Por

Prueba Volkswagen Golf Cabrio 2.0 TDI 140cv DSG Bluemotion

Volkswagen Golf Cabrio 2.0 TDI 140cv DSG Bluemotion

Ya pasadas las vacaciones, retomamos las pruebas de motor, en este caso inauguramos el nuevo ciclo con el Volkswagen Golf Cabrio. El Golf Cabrio es un duro competidor para su hermano EOS. Ambos cuentan con la ventaja de ser vehículos descapotables. Pero, por que Volkswagen ha resucitado el Golf Cabrio teniendo ya en venta el Volkswagen Eos. Y con buenas ventas. Aunque ambos colinden en el mismo segmento, tienen diferencias que a lo largo de esta prueba iremos desgranando. Las más evidentes residen en su imagen exterior. El Golf Cabrio a fin de cuentas es un VW Golf “recortado” con capota de lona. El Eos en este aspecto está más trabajado, dispone de capota rígida que a nuestro juicio es más segura en determinadas situaciones e igual de aprovechable que una de lona. Pero, sin querer hacer una comparativa entre hermanos de la gama Volkswagen, centremos en el objeto de esta prueba. El nuevo Volkswagen Golf Cabrio. Después de una semana al volante de este Golf podemos tomarnos la licencia de comentar que pocas diferencias hay con un Golf “normal” salvando evidentemente las modificaciones visuales. Nos referimos en el apartado de conducción. Su manejo es fácil, el 2.0 TDI de 140cv probado es más solvente en cualquier situación. Y, con unos consumos en más de una ocasión por debajo de los 5 litros a los 100 km recorridos. El Golf Cabrio tiene un mayor peso en orden de marcha por los refuerzos estructurales al no disponer de techo rígido. Este aumento de peso se deja notar a nivel de prestaciones y en zonas reviradas donde tiende a balancear más que un Golf normal con la misma mecánica. No es algo de lo que debamos preocuparnos, ya que para notar estos balanceos debemos ir más rápido de lo que indica la vía que transitamos. Se muestra como un vehículo muy estable y muy neutro. A fin de cuentas un Cabrio como este no es para ir con el cuchillo entre los dientes todo el día. En el aspecto interior nos encontramos ante un Golf, es indiferente que sea la versión de 3P, 5P o Cabrio. Son idénticos por dentro. Mismas calidades y ajustes.

Visibilidad
Como es natural el Volkswagen Golf Cabrio es un descapotable con techo de lona. El Golf Cabrio capotado presenta deficiencias en cuanto a la visión percibida por el conductor, la más importante es lógicamente la luneta trasera, su tamaño menor y con un montante alto nos impide ver lo que hay detrás de nosotros a través de ella. Otro tema a comentar y que suele pasar en todos los descapotables en algunos en mayor medida es el síndrome de ir encogido dentro de él. De tener la sensación de ir muy pegados al techo. Esto en el Golf Cabrio no sucede para nada, tampoco se nota a la hora de ir a velocidades de autovía que sea un descapotable, la capota ajusta tan bien que no se filtran ruidos aerodinámicos al interior. Una vez descapotado los problemas de visibilidad desaparecen rápidamente y pasamos a gozar de la brisa y de ruidos de la naturaleza que jamás habíamos reparado en ello. Nuestra unidad contaba con faros bi-xenon dotados de luces diurnas mediante leds.

Impresiones de Conducción
Nuestra unidad estaba animada por un propulsor diésel, en este caso el motor 2.0 TDI de inyección por conducto común (Common rail). Este motor eroga 140 cv a 4.200 revoluciones. A la hora de solicitar potencia la entrega es calmada, poca sensación turbo. La estirada es más plana y llega sin desfallecer por encima de las 4.200 revoluciones. Y, por supuesto además de ser una mecánica muy afinada, menos contaminante, y de mayor agrado para su conductor es también menos derrochadora de combustible. Los 140 cv del motor turboalimentado son suficientes para adelantar sin riesgos, mantener cruceros a velocidades de vértigo y para un uso diario. A la hora de sacar todo el potencial del Golf Cabrio nos encontramos con que gracias al DSG de 6 velocidades con tan sólo pisar a fondo el pedal el motor dará lo mejor de sí en todo momento.

