Por

Prueba Peugeot 308 1.6 HDI Allure

Peugeot 308 1.6 HDI Allure

Ponemos a prueba esta semana el nuevo compacto de la marca del León. Peugeot ha renovado completamente su hatchback, el 308. En esta toma de contacto hemos probado durante una semana el 308 en su acabado más alto, el Allure. Con múltiples extras muy interesantes. Peugeot, dentro del 308 ha suprimido la botonería inútil y excesiva que, casi siempre hace que a la hora de interaccionar con dispositivos como el climatizador o la radio se complicado. En el caso del nuevo 308 todo queda reunido en una pantalla de uso táctil. Dónde con una sola pulsación en los menús laterales accederemos a las diferentes secciones. Desde radio, climatizador, navegador a opciones del vehículo y configuraciones varias. Si bien es un gran acierto por parte de Peugeot centralizar todo en un sistema multimedia, pero, para gente poco ducha en las tecnologías es más complicado entenderse con estos nuevos sistemas. Estuvimos realizando varias pruebas y la verdad es que es bastante intuitivo de usar y no presenta equivocaciones. La pantalla es de uso táctil “resistiva”, es decir, que al pulsar sobre ella se deben juntar dos pantallas internamente para hacer contacto. No es como, por ejemplo el sistema de los Smartphone actuales, que esta capacitiva. En la resistiva se nota un leve retraso entre tocar la pantalla y en esta aparecer lo marcado. Eso sí, nos permitirá poderla tocar con guantes. En las capacitivas es imposible a no ser que los guantes estén preparados para ello. Gracias a esta pantalla el salpicadero queda más limpio. Sin menos botonería de por medio. El volante sigue los pasos del Peugeot 208, de pequeño tamaño, es fácil acostumbrarse a él. Sobre todo si hacemos mucho uso del coche en ámbito urbano. Donde más notaremos diferencias con uno “normal” es a la hora de realizar maniobras. Muy cómodo. La dirección peca de estar demasiado asistida. Lo asientos de la unidad probada, como podréis ver en la galería de fotos son forrados en cuero y con una sujeción muy buena. Calefactables y con diferentes tipos de masajes y memorias.

Visibilidad
El 308, al igual que la mayoría de los compactos actuales prima el diseño exterior. “Más chapa y menos cristal”. Esto, evidentemente, afecta a la visibilidad que el conductor dispone desde dentro. El Peugeot 308 está, en parte, afectado por este fenómeno. Si desde el puesto del conductor miramos hacia atrás, rápidamente nos daremos cuenta del pequeño tamaño de la luna trasera. Es suficiente para ver bien, pero los pilares C son de un tamaño muy generoso. Dificultando la visión a a la hora de aparcar. El pilar A también es grueso, pero en este caso no notamos una merma especial en cuanto a visibilidad si lo comparamos con otros compactos. Nuestra unidad contaba con faros con tecnología LED para luces de cruce y carretera. Cambien para los demás usos, desde luces del interior a las luces de la matrícula. Por la redacción han ido pasando varios vehículos dotados de esta nueva tecnología que, poco a poco está retirando los faros de Xenón. En todos o casi todos los vehículos que hemos probado con este tipo de faros nos ha parecido que su capacidad lumínica es menor que la de unos faros de xenón. En algunas más acusada que en otros. En el caso de este Peugeot, es por ahora el que mejor capacidad lumínica presenta. Realizamos las pruebas en días de mucha lluvia con el asfalto mojado, teniendo presente que de este modo absorbe más luz. El funcionamiento fue bueno, un haz de luz potente en las luces de cruce. Las luces de carretera si presentan menos “fuerza” que unas convencionales halógenas.

