Por

Prueba BMW X6 3.0d xDrive

BMW X6 3.0d xDrive

El BMW X6 es la versión “deportiva” del BMW X5. Con una línea externa claramente más marcada. Unas formas muy aerodinámicas que permiten que el X6 se pueda diferenciar con un simple vistazo del X5. Ambos disponen del mismo bastidor, sistemas de suspensión y mecánicas. Son casi gemelos en muchos aspectos. A diferencia del aspecto visual, naturalmente. Hace ya más de dos años, en esta página del motor probamos el que, por aquel entonces era el BMW X5 más potente en mecánica diésel. El X5 40d. Aunque han pasado unos años y una gran variedad de coches después de ese, aún recuerdo su buen funcionamiento. Sobre todo a nivel mecánico. Su propulsor de nada menos que 306cv contaba con una buena cifra de PAR disponible y entregaba lo potencia con mucha energía. Moviendo con una soltura pasmosa las más de 2 toneladas del X5. En el caso del X6 probado, podemos decir que a pequeños rasgos se parecen y mucho. Naturalmente la potencia del X6 probado es menor, “sólo” 245cv para mover un peso en vacío de 2150kg. El empuje es francamente bueno, acelera con mucha decisión y recupera velocidad casi instantáneamente. A nivel prestacional y dado su tamaño y peso es casi heroico lo bien que funciona el 3.0d de 245cv. Y con unos consumos muy ajustados. El sonido para ser una mecánica diésel es muy bonito. Con una longitud cercana a los 5 metros y una anchura de 1983mm el X6 parece un acorazado sobre ruedas y más aún si lleva los neumáticos/llantas opcionales como llevaba nuestra unidad, que se componen de llantas de 20″ pulgadas con neumáticos de 275/40/20″ delante y 315/35/20″ detrás. Ruedas que para carretera pueden ser útiles, pero que en tierra son completamente inútiles, una anchura desmesurada que nos hará temer por ellas en cada bache o piedra. Pero es que nuestra unidad era más un vehículo de asfalto que de carretera, pero todo esto lo iremos contando en sus apartados correspondientes. El interior es como todo BMW serio, sobrio, de calidad. Materiales más que correctos y acabados a la altura del desembolso que hay que hacer para tener un vehículo así. BMW cuida de todo detalle en el interior del X6. El puesto de conducción es muy parecido al de por ejemplo un Serie 3. La altura, anchura o peso del X6 son secundarios, parece que estamos en un vehículo más pequeño en cuanto a manejo. Su motor dispone de mucho par a bajas vueltas 540Nm entre 1750 y 3000, que mueve con una soltura pasmosa los más de 2000 kilos de peso en vacío. Haciendo del X6 3.0d un vehículo muy ágil.

Visibilidad
Con todo lo grande y voluminoso que es el BMW X6 no presenta problemas en cuanto a visibilidad. Y menos aún si disponemos de sistemas electrónicos que nos ayudan en todo momento. Como opción puede contar con múltiples cámaras que ofrecen una visión clara a la hora de aparcar, maniobrar. La trasera es la que mejor definición tiene, funcionando bien de noche. Las laterales alojadas en la carcasa de los retrovisores nos ayudan a no rozar las llantas con los bordillos y para múltiples usos. Además del clásico sistema de proximidad mediante pitidos y gráficos de colores en la pantalla del navegador. Con todo esto el X6 se aparca a las mil maravillas. Nuestra unidad además de múltiples gadgets útiles montaba faros de tecnología LED auto adaptivos y retrovisores foto crómicos. Los faros otorgan una buena cantidad de luz, con las luces en modo carretera la distancia y anchura cubierta es igual que con los faros de xenón. La opción de los retrovisores foto crómicos es muy útil si el conductor que va detrás de nosotros lleva mal reglados los faros, evitándonos deslumbramientos indeseados. Tanto el retrovisor exterior como los interiores se oscurecen de manera automática si el sistema está en marcha. Vuelven a su estado original en pocos segundos.

Impresiones de Conducción
Ya había pasado por nuestras manos el motor utilizado para mover al X6 3.0d en otros modelos. En todos ellos es un motor que sorprende por sus buenas prestaciones y bajos consumos. Es un motor que puede con todo, desde muy bajas vueltas catapulta al X6 a los 100 Km. /h en tan solo 7,5 segundos. Una cifra de vehículo deportivo. Son unas prestaciones de infarto, recuperaciones increíbles. Aceleración 0 – 1000m: 28,4 segundos. Y con unos consumos muy ajustados. Pero no todo es potencia, el chasis está perfectamente afinado, las suspensiones deportivas son capaces de sujetar con firmeza el peso del X6 en zonas reviradas, otorgando una alta estabilidad al conjunto.

