Por

Prueba BMW M135i

BMW M135i Aut (3)

Actualmente en la gama del Serie 1 el M135i es la versión más potente, a la espera de una versión M “de verdad”. Ya que el M135i es un “M Performance”. Lo que viene a ser un BMW M, pero más desinflado. A nuestro juicio, y después de probar el anterior BMW 135i Coupé y su hermano mayor el BMW 1M. Todos ellos con el mismo bloque motor pero con diferentes potencias. El M135i es un coche muy rápido y fácil de conducir si tenemos los controles activados en el modo Sport. En el modo Sport+ la cosa se complica y mucho si no tenemos buenas manos. Domar los 320cv directos al eje trasero será difícil. Y más de un susto nos llevaremos. El 3.0 L6 de 320cv y tecnología twin scroll es un portento a la hora de entregar la potencia. Dispone de unos bajos demoledores gracias a su alto PAR. A poco más de 1300 revoluciones ya empuja con fuerza hasta las 6000 revoluciones, estirando hasta las 7000rpm. Es un motor muy lleno en todo el régimen de giro. Permite hacer uso de marchas muy largas, con el consabido ahorro de carburante, otra de las bazas de este BMW M135i. Después de una semana de uso y cerca de 900 km con él, hemos realizado diferentes tipos de conducción. Desde una conducción deportiva a una conducción completamente relajada haciendo uso del modo “ECO Pro” buscando el menor consumo. Es un vehículo ideal para todo uso. Hemos visto en el ordenador de a bordo en más de una ocasión medias de 7 litros y pico. Y sin mucho esfuerzo. Teniendo en cuenta la cilindrada y potencia del motor es increíble obtener estas cifras de consumo. Naturalmente en una conducción decidida es fácil ver consumos de 18-20 litros a los 100km recorridos. Haciendo uso continuo de su máxima capacidad de aceleración. Pero no todo en el M135i es su poderoso propulsor. Que si bien es una parte muy importante en un vehículo de corte deportivo. También entran en juego partes como el sistema de frenado o la suspensión. Todo en este M Performance está preparado para soportar las exigencias de su conductor. Realizando una breve comparativa entre el BMW 135i Coupé de 306cv, el BMW 1M de 340cv y el objeto de esta prueba. Todos ellos dotados del mismo propulsor, pero con diferencias a parte de la potencia. Si tengo que catalogar este M135i sin duda lo pondría mucho más cerca de su hermano mayor el 1M que del anterior 135i Coupé. Que nos pareció si bien potente, más aburguesado que este M135i el cual sorprende a la hora de conducirlo.

Visibilidad
El Serie 1 de BMW no presenta problemas en cuanto a visibilidad. Los puntos flacos de todos los vehículos en el Serie 1 están bien resueltos. Buena visión trasera directa y gracias a la opción de cámara de vídeo trasera podemos ver aun con más detalle lo que hay detrás de nuestro vehículo. La visión lateral/delantera es correcta. Los pilares A no molestan. Nuestra unidad contaba con un sistema de ayuda al estacionamiento, evitando golpear objetos que no vemos por los espejos, o a simple vista. Este sistema se compone de una serie de pitidos audibles que según nos aproximamos al objeto se irán haciendo más repetitivos hasta terminar en un pitido continuo si tocamos al objeto. Además del sistema acústico, la pantalla principal donde se manejan las opciones del automóvil nos proporciona con gráficos la proximidad del objeto. Faros bi-xenon con una excelente luz. Y luces diurnas de led además de los típicos “Angel Eyes” de BMW.

Impresiones de Conducción
Habiendo probado con anterioridad el 135i Coupé de la anterior generación y el 1M era casi obligado echarle el guante al actual M135i. Y sobre todo teniendo en cuenta la reciente salida al mercado de la Serie 2 de BMW y su versión M235i. Hermano gemelo del M135i sólo que en versión Coupé. Una vez al volante del M135i pudimos observar diferencias evidentes con su antecesor. Al margen de una mayor potencia disponible, es la manera de entregarla, está siempre disponible. El trabajado sonido del motor, admisión y escapé. Aunque esto tiene truco. Al igual que sucede en el BMW M5, el sonido tan bonito que se oye dentro del habitáculo no es del todo real. Es más bien artificial y procede de los propios altavoces del equipo de música. Puede parecer en un principio una herejía teniendo el motor de 6 cilindros en línea debajo del capó que ya de por si suena a gloria. Pero os aseguro que no suena para nada mal este sonido “artificial”. Y “casi” no se nota. Por otra parte, desde fuera sí que se puede escuchar la perfecta y real sinfonía del motor y escape. Lo esperado para un vehículo así. A lo largo de la prueba hemos podido hacer uso de todos los modos de los que dispone el M135i. Desde el más común: confort, pasando por el Eco Pro, Sport y Sport+. Este último desconecta los controles de tracción y estabilidad. Y os aseguro que si “controláis” un poco al volante os lo pasareis pipa con este modo Sport+. Permite llevar la voz cantante al conductor. Que ya es decir mucho hoy día. Si queréis exprimir las cualidades del motor del M135i sin miedo y con los controles puestos, el modo Sport es sin duda el ideal, es más permisivo que en Confort pero a fin de cuentas cortara gas cuando la cosa se desmadre demasiado. Realiza el 0 a 100km/h en tan sólo 4,9 segundos con cambio automático y propulsión trasera. Completa el 0 a 1000m en 23,8 segundos y su velocidad esta autolimitada a 250km/h.

