Por

Prueba Volkswagen CC 2.0 TDI 177cv DSG

Volkswagen CC 2.0 TDI 177cv DSG

Empezamos el 2014 con la prueba del Volkswagen CC. La versión “deportiva” del Passat. O por lo menos así lo era hasta hace unos años. Paso de llamarse Passat CC a tan sólo CC. Buscando su nicho de mercado sin tener que depender del Passat. Aunque ambos comparten no sólo plataforma. Se podría decir que el interior del actual CC es casi calcado con el del anterior Passat. Y es por ello que se le ve un poco “anticuado” en algunos aspectos. Volkswagen lo ha ido mejorando y actualizando con el paso de los años. Estando al día tanto mecánicamente como tecnológicamente. El CC es un vehículo que no cosecha demasiadas ventas en nuestro país. Se ve que el público prefiere quedarse con el Passat. Es suficiente en todos los aspectos y uso. De igual modo pasa con el Volkswagen Phaeton. Que guarda mucho parecido actualmente con el CC. O más bien el CC se parece mucho al Phaeton. En el año 2008 probamos el que por aquel entonces era el Passat CC, motorizado con el 1.8 TSI de 160cv. Las diferencias entre ese Passat CC y el actual CC residen casi todas en el apartado estético. El interior en ambos es muy semejante, con sutiles modificaciones a mejor en el CC. El Interior del CC destaca por una buena calidad de los materiales y una buena construcción del mismo. El puesto de conducción recuerda mucho al del Passat. Algo inevitable. Los asientos de la unidad probada sujetaban muy correctamente el cuerpo. Siendo estos forrados en piel mixto con alcatara y calefactados. El motor probado es el 2.0 TDI de 177cv. Una mecánica que dispone de una alta cantidad de PAR desde muy bajas revoluciones. Ideal para mover con mucha soltura los casi 1600 kg de peso en vacío del CC. El 2.0 TDI responde con mucha solvencia desde bajo régimen, dando lo mejor de sí a partir de las 1750 revoluciones.

Visibilidad
El Volkswagen CC deriva de la plataforma del Passat normal, pero sufre modificaciones para convertirlo en una berlina Coupé, respetando lo máximo posible el espacio interior. La visibilidad se ve mermada con estos cambios. Lunas más pequeñas que proporcionan menor visión al conductor. La visibilidad trasera es mejorable, ya que por los reposacabezas y altura del montante trasero directamente no vemos los objetos que están detrás de nuestro vehículo, debemos fiarnos de los retrovisores exteriores para cerciorarnos de que no hay nada detrás. Volkswagen incorpora el sistema de ayuda al estacionamiento, no nos referimos al Park Assist, sino al sistema que mediante pitidos nos avisa de la cercanía de un objeto. Este sistema existe también con una cámara a color que resulta más cómodo y seguro para el conductor. El CC de serie incorpora faros de Xenón, en este caso son Bi-Xenón. Su capacidad lumínica es más que correcta. Siempre hemos comentado que es preferible hacer un desembolso por los faros de xenón antes que por ejemplo unas llantas de mayor tamaño. Llevar este tipo de iluminación es una garantía de seguridad en la conducción nocturna, además de una iluminación más clara, de mayor anchura, nos proporciona también un plus de seguridad en cualquier circunstancia.

Impresiones de Conducción
El motor 2.0 TDI de 177cv se muestra muy capaz en todo momento, rápido en aceleraciones y recuperaciones. Permite realizar el 0 a 100 km/h en 8,4 segundos. Su velocidad máxima es de 220km/h. La prueba comprendió en todo tipo de vías. Donde más kilómetros se realizaron fue carreteras convencionales. Donde los 177cv fueron primordiales para adelantamientos fugaces y un bajo consumo. El CC nos mostró su cara más deportiva con el modo Sport del DCC activado. Las suspensiones cobran rigidez y permiten un paso por curva más rápido. A pesar del tamaño y el peso del CC es un coche muy fácil de encaminar en zonas reviradas. Entra bien en las curvas y sólo si vamos muy fuerte tenderá a acusar una leve perdida de la parte delantera del vehículo. El peso del 2.0 TDI es notorio en las entradas de curvas cerradas.

