Por

Prueba Audi A3 Sportback 2.0 TDI 184cv Quattro

Audi A3 Sportback 2.0 TDI 184cv Quattro

Esta semana probamos la versión más familiar y a la vez deportiva del Audi A3. Hablamos de la versión Sportback. Ya conocida en la anterior edición del Audi A3. Y que tan buenos resultados ha dado. Este nuevo A3 Sportback dispone de una imagen más seria y, dependiendo del acabado seleccionado y paquetes extra más deportiva. La unidad probada venia alicatada hasta el techo de todo tipo de opcionales. Externamente los paquetes S-Line le otorgan una imagen muy cercana a la del nuevo Audi S3. Por ejemplo, las llantas montadas eran idénticas, salvo el color de las mismas a las que tenía el Audi RS3 que aquí probamos hace un par de años. Dentro del A3 los asientos deportivos que rezan “S-Line” también son de ayuda tanto visualmente como a la hora de conducir. Forrados en piel y de regulación eléctrica, sujetan correctamente el cuerpo en zonas reviradas. El interior del Sportback es idéntico al del A3 “normal”. No hay diferencias entre ellos. Las diferencias residen en un mayor espacio de carga en el maletero. Disponiendo de 380 litros de capacidad de carga. No es gran cosa para tratarse de un vehículo familiar. Al margen de aspecto visual, muy logrado en la unidad probada. La mecánica de la misma era la más potente en la gama diésel. El archiconocido 2.0 TDI, que en esta ocasión produce una potencia de 184cv. Que en conjunto con la tracción Quattro y la caja de cambios de doble embrague S-Tronic podemos sacarle todo su jugo. Y es que los casi 200 cv de este propulsor diésel dan mucho de sí. Es un vehículo que por su naturaleza es facil de conducir y noble en reacciones. Aun poniéndolo al límite, su bastidor es capaz de hacer el trabajo fácil para el conductor. Sin duda la tracción Quattro es una ayuda muy grande en este aspecto. Y lo es también, la suspensión deportiva del pack S-Line, que rebaja la altura del vehículo y dota de mayor dureza a la amortiguación. Mitigando todo lo posible los movimientos de la carrocería en momentos de máxima exigencia. Hace unos meses tuvimos la oportunidad de probar en profundidad el Volkswagen Golf GTD, que comparte mecánica con el A3 Sportback aquí probado. Las diferencias entre ambos son pocas y casi se pueden contar con los dedos de una mano. Naturalmente hablamos a nivel dinámico. En ambos compactos el 2.0 TDI los catapulta de manera rápida. Y en el caso del Golf GTD con un sonido atípico para una mecánica diésel. Un sonido ronco, casi cercano al de un V8. Es gracias al paquete “Sound” opcional. Una lástima que el Audi A3 Sportback no haya querido hacer uso de esta tecnología. Hubiera rizado el rizo, pero, seguramente, y viendo que es un Audi no “deportivo” no hubiera cuajado. Que menos que como opción estuviera disponible.

Visibilidad
El nuevo Audi A3 Sportback no modifica mucho sus formas como para tener problemas de visibilidad para su conductor. La verdad es que en este aspecto el Audi aprueba con buena nota. La unidad probada disponía de faros de leds para todo. Tanto delanteras como trasera e interior del vehículo. La capacidad lumínica de los faros de leds del nuevo A3 Sportback es cuestionable si estamos acostumbrados a la potencia lumínica de los faros de xenón. Puede resultarnos que los faros de diodos luminosos no iluminan igual de bien que los ya superados faros bi-xenon. Y la verdad, a lo largo de la prueba dependiendo de la carretera teníamos nuestras dudas. Si bien es cierto que es una tecnología que está empezando, y compararlo con el xenón que está más que probado es dar como ganador al xenón. Por nuestra parte nos pareció que el A3 con este tipo de faros tiene una iluminación suficiente para cualquier uso. En noche cerrada se ve con claridad y las luces de largo alcance funcionan como cabría esperar.

