Por

Prueba Skoda Yeti Greenline

Skoda Yeti Greenline

Recientemente Skoda se ha sumado al carro de los vehículos eficientes y verdes. Ha dotado a su gama de modelos de motores que gastan poco carburante y contaminan menos. Les puedes reconocer por el nombre de Greenline. Hemos probado para vosotros el Skoda Yeti con tecnología Greenline. ¿En que cambia de un Yeti “normal”? Los cambios son notables desde el exterior. El Yeti Greenline cuenta con unas llantas de menor tamaño así como sus ruedas. Calza unas 205/55 en 16″. Con neumáticos de baja fricción que si bien son excelentes en cuanto al ahorro no lo son tanto en zonas de curvas. Su compuesto más duro no es el más indicado para zonas donde de verdad necesitamos una adherencia óptima. El logo “Greenline” lo podemos ver en las aletas laterales, parrilla delantera y maletero. Conserva la doble salida de escapé usada por el motor 2.0 TDi y 1.8 TSI. Mecánicamente el Skoda Yeti monta el ya conocido y muy usado en versiones ecológicas/verdes 1.6 TDI de 105cv Common Rail. El 1.6 TDI cumple su cometido sin rechistar, bajos consumo, bajas emisiones de Co2 pero también bajas prestaciones. Se podría decir que correctas. El 1.6 TDI de 105cv mueve con cierta soltura el Yeti. En aceleraciones o recuperaciones notaremos que los desarrollos son casi infinitos primando ante todo el bajo consumo. Y sacrificando las prestaciones. El 1.6 TDI cuenta con unos bajos pobres si andamos por debajo de las 2000 revoluciones. No es un problema aislado del Skoda Yeti, sucede en todo modelo que monte este motor. Sólo que en el Yeti Greenline los largos desarrollos acusan más este molesto fallo. Naturalmente el Yeti Greenline es un 4×2, es decir, sólo es tracción delantera. Es una manera de contener el consumo, pero pierde toda la capacidad Offroad que el Yeti tiene. Ahora bien, para un uso moderado por pistas forestales cumple de sobra. Como buen vehículo verde cuenta con Start & Stop. Muy útil, y de desconectarle mediante un botón en la parte baja de la consola central.

Visibilidad
En el panorama de la visibilidad el Yeti Greenline no presenta problemas ni deficiencias aparentes. La visión fronto/lateral es francamente buena, los pilares A aun teniendo un grosor considerable no molestan en la visión directa del conductor. La visibilidad trasera/lateral tampoco presenta problemas, las lunas son de buen tamaño y nos dejan ver con claridad a través de ellas. Los reposacabezas en este caso no son un impedimento, regulándolos en su posición más baja no dan problemas. El Yeti Greenline se comercializa con la opción de faros bi xenon, la unidad probada contaba con este extra que a día de hoy se hace imprescindible. La cantidad lumínica de estos faros en comparación con los halógenos es notable a simple vista. Si asiduamente conducimos por vías poco o no iluminadas este extra debería ser fundamental, lo agradeceremos.

Impresiones de Conducción
El Skoda Yeti Greenline es un vehículo para un uso relajado, sus 105cv le permiten moverse con soltura. Ahora bien, si necesitamos una respuesta contundente para un adelantamiento debemos tener presente que el Yeti Greenline no nos la dará. Es un vehículo fabricado para tener unas prestaciones correctas y sobre todo bajos consumos y emisiones. Realiza el 0 a 100km/h en 12,1 segundos. No es una mala cifra y en la práctica se comporta mejor de lo esperado. Su velocidad máxima según ficha técnica es de 176km/h. El peso en vacío del Yeti Greenline juega una mala pasada al 1.6 TDI que se esfuerza en mover los 1.410kg con la mayor soltura. Ya hemos comentado que los neumáticos de nuestra unidad eran de baja fricción. Para un uso en ciudad o autopista cumplen de sobra, pero si salimos a una zona medianamente revirada y sin buscarle las cosquillas al vehículo podemos tener algún que otro susto si el pavimento esta húmedo. Tienden a perder adherencia en momentos críticos.

