Por

Prueba Peugeot 508 SW GT 2.2 HDI

Peugeot 508 SW GT 2.2 HDI

Esta semana os traemos la prueba del Peugeot familiar, el 508 SW con acabado GT y dotado del propulsor más potente de la gama. Hablamos del 2.2 HDI de 204cv. Sustituto del anterior V6. Que, por ejemplo, se usaba en el 407 Coupé o en su hermano el Citroën C5. Dicho motor, vienen conjuntado con una caja de cambios automática de seis relaciones. No se puede adquirir de otro modo. El 2.2 HDI cuenta con una excelente cifra de PAR a bajas vueltas. 450Nm a 2000 revoluciones. En cuanto nos acercamos a las 2000 revoluciones el empuje del motor se hace muy notorio. Siendo capaz de pegarnos al asiento si aceleramos con decisión. Los 204cv disponibles los entrega a las 3500 revoluciones. Algo más pronto de lo esperado y deseado. Pero no hay que preocuparse, ya que el motor sigue disponiendo de fuerza aun pasadas las 4000 revoluciones. Estéticamente el 508 con el acabado GT dispone de unas llantas de mayor tamaño y unas salidas de escapé específicas que lo diferencian de los acabados más bajos. El 2.2 HDI sólo está disponible con el acabado GT. Interiormente, la unidad probada venía bien surtida de extras, otorgándole muy buena presencia. Extras verdaderamente útiles, como el “display” que está en la parte alta del salpicadero. Dónde disponemos de toda la información sin tener que retirar la vista de la calzada. Ideal para viajes largos. El puesto de conducción dispone de un asiento de carácter deportivo. Buena sujeción lateral y a la vez comodidad en la banqueta. Asiento completamente regulable eléctricamente, con diferentes posiciones y memorias. Incluso dispone de masaje. En la parte trasera cuenta con mucho espacio para las piernas y pueden viajar cómodamente 2 adultos y un menor.

Visibilidad
En materia de visibilidad el 508 SW GT no presenta problemas a tener en cuenta. La visibilidad fronto/lateral es correcta, no hay molestias por los pilares A. La visibilidad lateral/trasera ídem que la delantera, no presenta problemas que nos hagan perder visión a la hora de conducir. Nuestra unidad venia equipada con faros bi xenon, con una iluminación más que correcta por la noche. Y luces diurnas mediante leds en el mismo faro.

Impresiones de Conducción
La versión GT sólo se comercializa con las mecánicas más potentes tanto en gasolina como en diésel. En este último caso se hace cargo el 2.2 HDI de 204cv. Motor prestacional, solvente y de bajos consumos. Y por qué no decirlo, muy agradable de conducir gracias a su alto PAR. Que nada más acariciar el pedal del acelerador siempre dispone de fuerza. Da igual en la marcha que nos encontremos, el empuje es bueno. Es capaz de realizar el 0 a 100km/h en 8,4 segundos. Y el 0 a 1000m en 29,2 segundos. Cifras muy buenas si tenemos en cuenta el peso en vacío del Peugeot SW GT. 1735kg. Un peso, que de ser menor, sin duda este Peugeot sería más prestacional y con menores consumos. Pero seguramente no contaría con el soberbio aplomo que muestra en carretera. Sin inercias. Con suspensión dura pero a la vez confortable en firmes en mal estado.

Frenada
El Peugeot 508 con acabado GT y motor 2.2 HDI de 204cv delante monta discos ventilados de 340mm y detrás discos macizos de 290mm. La potencia de frenado es correcta, le falta un poco de mordiente en el primer tramo del pedal. Y debemos hacer un poco de fuerza extra en la última parte del mismo. El sistema de frenado va asociado al ABS que en este caso es de última generación, también cuenta con ayuda a la frenada de emergencia. El sistema de frenado dispone de recuperación de energía. Muy útil a la hora de quitarle trabajo al motor para recargar la batería.

Tracción
La unidad probada traía unas ruedas de 235/45/18″ de compuesto normal. Ideales para el peso del Peugeot 508 (1735Kg aprox.) y la potencia de su motor diésel. En la prueba realizada al 508 en carreteras viradas con asfalto bueno y malo no presento perdidas de tracción, ni en salidas fuertes, cambios de rasante, apoyos en curva o curvas enlazadas. El ESP es de serie en esta versión y sinceramente en pocas ocasiones lo veremos trabajar. El excelente bastidor del 508 es capaz de proporcionar una alta seguridad en todo tipo de vías.

Estabilidad
El Peugeot 508 GT dotado del motor diésel 2.2 HDI se muestra estable a la vez que muy confortable. Su principal baza es el ser más deportivo de la gama, y lo borda. Es también muy confortable a la vez que ágil, su peso le lastra mucho, y se deja notar en la estabilidad si ponemos en aprietos al bastidor. Una vez fuera de la zona de curvas cerradas el Peugeot da lo mejor de sí, el empuje de su motor es muy bueno y el bastidor es capaz de digerir curvas abiertas a alta velocidad si apenas moverse, con una calma pasmosa que no se ve afectada por nada. Lo principal el CONFORT con tintes de deportividad.

Reposacabezas
El Peugeot 508 SW GT homologa 5 plazas útiles, todas ellas con reposacabezas, los delanteros regulables en altura e inclinación. Los traseros son regulables sólo en altura.