Impresiones de Conducción
El motor que equipaba la unidad probada no es otro que el ya más que extendido 2.0 TDI Common Rail, esta vez en su variante más potente de 184cv. Dicho motor se muestra muy voluntarioso a la hora de entregar lo mejor de sí. Tenemos una franja pequeña de revoluciones donde tendremos la mayor potencia del propulsor, esta franja empieza un poco antes de las 2000 revoluciones acabando drásticamente en las 4200 revoluciones. Si queremos potencia lo mejor es tener el motor dentro de este margen de revoluciones, donde notaremos la patada del turbo y los 184cv en acción. Pero no todo es un buen motor, el A3 Sportback cuenta con una estabilidad muy trabajada, otorgándonos un paso por curva alto y de fácil control. Con esto nos referimos a que el A3 Sportback es una verdadera lapa, se agarra muy bien al asfalto, parte de este logro está en la tracción total Quattro de última hornada. Realiza el 0 a 100 km/h en tan sólo 6,9 segundos. Su velocidad máxima es de 230 km/h.

Frenada
Los discos montados en el Audi A3 Sportback con motor 2.0 TDi de 184cv son de unas dimensiones más que generosas, los delanteros son de 312 mm., ventilados. Los traseros macizos son de 286 mm. Cuenta con ABS de última generación y ayuda a la frenada de emergencia. El equipo de frenos se mostró a lo largo de toda la prueba capaz y sin motivos para desfallecer, no se hizo un uso reiterado de los frenos. En una conducción normal con dicho equipamiento tenemos una buena capacidad de frenada.

Tracción
La unidad probada era tracción total, pero podemos compra el A3 Sportback con tracción delantera. Con la tracción Quattro y el alto par motor del propulsor diésel podemos realizar salidas rápidas desde parado sin perdidas de adherencia. Una vez en marcha es difícil apreciar perdías de tracción, el buen tarado de la suspensión minimiza las perdidas, y además contamos con el control de tracción que asociado al ESP, que mitiga del todo las perdidas posibles de tracción. A la hora de realizar la prueba dinámica en zonas reviradas no apreciamos pérdidas ni deslizamientos acusados en el Audi A3 Sportback, es más, decir que el límite de pérdida de adherencia de este vehículo con un buen calzado es muy alto.

Estabilidad
Gracias al corto recorrido de la suspensión y la dureza de la misma (Pack S-Line), el aplomo de este vehículo en curvas es soberbio, no se aprecian movimientos excesivos del chasis en curvas enlazadas. El Audi A3 SB cuenta con ESP de serie, además de la opción de poder regular la suspensión electrónicamente, que a la hora de buscarle las cosquillas al coche es un plus de seguridad en zonas viradas.

Reposacabezas
Los reposacabezas delanteros son regulables en altura e inclinación, no son activos. Los traseros solo son regulables en altura. Tampoco son activos.

Cinturones
El Audi A3 Sportback, cuanta con cinco cinturones del tipo estándar, 3 puntos de anclaje, van dotados con pretensores pirotécnicos.

Bebes y Niños
La versión Sportback del Audi A3 está pensada para un uso más familiar, con un mayor espacio de carga en el maletero. Se hace ideal para el transporte de nuestro hijos o bebe, podemos llevar todo los bártulos necesarios que el maletero cuenta espacio suficiente. Los asientos traseros (Opcional) vienen provistos de anclajes ISOFIX, que nos facilitan a la hora de anclar la silla de nuestro bebe.

Airbags
En seguridad activa el Audi A3 Sportback esta muy completo, cuenta con 9 Airbags de serie, de conductor, acompañante (desconectable), de cortina delanteros y traseros, laterales también delanteros y traseros. Todo lo que sea por la seguridad de los ocupantes será bien recibido.

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Audi A3 obtiene: 5 estrellas para la protección de ocupantes y 4 estrellas para la protección infantil un total de 35 puntos sobre 39.

Recuperaciones
Las recuperaciones del Audi A3 SB están dentro de los que se cabe esperar de un vehículo así. El gran tirón del turbo desde las 2000 vueltas nos hará poder plantearnos maniobras y adelantamientos que con otros vehículos ni nos plantearíamos. En recuperaciones en 4ª marcha son excelentes, en quinta marcha si el motor decae de las 2000 vueltas tendremos unos segundos en los que el motor será perezoso en entregar toda su potencia, por eso lo recomendable es engranar una marcha inferior para disponer de toda la potencia en el menor tiempo. Con el cambio automático S-Tronic no tendremos que estar pendiente de en qué marcha vamos. Con pisar con decisión el acelerador el cambio S-Tronic hará el resto.