Frenada
BMW además de montar motores de última tecnología también cuenta con unos de los mejores sistemas de frenado. Se componen de frenos de disco en ambos ejes. En este caso 338mm delante con pinzas de doble pistón y 324mm detrás, ambos son ventilados. Gracias al buen tamaño de los discos y a unas pinzas con buen mordiente detener el M135i es coser y cantar. A la hora de poner a prueba los frenos pudimos observar cómo cuanto más abusamos de ellos mejor respondían, algo que hasta la fecha no nos había pasado nunca con unos frenos convencionales. ABS de última generación. Ayuda a la frenada de emergencia.

Tracción
BMW es de las pocas marcas que utiliza propulsión en vez de tracción delantera. Todos sus modelos a excepción de los tracción total xDrive la utilizan. La propulsión no es más que otro sistema de trasmitir la potencia al suelo. Antiguamente sin sistemas electrónicos, como el control de tracción o el ESP un automóvil de propulsión podía ser peligroso en manos inexpertas, y más aún si la calzada estaba mojada. Hoy día esto ya es parte del pasado, son vehículos dóciles que con todos los sistemas conectados harán lo que le pidamos en todo momento. Eso sí, con los sistemas desconectados recomendamos cautela con el acelerador y estar en una zona retirada de la circulación si se quieren probar los limites o pasar un buen rato. Los 320cv del M135i nos pueden dar más de un susto sin los controles electrónicos activados. El BMW M135i está disponible con tracción trasera como el aquí probado o con tracción total xDrive.

BMW M135i Aut (9)

Estabilidad
Desde que apareció el sistema Run-Flat BMW equipa a todos sus vehículos con este tipo de neumáticos. Estos neumáticos además de una vez pinchados poder ser usados unos cientos de kilómetros hasta su cambio, también tienen una carcasa más dura, que ayuda a poder usarlos una vez pinchados. La carcasa más dura, resta confort y vuelve al vehículo algo rebotón en el apoyo en curva, esto se nota en la estabilidad del mismo. El eje trasero es el que más evidencia este fenómeno, sus neumáticos de 245/35/18″ lo acusan si vamos al límite en curvas. Por lo demás el M135i es tremendamente estable y en nuestras carreteras españolas nos será complicado poner a su bastidor en apuros, a no ser que vayamos muy pasados. El ESP (desconectable) hace acto de presencia pocas veces y poco tiempo, deja actuar al conductor antes de ponerse en marcha. Nuestra unidad contaba con la suspensión de serie. No permitía la regulación de la dureza. Con esta suspensión el comportamiento del M135i en carreteras reviradas es francamente bueno, quizás se echa en falta un plus de dureza del tarado del amortiguador en curvas enlazadas. En un uso en ciudad el tarado no excesivamente seco permite hacer uso de este vehículo sin problemas.

Reposacabezas
El BMW serie 1 homologa cinco plazas útiles, por lo tanto dispone de cinco reposacabezas. Los delanteros regulables en altura e inclinación. Los traseros también son regulables en altura e inclinación.

Cinturones
Como en el caso de los reposacabezas, el BMW serie 1 Coupé dispone de cuatro cinturones del tipo estándar de tres puntos de anclaje. Los delanteros con pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado.

Bebes y Niños
El M135i es válido para un uso familiar, dispone de anclajes ISOFIX en los asientos traseros. Solo es penalizado a nuestro juicio en el acceso a las plazas traseras. Que por supuesto es algo dificultoso al introducir una sillita de bebe en su versión de 3 puertas. El maletero (360L) dispone de suficiente espacio para llevar todo lo necesario para los niños.

BMW M135i Aut (10)

Airbags
En cuanto a seguridad pasiva, el BMW monta ocho Airbag de serie en sus versiones compacta de la Serie 1.

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el BMW Serie 1 obtiene: 5 estrellas para la protección de ocupantes y 4 estrellas para la protección infantil un total de 35 puntos sobre 39.