Frenada
No todo es un motor soberbio y potente, los frenos tienen que cumplir su función y más si hablamos de un SUV que su peso siempre es mayor. Los frenos en este tipo de vehículos sufren más de lo que nos imaginamos, soportan grandes fuerzas teniendo que detener en pocos metros mucho peso, y esto hace que se resientan si abusamos de ellos o hacemos mal uso de los mismos. El sistema de frenado del X6 3.0d es muy eficaz y nos permite muchos lujos en cuanto a frenadas fuertes, pero son también muy sensibles al uso reiterado, aun teniendo unas medidas considerables y siendo ventilados en ambos ejes puede acusar fadding si abusamos mucho de ellos. En un uso normal ni nos enteraremos de este fenómeno. Delante monta discos ventilados de 332 mm, detrás discos ventilados de 320mm. Nuestra unidad llevaba llantas opcionales, de nada más y nada menos que 20″ con un perfil muy bajo para un SUV, 35/40, con un ancho de 275/315. Estas ruedas en tierra nos dieron más de un disgusto, su bajo perfil y su gran tamaño dificultaron el poder pasar con el X6 por algún camino en mal estado. Como por ejemplo mucho barro o zonas con muchas piedras sueltas. El miedo a que un neumático se pellizque con un perfil tan bajo nos acompañaba. La marca y modelo de las ruedas era de los mejores (Bridgestone), que para un uso por carretera se comportaban de maravilla, pero por pistas forestales mejor no pensarlo, no es su fin.

Tracción
En las sucesivas renovaciones que ha sufrido el BMW X6 se implanto la tracción integral xDrive, que es capaz de discriminar de manera automática que porcentaje de potencia administrar a cada eje. Siendo en la actualidad de los mejores sistemas de tracción integral. Gracias también a esta fantástica tracción podemos sacar el máximo partido a la potencia del propulsor diésel sin perdidas de tracción de ningún tipo.

Estabilidad
Una de las principales virtudes del X6 de BMW es su asombrosa estabilidad en carretera, esto es trabajo de una suspensión más dura y orientada a un uso más para carretera que para campo. Por eso destaca la buena estabilidad que tiene y paso por curva, sin desmerecer gran parte de culpa a los “rodillos” que lleva por ruedas, su agarre es increíble en situaciones comunes. El X6 cuenta con control de estabilidad de serie (DTC), es desconectable. Aunque no se aconseja porque más de una vez nos ayudara. Además en el X6 por tierra su uso es bastante común, sobre todo por zonas de barro, arena fina, agua. En cuanto entra en funcionamiento lo sabremos por el testigo en el cuadro y por su brusca acción al colocarnos el coche, con él desactivado para nada es peligroso el X6, sólo que por tierra se vuelve más brusco en reacciones y más impredecible, debemos jugar más con el volante para llevarlo por donde nosotros queremos.

Reposacabezas
El BMW X6 homologa un máximo de cuatro/cinco plazas útiles, dispone de cuatro/cinco reposacabezas, los delanteros son activos y regulables en altura e inclinación. Los traseros a su vez también son regulables en altura e inclinación.

Cinturones
En cuestión de cinturones nos encontramos como en el caso de los reposacabezas, disponemos de cinco cinturones de tipo estándar de tres puntos de anclaje, los delanteros incorporan pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado al emprender la marcha.

Bebes y Niños
Siempre ha existido el tópico de que este tipo de vehículos son los usados por las madres para recoger a sus hijos del colegio, ¿y por qué no? Son ideales para ese uso y para muchos más. Son amplios por dentro, vienen bien equipados en cuanto a seguridad tanto activa como pasiva. El X6 dispone de ISOFIX en las plazas traseras. El espacio de su maletero es muy amplio 570l y sin abatir los asientos traseros. Su tamaño es grande, mide de longitud 4,87m

Airbags
El BMW X6 dispone de nueve airbag de serie. Como opción no podemos solicitar más. Ya viene muy completo en este aspecto.

Euroncap
EuroNCAP no dispone de datos sobre el BMW X6.

Recuperaciones
En la actualidad gracias a la ayuda de los turbocompresores los motores han evolucionado notablemente en la última década, sobre todo los motores diésel. Que gracias a un turbo son capaces de tener potencias superiores a los 300cv con cilindradas ajustadas. Que sin turbo no pasaban de los 150 cv. Con unas pésimas prestaciones. El motor del BMW X6 3.0d es un prodigio de la evolución, capaz de erogar 245cv a 4000 revoluciones con un consumo medio de 7,4 litros. Y realizar el 0 a 100km/ en tan solo 7,5 segundos. El 0 – 1000m lo realiza en 28,4 segundos. En la práctica a la hora de adelantar de manera rápida la fuerte entrega de potencia es una ayuda vital, realizando el adelantamiento en pocos segundos. Es capaz de ganar velocidad con gran rapidez en todo momento.