Cinturones
El Peugeot 508 SW GT equipa cinco cinturones del tipo estándar que se componen de tres puntos de anclaje, los delanteros traen pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado al emprender la marcha.

Bebes y Niños
Es sin duda un vehículo muy apropiado para un uso familiar, su espacio interior y una excelente capacidad de maletero le convierte en idóneo para este cometido. El maletero cuenta con 518l de capacidad. El acceso a las plazas trasera es mas que correcto. No tendremos problemas al introducir la sillita del bebe.

Airbags
El Peugeot 508 SW GT viene bien surtido de Airbag por todo el habitáculo con un total de 9, que son de conductor y pasajero, laterales, de cortina, etc..

Euroncap
En el test de seguridad euroNCAP del Peugeot 508 SW GT obtiene cinco estrellas para pasajeros, cinco para bebés y cuatro para peatones, es evidente el buen trabajo realizado.

Recuperaciones
El 508 SW tiene un alto peso dado su tamaño, que asociado al motor diésel HDI de 204CV y una caja de seis relaciones automática da unas recuperaciones más que correctas. Acelera de 0 a 100km/h en 8,4 segundos. Realiza el 0 a 1000m en 29,2 segundos. Son buenas cifras que en la práctica pudimos comprobar lo bien que va el 508 con el 2.2 HDI. Su velocidad máxima es de 232 km/h.

Caja de Cambios
En la versión GT del Peugeot 508 el cambio es automático, más concretamente se trata de una caja de cambio CAS. Una caja automática de 6 marchas. Esta caja CAS no es novedad, ya lleva montándose en varios modelos del grupo PSA. Se trata de una caja automática mediante convertidor de par. En este Peugeot 508 2.2 HDI GT su funcionamiento es realmente bueno. Muy rápido y de fácil uso. Dispone de un programa Sport donde los cambios se suceden a mayor velocidad y otro modo para cuando el asfalto esta frio, con lluvia o nieve/hielo. Limitando la entrega de PAR del motor. Y, al margen de los modos citados, dispone también de cambio secuencial, desde la palanca o por levas detrás del volante.

Circulando por Carretera
El comportamiento demostrado por el Peugeot 508 en carretera es muy bueno, su larga batalla, un buen esquema de suspensiones nos da un buen paso por curva con gran comodidad. Los consumos obtenidos por carretera fueron relativamente bajos, no paso en ningún momento de 7,0 litros/100Km. Respetamos en todo momento los límites de la vía. El consumo homologado por la marca (4,7l/100Km) para carretera está un poco lejos del que nosotros obtuvimos.

Circulando por Autopista
En un vehículo como este, lo que principalmente busca su comprador es la calidad y el confort de marcha. En este caso el 508 GT cumple con creces con esa expectativa. Su alto nivel de insonorización en el interior del habitáculo hace inaudible el traqueteo del propulsor diésel, ni siquiera se notan las vibraciones en la palanca de cambios o en el volante. El 508 una vez ya lanzado en autopista y con la sexta engranada consigue un consumo muy bajo, dándonos una alta autonomía en viajes largos. Superior en todo caso a los mil kilómetros, que siendo cautelosos con el acelerador podemos ver autonomías de hasta 1200km. El consumo medio en este tipo de vía es de 5,9 litros a los 100km. Nuestro consumo medio no fue tan bajo pero anduvo muy cerca. 7,2 litros a los 100 km.

Circulando por Ciudad
En las urbes más concurridas su tamaño cercano a los cinco metros puede resultarnos un poco engorroso, ya que no es lo mismo encontrar sitio para un pequeño compacto o para el Peugeot 508, pero, son males menores. El Peugeot por ciudad se desenvuelve a las mil maravillas, los consumos son bajos, nosotros obtuvimos a lo largo de la prueba un consumo medio de 8,5l/100Km y el homologado por la marca es de 8,1l/100km, por lo tanto no nos quedamos muy lejos.

Calidad de Acabados
Los acabados están al nivel de un BMW o Audi. La calidad se respira nada más entrar en el coche.

Calidad de Materiales
Los materiales utilizados en el Peugeot 508 son de buena calidad, no presentan problemas. Los plásticos al tacto son blandos.

Conclusiones
En conclusión, y realizando una breve comparación entre el Peugeot 508 SW GT y el 508 RXH HYbrid4. Ambos con potencias cercanas. Sin duda, el GT se muestra más prestacional y contundente en la entrega de potencia. Ahora bien, en cuanto a consumos el RXH es un aventajado gracias a su sistema HYbrid4. Que le permite un bajo gasto de carburante. Donde el 2.2 HDi ya cuenta con un consumo bajo, pero los 204cv chupan si los necesitamos. Ambos se muestran muy confortables en marcha. El GT nos permite algún que otro lujo por carreteras reviradas. Donde el RXH, por su mayor peso en el eje trasero se muestra con peores resultados. Pero no por ello es peor. Cada es bueno en su terreno. No olvidemos que el Peugeot 508 GT dispone de unas suspensiones más firmes. Que se dejan notar y mucho a la hora de conducirlo. Sujetan muy bien el coche.

A favor: Excelentes prestaciones, buena insonorización interna, acabados
A mejorar: Boca del maletero algo alta.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Daniel Galdeano Martínez


      

Comenta o Pregúntanos