Caja de Cambios
La unidad probada venia equipada con una caja de cambios automática/secuencial S-Tronic que es idéntica a la llamada DSG por Volkswagen, Seat, Skoda. Se compone de dos embragues en seco o en baño de aceite, que puede disponer de 6 o 7 marchas. La probada en esta unidad es la de 7 marchas en baño de aceite. Que además de un mayor agrado de conducción, sobre todo por ciudad, logra unos consumos muy contenidos y unas mayores prestaciones. Siendo naturalmente más rápida cambiando que una persona no experimentada. La caja de cambios dispone de tres modos de uso, el más normal es el D, que simplemente busca una conducción tranquila con bajos consumos y subiendo marchas muy pronto. El S, que como todos sabemos, es el modo Sport, estira las marchas hasta el corte de inyección si así lo requiere la ocasión, manteniendo la misma marcha más tiempo engranada. Y por último, el modo secuencial, que nos permite cambiar de marcha a las revoluciones que nosotros veamos convenientes. No obstante existen unos sistemas de seguridad a modo de protección que imposibilitan hacer reducciones fulgurantes o intentar pasar de régimen al motor.

Circulando por Carretera
En carretera el Audi A3 SB nos sorprenderá por su alta capacidad de motricidad y agarre, es un vehículo que se puede conducir de forma muy rápida, y que también es válido para el día a día por su propulsor Diésel, tiene unos consumos muy contenidos en carretera y autopista. En carreteras con el firme en mal estado, o con desniveles por mal asfaltado, iremos pegando pequeños “botes” dentro del Audi, esto es debido a la dureza de la suspensión y su corto recorrido, también al bajo perfil de los neumáticos. Es un poco molesto pero es el pequeño precio que hay que pagar si queremos un vehículo literalmente soldado al asfalto en cada curva. El consumo en este tipo de vías y teniendo en cuenta la potencia del motor y el arrastre de la tracción Quattro. El consumo obtenido fue superior por poco a los 6 litros a los 100km recorridos. El homologado por Audi es de tan sólo 4,4 litros a los 100km recorridos. Difícil acercarse a él, pero no imposible.

Circulando por Autopista
En autopista, el Audi A3 SB con la relación más larga engranada es un vehículo muy confortable, el motor es completamente inaudible desde el habitáculo, el sonido del viento a velocidades legales de autopista es muy bajo, un trabajo excelente de insonorización del vehículo. Los consumos son otro de los puntos fuertes de esta versión dotada de motor de gasóleo. Con una conducción normal es fácil tener consumos cercanos a los 6,5 litros a los 100km recorridos, algo impensable hace unos años con 184cv debajo del pedal del “gas”. Nuestro consumo se situó cercano a lo largo de toda la prueba en unos 7 litros a los 100km recorridos.

Circulando por Ciudad
En ciudad el Audi A3 SB puede resultar algo pesado, su motor por debajo de las 1500 vueltas no tiene mucho empuje, pasado el umbral de las 2000 revoluciones los 184cv hacen acto de presencia. El Audi A3 SB contaba con un sistema de asistencia en pendientes, deja frenado el vehículo uno segundos para ayudarnos a arrancar, todo un acierto. El consumo en ciudad no es para nada alto, teniendo en cuenta los 184cv disponibles del motor. Nuestro consumo oscilo en una media de 7,5 litros en ciudad. Pudiendo alcanzar en más de una ocasión los 8 litros. El oficial se sitúa en 5,8 litros a los 100km recorridos en ciclo urbano.

Calidad de Acabados
Lo acabados de este Audi son excelentes, abundan los materiales de buena calidad y presencia. Todos los plásticos encajan de manera correcta, no apreciamos ningún crujido en los mismos. Al llevar una suspensión tan dura con el tiempo se dejaran notar los típico “grillos” en los ajustes interiores.

Calidad de Materiales
Lo materiales son de alta calidad, desde el cuero del volante hasta los plásticos de las partes bajas de las puertas.

Conclusiones
En resumen, el Audi A3 Sportback es una estupenda opción para los que quieran comprarse un Audi A3 pero por espacio no les convenza. Pues con el A3 Sportback tienen lo mejor del A3 y con mayor capacidad de carga. Lo mejor sin duda del A3, en general, son sus buenos acabados interiores, parece que estemos sentados en un vehículo de mayor categoría. El motor 2.0 TDI de 184cv es una magnifica alternativa al 1.8 TSI de 180cv si hacemos muchos kilómetros, su 184cv son más que suficientes para mover con suma ligereza al A3 Sportback.

A favor: motor, acabados, consumos.
A mejorar: rumorosidad neumáticos, falta de “punch” por debajo de las 1500 rpms.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotografía: Daniel Galdeano Martínez


     

Comenta o Pregúntanos