Por

Prueba Seat León 2.0 TDI 150cv DSG

Seat León 2.0 TDI 150cv DSG

El nuevo Seat León poco a poco se va haciendo hueco en el mercado de los compactos. Su antecesor, fue un modelo que, hasta el final de sus días obtuvo una buena cantidad de ventas. El nuevo León empezó con acabados y motorizaciones más bajas, que en poco tiempo se han ido completando con la llegada de las versiones FR. A falta, naturalmente, de las versiones Cupra. Anteriormente probamos el León con motor 1.2 TSI de 105cv y acabado Reference. En esta nueva prueba, hemos tenido la oportunidad de ponernos al volante del Seat León con acabado Style y motor 2.0 TDI de 150cv asociado a un cambio DSG. Este mismo propulsor probamos en la presentación regional de Seat hace poco más de un mes. En esta ocasión con cambio manual de 6 relaciones. En los poco más de ciento y pico kilómetros que recorrimos con él. Se mostró muy capaz en aceleraciones y en su forma rápida de ganar velocidad. Nuestra unidad, gracias al cambio automático DSG aún era mejor y más cómoda para un uso urbano. Del 2.0 TDI poco se puede decir que no se haya dicho ya. Las sucesivas actualizaciones de este bloque lo van convirtiendo en un motor más refinado, con menor consumo y mayor potencia. Y en esta versión de 150cv dispone de un buen empuje con un consumo muy bajo para dicha potencia. Por encima de esta potencia podemos optar por la versión más potente en diésel. El 2.0 TDI de 184cv. Mayor potencia con un consumo muy contenido.

Visibilidad
El nuevo Seat León se comercializa en versión cinco puertas, y, a partir de hace unos días en su versión 3 puertas SC. Las lunas traseras laterales son generosas. No tanto así la trasera, que disminuida por el tamaño de los reposacabezas nos dificulta, en parte, la visión. Por otra parte, la visibilidad delantera es correcta, los pilares A de un grosor considerable y que ya no intercalan una pequeña luna en el mismo, no contemplan dificultad para el conductor. Ni una resta potencial de visibilidad. Sólo en ocasiones de curvas cerradas a izquierdas o en una simple rotonda notaremos esa pequeña falta de visión por el grosor del pilar A. Nuestra unidad de pruebas equipaba proyectores dotados de lámparas LED. El nuevo Seat León permite a su comprador disponer de dos sistemas de alumbrado diferente. El de serie, halógenos de doble parábola. Dan una cantidad de luz correcta. Quizás se echa en falta mayor anchura de la vía iluminada y mayor potencia para las luces de cruce. La segunda opción es novedosa en este tipo de vehículo. Un sistema de diodos luminosos para las luces de cruce y de carretera. Después de probarlos durante unos días, si bien no están a la altura de los ya probados de marcas como Audi o BMW. Sí que dan una iluminación potente. Y con una duración de vida alta. Quizás, acostumbrados al uso de faros de xenón los de LED nos parezcan con menor potencia. Pero en absoluto sucede así. Seat con el León es el primer compacto en introducir esta tecnología. Que en poco tiempo estará en más compactos.

Impresiones de Conducción
A falta de probar las versiones FR, que vienen más preparadas para una conducción más decidida por sus ajustes mecánicos y en el bastidor. Hemos hecho lo propio con la unidad probada. EL 2.0 TDI dispone de 150cv, suficientes para todo uso. Y por qué no, para ir a nuestra carretera de curvas. Dónde se deja notar el buen empuje de este propulsor. La suspensión, tirando a blanda, es capaz de mantener bien los balanceos de la carrocería. Realiza el 0 a 100 km/h en tan sólo 8,4 segundos. Con una velocidad máxima de 211 km/h. El 0 a 1000m lo completa en 29,3 segundos.

Frenada
El equipo de frenos en la versión Style del Seat León es suficiente para un uso normal y también para un uso más intensivo. Aguantan bien frenadas fuertes. Detrás monta discos de 253mm. Los delanteros son ventilados de 288mm. La capacidad de frenada de este equipo de frenos está más que probada, y por suerte nuestra unidad de prensa no estaba excesivamente castigada y maltratada. Y sus frenos cumplían más que correctamente. Una vez puestos a prueba en un puerto de montaña supimos con certeza que con un uso excesivo los frenos del León 2.0 TDI Style dan la talla.

Tracción
Como todo compacto de marca “generalista” la tracción es delantera. Es decir, el eje delantero es el encargado de soportar la potencia que el motor le envía, más concretamente los neumáticos. Qué en nuestra unidad eran francamente buenos y estaban a la altura de las prestaciones del León. Dispone de control de tracción y de estabilidad de serie. Ambos desconectables en cualquier momento o circunstancia. El ESP aun estando desconectado del todo, queda latente por si surgiera algún imprevisto poder actuar y que el susto quede en eso, sólo un susto. El León no acusa problemas de tracción, ya podemos darle un “zapatazo” al acelerador en primera marcha que el control de tracción hará su trabajo y saldremos sin patinar.

Estabilidad
Naturalmente el acabado Style asociado a un motor como el 2.0 TDI como el aquí probado no busca aspiraciones totalmente deportivas. Su estabilidad es más que correcta en todo caso. Siendo un vehículo que nos permite mucho en zonas reviradas. Donde el límite lo pondrán los neumáticos antes que el propio vehículo. Transitando por nuestra zona habitual de curvas pudimos comprobar lo bien que funciona el nuevo bastidor del Seat León. El motor, nos proporciona un excelente empuje en todo momento. Estirando con fuerza hasta pasadas las 4000 revoluciones.