Impresiones de Conducción
La unidad probada monta el popular motor diésel de 1.6 litros de cilindrada que en esta ocasión eroga 92 CV. Este propulsor lo montan muchas otras marcas que nos son del grupo PSA. Sin ir más lejos el Ford Focus. La buena fama de este propulsor viene dada por unos consumos muy bajos, una potencia óptima y sonoridad baja. Todo esto si lo juntamos con un vehículo como el 308 tenemos un compacto devorador de kilómetros muy cómodo. El motor es progresivo en la entrega de su potencia. Empieza a empujar desde las 1.750 rpm hasta las 4000 rpm, de 4000 para arriba se pierde mucha fuerza y es inútil seguir subiendo hasta el corte, sobre las 4500. Sólo obtendremos ruido y un maltrato de la mecánica innecesario. Este HDI permite unos consumos realmente bajos con unas prestaciones suficientes para todo uso.

Frenada
El Peugeot 308 equipa delante discos ventilados de 283mm. Detrás, discos macizos de 268mm. El tacto del freno es contundente, frena con fuerza desde que pisamos el pedal, no hace falta hacer excesiva fuerza para obtener una frenada potente y precisa. Trae ABS de serie de última generación. Y ayuda a la frenada de emergencia, dotando al sistema de una mayor presión para hacer más eficaz la frenada y recortar metros.

Tracción
Mínimas pérdidas de tracción en el Peugeot 308 1.6 HDI, el control de tracción se encarga de mitigarlas, en el acabado Allure es de serie. El Peugeot con el acabado Allure está más destinado al confort, no por ello tiene un mal aplomo en zonas reviradas. La suspensión es tirando a blanda y permite mayores balanceos en la carrocería. Guarda un exquisito equilibrio entre confort y deportividad. En ciudad absorbe irregularidades de maravilla. En curvas lentas acusa un pequeño deslizamiento del tren trasero si forzamos la trayectoria. En una conducción normal, el Peugeot 308 es un vehículo que goza de una alta comodidad y buena calidad de rodadura, no presenta perdidas de tracción en curvas enlazadas, ni en puertos de montaña.

Estabilidad
Nuestra unida de pruebas venia dotada de ESP, de serie en el acabado Allure. El ESP en el Peugeot es poco intrusivo, nos deja llevar el coche bastante suelto antes de actuar. Su actuación es rápida y repentina. Corrige al vehículo en pocos segundos colocándolo en la posición correcta. El 308 presenta una buena estabilidad en cualquier terreno, en carreteras nacionales nos dio una muy buena impresión en cuanto a estabilidad se refiere, es un vehículo cómodo pero a la vez estable, muy estable. Excelente trabajo por parte de Peugeot.

Reposacabezas
El Peugeot 308 homologa cinco plazas. Por lo tanto viene equipado con cinco reposacabezas. Los delanteros son regulables en altura e inclinación. Los traseros solo son regulables en altura. Ninguno de ellos es activo en caso de accidente.

Cinturones
Al igual que sucede en el caso de los cinturones, el Peugeot 308 dispone de cinco. Los cuales son del tipo estándar, los delanteros además incorporan pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado al emprender la marcha. Lo traseros también cuenta con avisador de cinturón no abrochado al emprender la marcha.

Bebes y Niños
La unidad probada del Peugeot 308 tenía cinco puertas, que facilita el acceso a las plazas traseras. En las plazas traseras el Peugeot puede llevar como opción el sistema de anclaje de sillitas ISOFIX. El maletero, de buen tamaño, dispone de 432 litros de capacidad.

Airbags
En materia de seguridad el 308 viene bien surtido. Tiene 8 Airbag de serie. No se pueden solicitar más como opción.

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Peugeot 308 obtiene: 5 estrellas para la protección de ocupantes y 5 estrellas para la protección infantil un total de 35 puntos sobre 39.

Recuperaciones
El motor diésel de 1.6 litros es el encargado de animar al Peugeot 308, consigue unas correctas cifras de aceleración. El 0 a 100 Km/h lo completa en 12,2 segundos. Con un CO2 de 99 g/Km. En la práctica, los 92 cv son más que suficientes para todo uso. Es capaz de recuperar velocidad de forma rápida si así lo deseamos. En adelantamientos si se echan en falta unos pocos CV más.