Frenada
El Golf Cabrio 2.0 TDI dispone de un equipo de frenos casi podríamos decir estándar, es el más utilizado por Volkswagen en muchos de sus vehículos. Este equipo de frenos cuenta con discos en ambos ejes, los delanteros son ventilados de 312mm. Los traseros son macizos de 255mm. Los frenos se mostraron a lo largo de toda la prueba fuertes y sin desfallecer en absoluto, también hay que decir que no se les sometió a grandes esfuerzos. El tacto de los frenos en frió es bueno y en caliente exactamente igual, cuentan con buen mordiente y detienen el vehículo en pocos metros sin esfuerzo. Además de buen sistema de frenos el Golf Cabrio también cuenta con tecnología puntera para ayudar, ABS de última generación, EPBD y asistente de frenada.

Tracción
La tracción en el VW Golf Cabrio está asociada al eje delantero, es tracción delantera. Nuestra unidad calzaba a nuestro juicio la medida justa de rueda para la potencia del Golf Cabrio, hablamos de unos neumáticos de 225 de sección, 45 de perfil montados en llantas de 17″. Estos neumáticos tenían sus pros y sus contras, los pros eran una mayor adherencia en curvas y momentos puntuales. Los contras eran un mayor sonido de rodadura, mayor consumo de gasoil y pérdida de prestaciones. También podríamos englobar en los pros que gracias a su mayor anchura las pérdidas de tracción eran mínimas estando el ASR (control de tracción) desconectado. Activado directamente hemos de olvidarnos de tener pérdidas de tracción, porque es imposible.

Estabilidad
El VW Golf Cabrio nos dejó gratamente sorprendidos con su estabilidad, para ser sinceros esperábamos una estabilidad buena, pero no tan buena como la de nuestra unidad de pruebas. Buen comportamiento en todo tipo de carreteras. Si bien, en carreteras muy reviradas y con una conducción más decidida peca de una suspensión poco enérgica que permite el balanceo de la carrocería por el peso extra. En un uso diario la suspensión tiene un excelente equilibrio entre dureza y confort. Permitiendo su uso por ciudad. En resumen, un vehículo muy aplomado y estable en cualquier circunstancia y tipo de vía.

Reposacabezas
El Golf Cabrio al tratarse de un descapotable cuenta con un espacio interior bien resuelto que inevitablemente afecta a las plazas traseras que se ven reducidas al dejar espacio al maletero, que es donde se guarda la capota. Homologa cuatro plazas útiles, detrás pueden ir sentados adultos perfectamente. Todas las plazas utilizables cuentan con reposacabezas, los delanteros son regulables en altura e inclinación. Los traseros son solo regulables en altura.

Cinturones
El Volkswagen Golf Cabrio dispone de cuatro cinturones de tipo estándar de tres puntos de anclaje, los delanteros están provistos de pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado al emprender la marcha.

Bebes y Niños
El Golf Cabrio no es el más indicado para un uso familiar o de transporte de niños, pero no por ello quiere decir que no pueda. Viene dotado de anclajes ISOFIX en las plazas traseras. El acceso a las plazas traseras capotado es sencillamente muy dificultoso y complicado, descapotado se hace la tarea más fácil si queremos introducir una sillita de bebe. Descapotado o capotado el maletero dispone siempre del mismo espacio (250l).

Airbags
El Golf Cabrio cuenta con un buen surtido de airbag, al ser descapotable los de cortina son inexistentes. Lleva 6 airbag de serie.

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Volkswagen Golf Cabrio obtiene: 5 estrellas para la protección de ocupantes y 4 estrellas para la protección infantil un total de 31 puntos sobre 39.

Recuperaciones
Nuestra unidad traía como extra principal el cambio automático DSG, este cambio además de hacernos la vida más fácil también mejora las prestaciones del vehículo, mejores aceleraciones y recuperaciones. El 0 a 100 Km. /h lo realiza en 9,9 segundos. La velocidad máxima es de 205 Km. /h según ficha técnica.