Reposacabezas
El Seat León ya sea con el acabado más alto o con el acabado más básico homologa cinco plazas. Dispone de cinco reposacabezas, los delanteros regulables en altura e inclinación. Los traseros sólo son regulables en altura. Algún día las marcas prestaran más atención a esta medida de seguridad y además de hacerlos reclinables detrás, los harán activos. Esperemos que sea pronto.

Cinturones
Como sucede en el caso de los reposacabezas, el León Style trae cinco cinturones estándar de 3 puntos de anclaje. Si ya con este tipo de cinturones de 3 puntos de anclaje mucha gente no se lo pone, no queremos pensar que pasaría si tuviéramos que utilizar un cinturón tipo arnés como en competición. Que todo sea dicho, pero este tipo de cinturón es infinitamente más seguro en caso de accidente, pero resulta incómoda su colocación en día a día. Desde aquí pedimos que se pongan el cinturón, es un seguro de vida, y bien ceñido al cuerpo.

Bebes y Niños
En este aspecto el León Style es completamente valido para un uso familiar, sus cinco puertas, buen maletero (380L) le hacen ideal para el cometido. Solo tiene algunos contras, una boca de maletero demasiado alta. Y unas plazas traseras algo justas de espacio. Pero por lo general es viable para este uso. Dispone de anclajes ISOFIX en los asientos traseros.

Airbags
En cuanto a seguridad el León Style cuenta con un buen surtido de Airbag, de serie trae 9. Y no dispone de más, ni como opción. Incluye el Airbag de rodillas para el conductor.

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Seat León obtiene: 5 estrellas para la protección de ocupantes y 4 estrellas para la protección infantil un total de 36 puntos sobre 39.

Recuperaciones
Como ya hemos ido comentando a lo largo de la prueba, el Seat León Style 2.0 TDI permite muy buenas recuperaciones. El 0 a 100 Km. /h lo realiza en 8,4 segundos. Una cifra muy correcta, que en la práctica nos hace ver que el León Style 2.0 TDI no es un vehículo lento y que a la hora de realizar un adelantamiento el motor dará lo mejor de sí.

Caja de Cambios
Cambio automático de seis marchas, con dos programas de conducción, el D más tranquilo y conservador, cambia a pocas vueltas y economiza combustible, y el S, versión deportiva y más radical de este cambio, mantiene el motor en la zona óptima de potencia, las aceleraciones son fulgurantes. Y, por último, tenemos el modo secuencial que podemos utilizar accionando las levas del volante o la propia palanca del selector de marchas. El único pero que se le puede poner a este rapidísimo cambio son las bajadas de marchas que son un tanto lentas y dan una sensación de vacío unos instantes que se hacen eternos, por lo demás es excelente. Con cada actualización mejora.

Circulando por Carretera
En carretera el nuevo Seat León nos sorprende con unos consumos verdaderamente bajos, pudiendo obtener medias por debajo de los 6 litros sin problemas. Eso sí, respetando en todo momento los límites de la vía por la que circulemos. Según datos en ficha técnica el consumo medio en este tipo de vía es de tan sólo 3,8 litros a los cien km. Increíble! Nuestro consumo y teniendo en cuenta que no fuimos muy cuidadosos con el acelerador después de más de 250 km por carreteras nacionales con varios puertos, el ordenador nos marcó un consumo de 5,5 litros a los 100km. En ocasiones a lo largo de la prueba bajo hasta los 5/5,2 litros a los 100km. Con un depósito de 55 litros podemos realizar tranquilamente más de 800km si nos lo proponemos.

Circulando por Autopista
En autopista, su comportamiento es noble, responde a las exigencias de su conductor sin miramientos. Destacar su buen aislamiento. El motor es casi imperceptible a poco menos de 2000 revoluciones. Solo se deja escuchar el rodar de los neumáticos. La suspensión filtra correctamente, aunque el asfalto este en mal estado. El consumo en este tipo de vías es ajustado y no supera los 7 litros a los 100 km. El consumo homologado según ficha es de 4,4 litros a los 100km recorridos.

Circulando por Ciudad
En ciudad el buen PAR del motor disponible desde tan sólo 1750 revoluciones nos facilitara muchos su conducción. Teniendo fuerza desde muy abajo. El Seat León con este propulsor diésel se presenta muy cómodo para un uso en ciudad. Ayudado por el cambio DSG es ideal para un uso urbano.

Calidad de Acabados
En cuanto a los acabados, es notable la mejoría que este nuevo Seat León ha sufrido. Los acabados están a la altura de sus hermanos los Volkswagen.

Calidad de Materiales
Los materiales empleados en el Seat León Style son correctos, tanto los plásticos de tactos gomosos, como las telas.

Conclusiones
Resumiendo, el Seat León, el nuevo Seat León, poco a poco va a ir ganando fuerza en el mercado de los compactos. Es un nicho muy grande, pero el León tendrá su espacio. Dispone de varios acabados y un buen surtido de potencias y mecánicas. Desde motores pequeños a los asociados a las versiones FR. De 184cv y 180cv. Ambos muy prestacionales y con bajos consumos y emisiones. A falta del León Cupra, estos son los más potentes y topes de gama.

A favor: Motor, consumos, habitabilidad.
A mejorar: Respuesta del motor en altas poco contundente, altura boca maletero.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Daniel Galdeano Martínez


         

Comenta o Pregúntanos