Por

Prueba Mini Countryman Cooper SD ALL4

Mini Countryman Cooper SD ALL4

Recientemente ha pasado por nuestras manos el Mini más “campero”. Hablamos sin lugar a dudas, de la versión Countryman del Mini. Cómo bien sabéis, actualmente el Mini dispone de diferentes versiones. Desde la tradicional, la familiar Clubman, el Coupé, Countryman, Cabrio y el nuevo Paceman. Todos ellos con la filosofía Mini. Vehículo pequeño, rápido, muy manejable y prestacional. Sobre todo si se trata de las versiones Cooper S o SD. Y ya ni hablar de las Jonh Cooper Works, te dejaran sin aliento. Bien, la versión aquí probada es la Countryman en su acabado Cooper SD. El Countryman nos permite poder transitar por caminos forestales sin miedo. Está preparado para ello, eso sí, no es lo más indicado si optamos por una versión Cooper S o SD. Su suspensión es demasiado enérgica. Y, en compresión incluso seca y rebotona. Llegando a resultar incomoda en zonas muy bacheadas. Esto sucede en caminos de tierra. Ahora bien, en asfalto, y sobre todo en zonas reviradas, el sistema de suspensión es una delicia. Capaz de sujetar el vehículo al suelo como si fuera soldado. Gracias a la dureza de los muelles, los movimientos de la carrocería son mínimos. La versión probada es la Countryman con la mecánica de gasóleo más potente y tracción ALL 4. Existe también tracción 4×2, que sin duda será más económico en cuanto a precio del vehículo y gasto de carburante, pero en pistas forestales tendrá dificultades. El Countryman cuenta con una mayor altura disponible, suspensiones acordes a un uso intensivo en tierra, neumáticos de mayor tamaño. El interior del Countryman es espacioso, sobre todo las plazas traseras que solo teniendo dos permite mayor anchura para los ocupantes. Nuestra unidad disponía como extra de un rail central que permitía la colocación de bebidas e incluso el móvil o las gafas de sol. El freno de mano en esta versión es de tipo avión, cómodo de usar. El acceso a las plazas traseras es excelente gracias a que el Countryman es un vehículo de cinco puertas. El puesto de conducción no difiere del de un Mini normal, idéntico salpicadero. Idénticos asientos, que en la versión Cooper SD permiten una mayor sujeción.

Visibilidad
Tratándose de un nuevo Mini, aunque este deriva de la misma plataforma, el tamaño es mayor, no por ello la visibilidad ha de ser peor, al contrario. El Countryman goza de una muy buena visibilidad. El conductor no tendrá problemas en cuanto a visibilidad se refiere. Si bien tenemos que tener presente que además de una buena visión directa el propio Mini y gracias a los extras podemos disponer de sistemas que nos ayudaran a la hora de aparcar mediante sensores traseros y delanteros. Que no mostraran en la pantalla del navegador la proximidad de los objetos cercanos al coche. Muy útil a la hora de aparcar en sitios justos. Nuestra unidad venia equipada con faros bi-xenon. Hicimos buen uso de ellos conduciendo varias horas por la noche sin presentar cansancio de ningún tipo. Alumbran de maravilla. Y son capaces de iluminar mayor anchura y distancia que los halógenos convencionales.

Impresiones de Conducción
Aun tratándose de un vehículo polivalente con tracción 4×4 donde mejor se desenvuelve es en carretera asfaltada, sus suspensión es menos rígida que la de un Mini Cooper S y sus neumáticos son de mayor tamaño y perfil. Por no olvidar la mayor altura disponible. Todo esto sumado a un mayor peso hace que el Mini presente ligeros balanceos en curvas lentas. Es lógico. Un vehículo adaptado para tierra no puede ser bueno en todo. Y eso que el Countryman casi lo consigue. Por tierra la suspensión y sobretodo los neumáticos Runflat no absorben correctamente los rotos, agujeros, piedras que nos podemos encontrar incomodando al conductor y sus acompañantes. En cuanto a prestaciones, el Mini Countryman se le notan los kilos de más de la tracción total. El Cooper SD realiza el 0 a 100 km/h en 9,3 segundos. El 0 a 1000m recorridos en 30,5 segundos. Su velocidad máxima según ficha es de 198 km/h. Son buenas cifras pero no espectaculares. Se defiende de maravilla a la hora de acelerar con rapidez. Adelantar con el Countryman Cooper SD resulta tarea fácil.

Frenada
El equipo de frenos que monta el Mini Countryman Cooper SD se compone de discos en ambos ejes. Delante discos ventilados de 294mm. Detrás discos macizos de 280mm. Capacidad más que sobrada para tolerar y soportar frenadas intensas sin desfallecer. Cuentan con un buen mordiente en el primer tramo del pedal que poco a poco va desapareciendo, teniendo que hacer mayor fuerza sobre el pedal, sin perder capacidad de frenada. El ABS es muy poco intrusivo, prácticamente no hace aparición hasta que no es demasiado tarde, siendo rápido y evitando bloquear las ruedas. Contamos con ayuda a la frenada de emergencia.

Tracción
El Mini Cooper SD tanto en versión Clubman, Countryman, Coupé, Paceman como en normal se comercializa con cambio manual o automático, la unidad probada disponía de cambio manual de seis relaciones. Con esto queremos llegar a que con un cambio manual es más fácil y posible perder rueda en arrancadas, con el automático es prácticamente imposible. En marcha sucede prácticamente igual, con el cambio manual si somos un poco burro podemos tener pérdidas de tracción, con el automático es verdaderamente difícil. Si realizamos una conducción rápida no debemos temer a las pérdidas de adherencia, son mínimas y para apreciarlas debemos ir muy pasados siendo ya el menor de nuestros problemas. El ASC+T (Control de tracción) se encarga de mitigar lo máximo posible las pérdidas de tracción en arrancadas fuertes. En el caso de disponer de tracción total como es el caso de la unidad probada es imposible apreciar pérdidas de tracción en arrancadas fuertes sobre un pavimento en buen estado. En tierra si es fácil.