Frenada
El equipo de frenos ha de soportar frenadas prolongadas y mucho trabajo por campo y carretera. Monta discos en ambos ejes, delante discos ventilados de 280mm. Detrás discos macizos de 255mm. El sistema funciona a la perfección en condiciones normales. Abusando de él la fatiga no hace presencia repentinamente, es más a lo largo de toda la prueba los frenos cumplieron con excelente nota. El Yeti Greenline dispone de ayudas electrónicas como ABS de última generación que funciona en el último segundo, dejando al conductor libertad.

Tracción
Skoda ha optado por dejar al Yeti Greenline con solo tracción delantera. Algo que por otra parte es de esperar en un vehículo de estas características. El Yeti con tracción delantera pierde un podo ese plus de seguridad que otorga el Haldex. Y por pistas forestales queda un poco mermado en sus cualidades. Cualquier zona un poco complicada el Yeti Greenline estará mejor aparcado que intentando pasar. Y no precisamente por falta de fuerza. Por qué el 1.6 TDI en este sentido se muestra muy voluntarioso y tira para adelante si así se lo pedimos. Hicimos una pequeña prueba con el Yeti Greenline en nuestra zona conocida de tierra. Donde un Yeti con tracción 4×4 pasa sin muchos problemas el Yeti Greenline tuvo problemas por las pérdidas continuas de tracción. Debemos tener presente que de nuevo los neumáticos de carretera y de baja fricción no ayudaron en absoluto en esta ocasión. El Yeti Greenline conserva su altura disponible y los mismos ángulos de ataque, ventral y de salida. Que nos permiten más de un lujo. En carretera asfaltada la falta de una tracción total no se hace tan acusada, el 1.6 TDI de 105cv no tiene la suficiente potencia como para comprometer al eje delantero y tener pérdidas de tracción en marcha. En arrancadas fuertes el control de tracción se encarga de que no perdamos nada de adherencia.

Estabilidad
Cuando un vehículo se le considera offroad siempre pensamos rápidamente en una menor estabilidad por la mayor altura, en parte es cierto, solo que hoy en día ya no es como hace años. Los sistemas de amortiguación son capaces de mantener una mayor altura disponible y no acusar un balanceo exagerado en curvas y con un buen confort. El Yeti Greenline cuenta con un buen recorrido útil de la suspensión, suspensión que por su parte se muestra equilibrada, absorbe baches sin ser brusca ni blanda. En carretera apenas hay diferencia de ir en un Fabia a un Yeti. Se muestra estable en cualquier situación, lógicamente dentro de unos márgenes de seguridad. El ESP (control de estabilidad) de serie en la versión probada es poco intrusivo en carretera y mucho en campo, donde se adapta al tipo de terreno que pisamos para una mejor eficacia.

Reposacabezas
El Yeti Greenline es espacioso por dentro, homologa cinco plazas útiles. Las cuales todas ellas disponen de reposacabezas. Los delanteros regulables en altura e inclinación. Los traseros solo regulables en altura.

Cinturones
Homologando cinco plazas útiles todas ellas disponen de cinturones de seguridad con tres puntos de anclaje. Los delanteros incorporan pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado.

Bebes y Niños
El Skoda Yeti Greenline por su espacio interior y maletero es un perfecto vehículo para un uso familiar. El acceso a las plazas traseras es cómodo, rápido y sin problemas. Podemos introducir una sillita de bebe fácilmente. El maletero de buen tamaño dispone de un espacio de 405 litros.

Airbags
El Skoda Yeti Greenline dispone de un buen surtido de airbag de serie: delanteros, laterales, de cortina, traseros, etc…

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Skoda Yeti Greenline obtiene: 5 estrellas para la protección de ocupantes y 3 estrellas para la protección infantil un total de 32 puntos sobre 36.

Recuperaciones
Gracias a la ayuda de la sobre alimentación del motor diesel las recuperaciones adelantamientos e incorporaciones son correctas. Sus largos desarrollos penalizan las recuperaciones y aceleraciones teniendo que subir mucho de vueltas el motor para alcanzar con cierta rapidez la velocidad deseada. Esto repercute en el consumo. Que siendo una mecánica muy austera en este sentido tiende a gastar más si necesitamos adelantar con asiduidad. El 0 a 100km/h lo realiza en 12,1 segundos. La velocidad máxima según ficha es de 176km/h.