Frenada
En cuanto a frenos Volkswagen ha sabido equipar bien al CC. Nuestra unidad que emplea el motor tope de gama en diésel monta frenos de disco en ambos ejes. El eje anterior con discos ventilados de 312mm, el eje posterior con discos macizos de 282 mm. Ayudas electrónicas: ABS de última generación, EBV, ESP, ASR, EDS, MSR y asistente de frenada.

Tracción
La gama CC dispone de vehículos dotados por tracción delantera como es el caso del coche probado. El CC con tracción delantera muestra un excelente comportamiento, no presentando perdidas de tracción en ningún caso ni tipo de asfalto. El control de tracción (ASR) perfectamente tarado para este, fin trabaja a las mil maravillas. Solo se presentan perdidas de tracción en una conducción más decidida, donde solicitamos los mejor del vehículo. Los neumáticos de una anchura (235/40/18″) considerable mitigan también las pérdidas de tracción.

Estabilidad
La unidad probada disponía de regulación de dureza de la suspensión gracias al sistema DCC. Podemos optar por tres niveles, Confort, Normal y Sport. En confort la suspensión pierde rigidez, absorbiendo imperfecciones de la calzada sin apenas esfuerzo y malestar para los ocupantes del vehículo. Si bien con este modo de dureza el CC se vuelve muy “barco” en movimientos rápidos. Dejando notar el peso del vehículo con mayores inercias. En el modo normal la suspensión gana en dureza, sigue filtrando muy correctamente el deterioro de la carretera por la que transitemos. Es sin duda el modo que más se usara. Guarda un buen equilibrio entre confort y deportividad. Y por último el modo Sport. Al activar este modo se hace patente una suspensión más enérgica. Más de lo que cabría esperar para un vehículo como este. En modo Sport podemos permitirnos el lujo de ir muy rápido por carreteras reviradas, sacándole jugo a los 177cv del 2.0 TDI. Gracias al sistema DCC el CC son tres vehículos diferentes en uno.

Reposacabezas
El CC aun teniendo aspecto de berlina lleva el nombre Coupé y por lo tanto como buen Coupé solo dispone de cuatro plazas homologadas. Que incorporan cuatro reposacabezas. Los delanteros por su parte son regulables en altura e inclinación. Los traseros son también regulables en altura e inclinación. (Salvo excepciones de equipamiento)

Cinturones
Al igual que sucede con los reposacabezas el VW CC incorpora cuatros cinturones del tipo estándar de tres puntos de anclaje. Los delanteros con pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado al emprender la marcha.

Bebes y Niños
Con sus más de 4.8 metros de longitud el CC dispone de mucho espacio interior bien trabajado. Las plazas traseras disponen de anclajes ISOFIX y el acceso a las mismas es envidiable, al ser una berlina conserva las puertas traseras. El maletero de un buen tamaño (Litros VDA 532, 455 con rueda de repuesto) es apto para llevar todos los bártulos de nuestros hijos. Incluye una anilla adicional en la bandeja trasera para sillas de tres puntos de fijación – TOP Tether.

Airbags
Lo dotación de Airbag del CC asciende a ocho. No hay disponibles más ni como opción.

Euroncap
No se disponen de datos EuronCAP.

Recuperaciones
El CC nos dejó gratamente asombrado con las buenas recuperaciones que realiza. El propulsor diésel tiene un buen “punch” en bajas vueltas, proporcionando potencia desde cualquier régimen sin tener que hacer mucho uso de la caja de cambios. El 0m a 100 Km. /h lo realiza en la nada desdeñable cifra de 8,4 segundos. La velocidad máxima alcanzable del CC según ficha homologada es de 220 Km. /h

Caja de Cambios
El Volkswagen CC se comercializa con cambio manual de 6 relaciones o cambio automático DSG. Nuestra unidad montaba este último en su variante de 6 velocidades. El DSG le da un plus de confort al CC sin restarle prestaciones. Para un uso en ciudad es una maravilla ya que nos despreocuparemos por completo del embargue, los atascos se nos harán menos pesados. El uso del cambio automático DSG es muy sencillo, existen varios modos, D, S, N de Neutro (Punto muerto) P de Parking. Y la R de la marcha atrás. Tanto la D como la S son válidas para emprender la marcha, la D es el modo más utilizado, los cambios entre marcha son normales y busca el ahorro de combustible, la S es todo lo contrario, exprime más el motor buscando la máxima aceleración en todo momento. Y por último el modo secuencial, que podemos hacer uso del desde la palanca con un leve toque subiremos a bajaremos marcha a nuestro antojo.

