciones. Solo se deja escuchar el rodar de los neumáticos. La suspensión si nos puede jugar una mala pasada a nuestra espalada si el asfalto está en mal estado. Pero esto no es culpa del León Cupra R, si la vía estuviera en buen estado la conducción es confortable, incluso para viajes largos. El consumo en este tipo de vías es ajustado y no supera los 8,5 litros a los 100 km.

Circulando por Ciudad
En ciudad la dureza de la suspensión nos hará huir de ella cuanto antes, y es que el León Cupra R es una bestia de la montaña, su hábitat son las carreteras de montaña, y en ciudad se encuentra encerrado y siendo maltratado a tragarse agujeros día sí día también, que repercuten en el confort de marcha. El consumo en ciudad como es natural es alto, por encima de los 11 litros con facilidad. El homologado nos dice que podemos llegar a consumir 10,7 litros, francamente difícil.

Calidad de Acabados
En cuanto a acabados es notable la mejoría que Seat ha ido teniendo en estos últimos años, los acabados están a la altura de sus hermanos los Volkswagen. Solo le falta mejor encaje entre piezas.

Calidad de Materiales
Los materiales empleados en el Seat León Cupra R son correctos, tanto los plásticos de tactos gomosos, como las pieles, telas.

Conclusiones
En conclusión, el Seat León Cupra R es el Audi S3 asequible, reúne todo lo que se espera de un vehículo prestacional. Y desde luego no defraudara a su comprador, en cuanto pise con fuerza el acelerador y vea de lo que es capaz se le escapara una sonrisa y no querrá bajarse del coche en un buen rato, y es que con el sonido del motor/escape nos incita a pisarle, es un coche que está buscando guerra siempre. Pero lo mejor de todo es que podemos realizar una conducción tranquila con el sin problemas, el motor tiene varias caras, a bajas vueltas tiene un buen comportamiento, con alto par capaz de soportar marchas largas, a medio régimen nos da una notable cantidad de potencia y a partir de 5000 revoluciones es cuando da lo mejor de sí, y es curioso que siendo turbo sea así, pero es que al pasar de 5000 revoluciones mejor agarrar fuerte el volante por que la cosa se pone interesante.

A favor: Motor, bastidor, estabilidad.
A mejorar: rumorosidad neumáticos, boca de acceso al maletero alta, sonido motor al ralentí.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Daniel Galdeano Martínez
Vídeo:


       

Comenta o Pregúntanos