Estabilidad
Como hemos mencionado anteriormente, el Mini Countryman Cooper SD se muestra muy estable en todo momento, sólo padece de un mayor peso y una mayor altura disponible para un uso offroad. Esto en conjunto con que la suspensión es menos rígida que en otras versiones Cooper SD nos hace sentir pequeños balanceos en curvas lentas, el peso demás se deja notar. Aunque no todo es malo. La tracción ALL4 nos ayuda y mucho en zonas reviradas donde podemos exprimir con ganas los 143cv del propulsor, sin miedo a pérdidas de adherencia de ningún tipo. Todos los Mini llevan de serie control de tracción y de estabilidad.

Reposacabezas
El Mini Countryman Cooper SD homologa cuatro plazas útiles, todas ellas cuentan con reposacabezas. Los delanteros son regulables en altura e inclinación. Los traseros son solo regulables en altura.

Cinturones
El Mini viene equipado con cuatro cinturones de tipo estándar de tres puntos de anclaje, los delanteros cuentan con pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado al emprender la marcha.

Bebes y Niños
La verdad es que el Countryman Cooper SD es el más apto para transportar a nuestros hijos, el acceso a las plazas traseras es correcto facilitando el introducir una sillita. El maletero sin ser grande cumple para un uso familiar, 350L. También en cuanto a espacio podemos optar por el Mini Clubman, que dispone de mayor espacio interior y maletero que el Mini normal.

Airbags
El Countryman Cooper SD no es solo un vehículo polivalente, también cuenta con un buen surtido de elementos de seguridad. Tiene Airbag de conductor, acompañante desconectable, laterales, de cortina, tórax.

Euroncap
El Mini Countryman dispone de 5 estrellas en EuroNCAP, alta protección para adultos, niños y peatones.

Recuperaciones
La capacidad de recuperación del Mini Countryman Cooper SD es buena, ya podemos ir en la marcha más larga que aun así la recuperación será más rápida de lo esperado. Además si pisamos el pedal del acelerador a fondo tendremos un plus de par, 20nm más, que hacen un total de 305nm disponibles desde tan solo 1750 revoluciones. Pero, si lo que buscamos es una recuperación rápida, con bajar a la marcha necesaria comprobaremos las bondades del motor y nos daremos cuenta lo rápido y seguro que es adelantar con el Countryman Cooper SD. El 0 a 1000m en 30,5 segundos, y el 0 a 100km/h en: 9,3 segundos.

Caja de Cambios
El Mini Countryman Cooper SD se vende asociado a un cambio manual de 6 relaciones o una caja automática de 6 marchas. Este cambio es de marchas cerradas para poder aprovechar al máximo la potencia del motor, la sexta marcha es más para desahogo que para unas prestaciones brillantes. El tacto de la palanca es muy bueno y no da lugar a dudas a la hora de cambiar de marchas decididamente.

Circulando por Carretera
El Mini Countryman Cooper SD se encontraba como pez en el agua en este terreno, donde podemos exprimir dentro de unas limitaciones las buenas prestaciones que posee. Además de unas excelentes prestaciones nos encontramos con unos consumos correctos. El consumo homologado es de 4,3 litros. Nuestro consumo fue más alto, cercano a los 7,4 litros. Difícil, muy difícil alcanzar el homologado por la marca. La tracción total y la aerodinámica del vehículo no lo permiten en condiciones normales.

Circulando por Autopista
En autopista podemos observar el lado más confortable del Countryman Cooper SD, la suspensión esta trabajada para ser óptima en zonas de correcto asfalto, en autopista/autovía no se desenvuelve nada mal, es dura y de largo recorrido pero no es seca y filtra correctamente los baches de la calzada. En sexta marcha el Mini además de conseguir un consumo muy bajo también nos muestra que puede ser un vehículo silencioso y perfecto para viajar.

Circulando por Ciudad
En la gran urbe el Mini es el rey, pequeño y potente. Además no pasaremos desapercibidos entre los viandantes. La suspensión por ciudad si puede llegar a ser molesta en ocasiones, pero el que se compra este coche es porque busca prestaciones y no comodidad, el 2.0D es muy ahorrador si no le pisamos demasiado. El consumo medio homologado para ciudad es de 5,2 litros a los 100km. El consumo obtenido a lo largo de la prueba en ciudad fue como poco dos litros más del homologado.

Calidad de Acabados
Los acabados son excelentes, nada de crujidos, ni piezas mal encajadas.

Calidad de Materiales
Los materiales utilizados en el Countryman son de muy buena calidad, tanto el cuero de los asientos como los plásticos utilizados.

Conclusiones
En resumen, si buscas un Mini, y el Mini “normal” se te queda pequeño, puedes optar por la versión Clubman o la Countryman. ¿Te gusta el campo?, sin duda, tu opción sería el Countryman. Excelentes mecánicas, muy prestacionales y con unos bajos consumos de combustible. Y, sobre todo, podrás disfrutar también fuera de los caminos de tierra. Este Mini Countryman Cooper SD va francamente bien en zonas reviradas.

A favor: Motor, prestaciones,
A mejorar: precio, consumos.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Daniel Galdeano Martínez
Vídeo:

Vehículo cedido por BMW Ibérica S.A


          

Comenta o Pregúntanos