Caja de Cambios
BMW ha escogido un cambio automático de ocho relaciones para las versiones diésel del X6. Este cambio además de soportar una gran cantidad de par, es muy rápido, cómodo y fácil de usar. Dispone de varios modos de uso. Modo normal “D” este modo es el más usado, cambia de marchas con suavidad sin presentar tirones. Apura las marchas lo que nosotros le solicitemos. Modo “S” el modo deportivo es otro cantar si estamos en marcha y pasamos a este modo lo primero que hará será reducirnos una marcha dotando al motor de mayor empuje. Con este modo las marchas se apuran hasta cerca del corte de inyección, aunque siempre podemos usar el modo secuencial y cambiar de marcha cuando veamos conveniente, dentro de unos límites, ya que la caja automática protege los sobre regímenes y no nos dejara subir una marcha si el motor va bajo de vueltas. O al contrario, si va muy alto de vueltas no dejara bajar marcha.

Circulando por Carretera
Hemos tenido la oportunidad de probar el X6 en todos los tipos de vías transitables. En carretera su comportamiento es soberbio, disponemos de un colchón de seguridad llamado 245cv. Este colchón de seguridad nos proporciona una tranquilidad muy alta a la hora de adelantar, porque sabemos antes de emprender la maniobra, que terminaremos muy pronto y sin complicaciones. El X6 cuenta con una estabilidad excelente para ser un SUV, su suspensión algo dura e incómoda por el campo se hace notar a la hora de un buen paso por curva. Los consumos del X6 3.0d son otra de las grandes virtudes de este modelo. Disponemos de más de 240cv bajo el capó, pero sus consumos son muy bajos para tal caballaje. El consumo homologado para este tipo de vías es de: 6,7 litros a los 100km. Y si nos lo proponemos podemos conseguir acercarnos. Nosotros obtuvimos un consumo medio de 8,4 litros a los 100km en este tipo de vías. Ángulos de ataque y salida para campo: Ángulo de entrada/salida 25,1º/25,5º. Ángulo ventral 19,1º. Distancia al suelo con el coche con peso en orden de marcha 212 mm.

Circulando por Autopista
En autopista el silencio del rodar del X6 se hace patente. A 120 Km. /h el motor no se oye prácticamente desde el interior, solo se deja oír los neumáticos al rozar con el asfalto. Lo que más acusa el X6 en las autopistas/autovías españolas son los cambios de rasante, asfaltos rotos o deteriorados por el uso, sus neumáticos de bajo perfil con una suspensión seca nos hacen perder confort de marcha. Hay que prestar atención a los rotos o líneas en la vía, ya que si una rueda se introduce en ellas, tiende a seguirlas, y nos podemos llevar un buen susto. El consumo en autopista es algo más elevado, el homologado es de 7,4 litros a los 100km. Nuestro consumo estuvo un poco por encima del homologado, 8.9 litros a los 100km.

Circulando por Ciudad
En la urbe todo es diferente, los atascos o retenciones no benefician para nada al X6, el cambio automático tiende a cambiar rápido de primera a segunda aprovechando el alto PAR disponible a bajas vueltas. Su tamaño de poco menos de 5 metros no es el ideal para la ciudad, no presenta problemas a la hora de estacionar. La suspensión por ciudad es dura pero no incomoda, absorbe correctamente baches, resaltos, badenes. El consumo homologado en ciudad es algo más alto, sin ser desorbitado, 8,7 litros a los 100km. Nos fue imposible acercarnos a dicha cifra, nuestro consumo con mucha ciudad fue superior a los 10 litros a los 100km.

Calidad de Acabados
Excelentes, los acabados del X6 están a la altura de su precio y de lo esperado de él. Ajustes al milímetro sin crujidos.

Calidad de Materiales
Los materiales empleados son de muy alta calidad, desde la piel empleada en los asientos, volante, freno de mano hasta los plásticos menos visibles.

Conclusiones
En resumen, desde el primer X6 hasta el de nuestros días han pasado muchos años y BMW ha sabido ir evolucionándolo y no solo aparentemente si no mecánicamente también, los motores todos ellos cumplen la EU5 y pueden presumir de ser parcos en el consumo de carburante, teniendo en cuenta su potencia. La versión probada tiene un precio de 72.900 euros. Sin extras. Si buscamos un SUV deportivo con potencia de sobra y que no nos arruine en dos días al repostar el X6 3.0d es nuestro candidato. Solo con probarlo nos enamoraremos de él, siendo difícil poder bajar del coche.

A favor: Motor, prestaciones, consumos.
A mejorar: Aptitudes offroad, ruido de rodadura neumáticos.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Daniel Galdeano Martínez / Pablo Nez


        

Comenta o Pregúntanos