Caja de Cambios
El Golf Cabrio con el 2.0 TDI de 140cv sólo se comercializa con caja de cambios automática (DSG) de 6 velocidades. Ya todos conocemos las bondades del DSG de Volkswagen, y sus tipos de programas preestablecidos. En el Golf Cabrio un cambio automático como el DSG hace que nos despreocupemos totalmente de los cambios, ya está él para hacerlo por nosotros. Pero si queremos intervenir no hay más que tocar las levas del volante o poner el cambio en modo secuencial y subir o bajar marcha cuando veamos conveniente. El modo “S” (Sport) Es perfecto a la hora de bajar un puerto su mayor retención nos ayudara a la hora de no tener que hacer un mayor uso de los frenos, y no sólo es válido para bajar un puerto, exprime más las marchas sacando todo el potencial del motor.

Circulando por Carretera
Ya en anteriores apartados de esta prueba hemos dejado patente la buena estabilidad del Golf Cabrio a la hora de pasar por una curva de cualquier tipo. Esto en carreteras de un único sentido se aprecia y mucho, una buena estabilidad y adherencia es un plus de seguridad, pero no debemos nunca confiarnos a la hora de conducir cualquier vehículo. En carretera el comportamiento del Golf Cabrio es más que correcto, buena estabilidad, motor soberbio con buena respuesta a bajo régimen, consumos bajos y un confort de marcha inesperado. El consumo homologado por la marca en carretera es de 4,5 litros justos. Nuestro consumo se quedó en ocasiones por debajo de los cinco litros, 4,8 litros a los 100km.

Circulando por Autopista
A velocidades de la vía los ruidos aerodinámicos son nulos, solo se deja escuchar y dependiendo del tipo de asfalto los neumáticos. Descapotados la cosa cambia, aun así con todos los cristales subidos el ruido es contenido y se puede mantener un conversación con el acompañante sin tener que levantar la voz. El consumo en autovía es muy bajo una vez mantenida la velocidad. El consumo homologado por la marca para este tipo de vía se sitúa en: 5,1 litros a los 100 km. Nuestro consumo fue algo más conservador, también la mayoría de los kilómetros de la prueba fueron por carreteras de único sentido con consumos muy bajos. Se situó en unos 6,1 litros algo más alto que el homologado.

Circulando por Ciudad
En ciudad el Golf Cabrio es particularmente atractivo, ir descapotado por ciudad nos hace sentir cosas que con otros vehículos ni les prestamos atención. Los consumos en ciudad, los homologados nos parecen demasiado bajos si transitamos todo el día por ciudad, unos míseros 6,1 litros. Si de verdad transitamos mucho por ciudad y con cambio automático (DSG) los consumos pueden superar con relativa facilidad los 8 litros a los 100km.

Calidad de Acabados
Los acabados son de buena calidad, con plásticos blandos y de buen tacto por todo el salpicadero.

Calidad de Materiales
Los materiales utilizados en el Volkswagen Golf Cabrio denotan una buena calidad y ajustan a la perfección minimizando al mínimo cualquier sonido por mala fijación.

Conclusiones
En resumen, el Volkswagen Golf Cabrio resucita después de estar muchos años en el letargo. Volkswagen sabe que existiendo el EOS es más que probable que las ventas de este Cabrio sean menores. Y, ahora con la salida del nuevo Volkswagen Golf VII este Cabrio quedara “anticuado” en cuanto a imagen. Después de una semana tras el volante de este bonito Cabrio tendría muy claro si es el coche que busco o no. Se trata de un vehículo que a pesar de su condición como Cabrio es muy polivalente y de todo uso.

A favor: Motor, estabilidad, consumos
A mejorar: suspensión blanda, sonido motor al ralentí, acceso plazas traseras.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Daniel Galdeano Martínez
Vídeo:http://youtu.be/t_zkhRAxHps


       

Comenta o Pregúntanos