Recuperaciones
En el campo de las recuperaciones el M135i es soberbio, su motor turbo gasolina da lo mejor de sí a medio/alto régimen, ganando velocidad rápidamente. Podemos realizar incorporaciones o adelantamientos tremendamente rápido evitando así el riesgo de estar más de lo deseado en el carril contrario en carreteras de doble sentido. El motor presenta la potencia de manera contundente desde bajas vueltas hasta las 7000 revoluciones. La potencia máxima la da a tan sólo 5800 revoluciones. Dispone de 450 Nm desde las 1300 revoluciones hasta 4500.

Caja de Cambios
BMW ha escogido un cambio automático de siete relaciones para la versión M135i.

Este cambio además de soportar una gran cantidad de par, es muy rápido, cómodo y fácil de usar. Dispone de varios modos de uso. Modo normal “D” este modo es el más usado, cambia de marchas con suavidad sin presentar tirones. Apura las marchas lo que nosotros le solicitemos. Modo “S” el modo deportivo es otro cantar si estamos en marcha y pasamos a este modo lo primero que hará será reducirnos una marcha dotando al motor de mayor empuje. Con este modo las marchas se apuran hasta el corte de inyección, aunque siempre podemos usar el modo secuencial y cambiar de marcha cuando veamos conveniente, dentro de unos límites, ya que la caja automática protege los sobre regímenes y no nos dejara subir una marcha si el motor va bajo de vueltas. O al contrario, si va muy alto de vueltas no dejara bajar marcha. También tenemos a nuestra disposición el botón que permite cambiar de modo al lado de la palanca de cambios, realiza cambios en la dirección, suspensión (si se dispone de la opcional), caja de cambios y sistemas de ayuda electrónica. La entrega de la potencia del motor se vuelve más repentina y violenta.

BMW M135i Aut (4)

Circulando por Carretera
En carretera el comportamiento del BMW M135i es soberbio. Se pega al asfalto como una lapa. Su suspensión deportiva M minimiza al máximo las inercias y balanceos no deseados a la hora de sacarle el potencial al 6 cilindros en línea. En una conducción decidida el M135i nos dará muchas satisfacciones, no solo en su manera tan contundente de acelerar. Su sonido ya de por si enamora e invita a realizar una escapadita a carreteras de montaña. La excelente puesta a punto del bastidor y que los frenos nos permite estar muy tranquilos a la hora de sacarle jugo a este pequeño BMW. En una conducción más tranquila el M135i sorprende de lo bien que va. Su caballería disponible para cualquier uso es un plus de seguridad muy alto, y lo mejor de todo, los consumos, son razonablemente contenidos si tenemos en cuenta la potencia debajo del capó. Homologa un consumo para este tipo de vía de 5,8 litros a los 100km recorridos. Es un consumo optimista, ya que es difícil bajar los de 7,5 litros a los 100km.

Circulando por Autopista
En autopista el buen aislamiento del motor y de todo en general provoca un alto confort de marcha. La suspensión de nuestra unidad era la de serie, que aun siendo algo seca se porta correctamente filtrando baches, desniveles, cambios de rasante o juntas de dilatación. Lo más destacable en autopista/autovía es el buen consumo, y la alta autonomía que presenta. Podemos llegar a hacer cerca de 650km si no abusamos de las prestaciones del motor. Nuestro consumo medio se quedó en este tipo de vías en solo 8 litros a los 100km.

Circulando por Ciudad
En la gran urbe el BMW M135i no pasa desapercibido para los viandantes. Su línea juvenil atrae más de una mirada. En cuanto a la utilización del M135i en ciudad, solo se acusan unos consumos más altos, una dureza de suspensión algo más notoria al paso de badenes o resaltos. Y un tacto incomodo en arrancadas, ya que el paso de primera a segunda es demasiado brusco. El consumo medio obtenido por el equipo de pruebas fue cercano a los 12 litros, haciendo una gran cantidad de kilómetros de todo tipo en ciudad.

Calidad de Acabados
Como es norma en BMW acabados de calidad, sobrios pero con una alta calidad en sus materiales, encaje de las piezas correcto entre sí.

BMW M135i Aut (31)

Calidad de Materiales
Materiales de alta calidad empleados en el M135i “M Performance”

Conclusiones
En resumen, el BMW M135i es actualmente la versión más prestacional de la gama Serie 1 de BMW. A falta de una versión M de pura cepa. Aunque este M135i ha sido catalogado como un “M Performance” poco tienen que envidiarle a los M puros. Si esta versión descafeinada va tan bien, no queremos imaginarnos lo bien que ira el futuro 1M-2M. No queremos imaginárnoslo, ¡queremos probarlo!

A favor: motor, consumos, prestaciones
A mejorar: ruido de rodadura (neumáticos), altura boca de maletero, acceso a plazas traseras (3puertas).

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Daniel Galdeano Martínez

 

Comenta o Pregúntanos