Caja de Cambios
El Skoda Yeti Greenline dispone de una caja de cambios manual con 5 relaciones. Estos son los desarrollos: Desarrollos (km/h a 1.000 rpm)

1ª 8,4
2ª 16,3
3ª 26,8
4ª 38,9
5ª 50,7
R 8,8

Cómo se puede ver son unos desarrollos muy largos que para un bajo consumo están bien, pero limitan las prestaciones del vehículo. El Yeti Greenline en 5ª marcha sufre serios problemas para mantener la velocidad si viene un pequeño repecho y está por debajo de las 2000 revoluciones. Zona donde el 1.6 TDI está casi muerto en cuanto a respuesta. El uso de la caja es bueno, las marchas entran con facilidad y no da lugar a errores. El tacto es más mecánico que pastoso.

Circulando por Carretera
El uso del Skoda Yeti Greenline ha sido principalmente por todo tipo de carreteras, buscando el mayor ahorro, y viendo cuantos kilómetros era capaz de hacer con un solo deposito. Respetando todos los límites de las vías conseguimos bajar la media en menos de 5 litros a los 100km durante un buen rato en la prueba. Con dicha media el alcance en kilómetros según el ordenador de a bordo del Yeti era superior a los 1000km, que con el paso de los kilómetros bajo considerablemente, dejando un alcance máximo de 900km. Que no está nada mal para un depósito de 55 litros. El comportamiento del Skoda Yeti Greenline en carreteras de un único sentido es sosegado, ya que es un vehículo para no correr, es otra filosofía, debemos ver las cosas de otra manera. El consumo homologado en este tipo de vías es de: 4,2 litros a los 100km.

Circulando por Autopista
En autopista/autovía el Yeti Greenline acusa movimiento lateral si hace un día de viento, es un movimiento más bien pesado, porque no varía la trayectoria del Yeti pero si nos obliga a estar pendiente del volante por si pudiéramos salirnos del carril. Uno de los puntos a favor del Yeti es su suspensión, que en nuestras carreteras Españolas es de agradecer. Es una delicia tener un vehículo así, ya que cualquier bache lo filtra a la perfección. Los neumáticos de serie en medida 205/55/16″ también ayudan a conseguir mayor confort en todo tipo de vías. En autopista/autovía los consumos suben poco, situándose en 4,9 litros a los 100km. El homologado nos dice que podemos llegar a bajarlo hasta 4,6 litros a los 100km

Circulando por Ciudad
Y como es lógico la ciudad es donde mejor rueda el Yeti Greenline, su comportamiento es muy bueno, el motor tiene fuerza desde las 2000 vueltas. El “pequeño” tamaño del Yeti es ideal para aparcar en sitios pequeños sin casi tener que hacer maniobras. No sufrirá nuestra espalda entre badén y badén, gracias a una suspensión pensada para ello. Lo que si se deja notar por ciudad es una elevada rumorosidad proveniente de los neumáticos, la falta de aislantes dejan pasar ruido y vibraciones a los pedales y palanca de cambios. El 1.6 TDi es más silencioso que el 2.0 TDI y emite menos vibraciones. El consumo del Yeti en ciudad es bajo, nuestra media se situó en unos escasos 6,2 litros a los 100km. El consumo homologado es cercano, 5,2 litros a los 100km. Las emisiones de CO2 gr. /Km. son de 119.

Calidad de Acabados
Acabados de buena apariencia y tacto, ajustes correctos.

Calidad de Materiales
Los materiales utilizados son de correcta calidad, abundan los plásticos blandos por el salpicadero.

Conclusiones
En resumen, el Skoda Yeti Greenline cumple con lo que oferta, bajas emisiones, bajo gasto de carburante y unas prestaciones suficientes para cualquier uso. Ahora bien, si llevamos el vehículo muy cargado será mejor que miremos su versión superior dotada del 2.0 TDI. Más potencia y PAR disponible. Y mayor consumo también. El Yeti Greenline es un perfecto coche para hacer muchos kilómetros sin pensar en lo caro que está el precio del combustible, sus medias son muy bajas y goza de una alta autonomía. Y nos permite pisar pistas forestales aunque sea con reservas. Éste es el primer Greenline que probamos de Skoda y la verdad nos ha convencido. Intentaremos completar toda la gama Greenline para vosotros.

A favor: versatilidad, espacio interior, consumos.
A mejorar: Boca de carga maletero, rumorosidad neumáticos.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Daniel Galdeano Martínez
Vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=xW51dKDafE4


      

Comenta o Pregúntanos