Caja de Cambios
La caja de cambios utilizada en el 308 es de cinco relaciones. Las relaciones están bien escalonadas entre sí, la quinta marcha es larga, para desahogo del motor, menor ruido en el habitáculo y un menor consumo, que ya de por si es mínimo en este propulsor. El tacto que presenta la palanca y la caja de cambios es bueno, las marchas entran con suavidad y sin excesiva fuerza una vez adquiere la caja su temperatura de uso. Estando fría, se resiste un poco en los primeros usos. La versión dotada con el 1.6 e-HDI de 115cv dispone de una caja de cambios de 6 relaciones perfectamente escalonada. Incluso más efectiva que la aquí probada de 5 marchas.

Circulando por Carretera
En carretera pudimos comprobar la buena calidad de rodadura que presenta el nuevo Peugeot 308. El buen andar que tiene por carreteras nacionales nos invitó a hacer más kilómetros de los esperados en la prueba por este tipo de vías. Su alta comodidad, bajo sonido de la mecánica y sobre todo un bajísimo consumo, nos sorprendió muy gratamente. Ya habíamos tenido el placer de probar el 1.6 HDI en otros modelos y diferentes marcas, pero hay que decir que en ninguno de ellos gastaba tan poco como en este Peugeot 308. Con poco menos de medio depósito fuimos capaz de realizar cerca de 450 km y aun marcaba autonomía para casi otros 500km más. Un depósito lleno puede rondar una autonomía superior a los 1000km en una conducción normal.

Circulando por Autopista
En autopista, aun se hicieron más evidentes los buenos puntos ya destacados en carreteras nacionales. La comodidad que nos proporcionó el 308 por autopista es digna de una buena berlina. El consumo se redujo aún más en autopista, el consumo medio que nos llegó a marcar el ordenador fue de 5 litros a los 100 km recorridos, verdaderamente bueno. Estos consumos los obtuvimos a una velocidad de 120 km/h. Lo que también destaca del 308 en autopista es una dirección demasiado asistida, aunque según aumentamos la velocidad se endurece. Pero, aun así sigue siendo demasiado asistida para dicha velocidad. Cuestión de acostumbrarse.

Circulando por Ciudad
En ciudad se encuentra como pez en el agua, su consumo es fantástico, no gasta casi nada en comparación con otros propulsores diésel de caballaje parecido. La suspensión absorbe a la perfección cualquier irregularidad del pavimento. Dado su tamaño se aparca con facilidad en cualquier sitio, en este caso si ayuda tener una dirección muy asistida que se puede mover casi con un dedo.

Calidad de Acabados
En esta versión del 308 Allure, los acabados interiores son muy correctos. Abundan los buenos materiales a la vista. Los plásticos duros quedar relegados a zonas no visibles o directamente no existen.

Calidad de Materiales
Los materiales empleados en la gama 308 de Peugeot son buenos, desde los plásticos visibles a la piel de los asientos, volante, freno de mano, etc…

Conclusiones
En resumen, es el primer Peugeot 308 que pasa por nuestras manos, dotado con el propulsor que, a nuestro juicio más se venderá en España. Su potencia de 92cv puede parecer escasa en los tiempos que corren. Antes de ponernos al volante pensamos lo mismo, pero nos sorprendió muy gratamente el buen andar del 308 con este motor y potencia. A bajo régimen tiene muy buena respuesta. Es en la parte alta del tacómetro donde se le nota flaquear. Es evidente que la versión de 115cv dispondrá de unas mejores prestaciones y nos consumos igual de ajustados que los del aquí probado. En la medida de lo posible iremos probando todas las mecánicas de la gama del 308.

A favor: consumo del propulsor, confort de marcha, habitabilidad interior.
A mejorar: Sonoridad de rodadura en autopista autovía, visibilidad trasera/ lateral.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Daniel Galdeano y Pablo Nez


      

Comenta o Pregúntanos