Circulando por Carretera
Antes que nada recalcar que el CC no es un vehículo de corte deportivo, su fin es una berlina Coupé con un buen andar que se comporta correctamente en cualquier tipo de vía, pero tampoco destaca principalmente en ninguna de ellas. Con la suspensión adaptativa electrónicamente seleccionando el programa “Sport” podemos permitirnos algún lujo en zonas reviradas, con unos límites bien definidos. Con la suspensión en modo “Comfort” es como ir volando, no se notan las irregularidades de la vía, para bien o para mal, porque tampoco sabemos lo que sucede bajo los neumáticos. Los consumos en este tipo de vías son muy ajustados, el homologado es de 4,6 litros justos a los 100 kilómetros recorridos. Nuestro consumo no fue tan bajo, pero se quedó bastante cerca del homologado, 6 litros a los 100km.

Circulando por Autopista
Otra de las novedades que el CC incorpora es el sistema “Lane Assist” o Asistente de carril. Este sistema una vez activado mediante el ordenador de abordo vemos como se enciende un luz de color verde que nos confirma que está en funcionamiento. Con él activado el cambio de carril involuntario es imposible. Este sistema tiene una cámara delante (con parabrisas atérmicos no está disponible) que va leyendo las líneas de la vía y si por una casual soltamos el volante y vamos a salirnos de la vía el sistema actúa corrigiendo la trayectoria impidiendo que el vehículo sobrepase la línea. Si soltamos el volante durante más de 30 segundos el sistema nos avisara de que debemos hacernos cargo de la dirección, porque como es lógico el sistema no puede conducir por nosotros, solo ayudarnos. Y con este sistema si no nos deja salir del carril, ¿cómo nos cambiamos del mismo?, muy sencillo haciendo uso de los intermitentes, una vez lo activamos para el lado que seleccionemos podemos sobrepasar la línea sin problemas. Lo que nos gustaría saber es en caso de frenada de emergencia por retenciones es si podemos cambiarnos de carril sin uso de la intermitencia. Lógicamente no lo vamos a probar pero sería bueno saberlo. También dispone de lector de señales de tráfico y avisador en el propio cuerpo de los retrovisores exteriores de vehículos en ángulo muerto. En lo demás el CC se comporta correctamente por autopista, con la suspensión electrónica adaptativa podemos ir más cómodos aun si cabe. Los consumos son ajustados, el consumo homologado es de 5,2 litros a los 100km en este tipo de vía. Nuestro consumo fue cercano al homologado, se situó en 6,1 litros a los 100km.

Circulando por Ciudad
En ciudad seleccionando el programa en “Comfort” se ve todo y se siente todo de otra manera. La suspensión se vuelve blanda amortiguando cualquier tipo de resalto. Puede llegar a resultar algo rebotón en este programa cuando el maletero va cargado. En este caso lo mejor es seleccionar el programa “normal” que trabaja perfectamente no siendo tan radical como el “Sport” ni tan blando como el “Comfort”. Los consumos en ciudad suben en comparación con los de otros tipos de vías. El homologado es de 6,2 litros a los 100km. Nuestro consumo fue muy parecido al homologado, realizando una conducción conservadora y económica no pudimos bajarlo de los 7 litros a los 100km.

Calidad de Acabados
Volkswagen ha rizado el rizo con los acabados del CC, están a la altura de berlinas de mucho mas empaque.

Calidad de Materiales
Materiales correctos de buen tacto y que convencen a la vista y al tacto.

Conclusiones
En resumen: El Volkswagen CC goza de lo deportivo de un Coupé y de lo familiar de una berlina de su segmento. Que si además añadimos todos los adelantos tecnológicos que posee tenemos una Coupé/berlina increíblemente seguro y equipado hasta el techo. La suspensión adaptiva electrónicamente es algo imprescindible una vez se trabaja con ella. El sistema “Lane Assist” casi podríamos decir que vela por nosotros en la autopista/autovía. Todos estos sistemas han sido creados para facilitarnos la vida y hacer más seguro el vehículo y Volkswagen por ahora en su segmento va por delante.

A favor: Acabados, sistemas electrónicos, motor
A mejorar: Acceso maletero, visibilidad trasera.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Pablo Nez


        

Comenta o Pregúntanos