Por

Prueba Volkswagen Polo R WRC (2014)

Volkswagen Polo R (16)

Hace ya unos meses publicamos el primer contacto con el Volkswagen Polo R WRC, ahora y de nuevo, probamos el Polo R WRC. En esta ocasión y dada la salida del nuevo Volkswagen Polo, no hemos querido perder la oportunidad de disfrutar un poco más de este pequeño compacto deportivo. Como recordareis de la anterior prueba, el Polo R WRC viene dotado con el archiconocido 2.0 TSI, en esta ocasión la variante de 220cv. La misma que utilizaba el anterior Golf GTI V. Permitiendo que el Polo R realice el 0 a 100km/h en tan sólo 6,4 segundos. Con una velocidad máxima de 243 km/h. Es 0,1 segundos más rápido que el actual Golf GTI VII de 220cv. Externamente el Polo R WRC no pasa desapercibido, monta paragolpes específicos y unas llantas específicas de 18″, capaces de albergar dentro los enormes y muy capaces discos de freno. Lo que más llama la atención son los vinilos del capó y de las puertas. Dando a entender que no estas ante un Polo cualquiera. Su imagen exterior es una declaración de intenciones. En la parte superior del alerón podemos ver una pegatina con la numeración de la unidad. Hasta las 2500. Interiormente el Polo R WRC recibe unos asientos específicos, que sujetan muy bien el cuerpo. El volante también es específico de esta versión con piel vuelta. Que tiene un excelente tacto y mejor agarre. Las agujas del cuadro de instrumento son de color azul como todas las versiones R. El 2.0 TSI tiene un funcionamiento demoledor en este Polo R, su colocación en el vano motor es más atrasada y plana. Dispone de 350 Nm de par, disponibles desde 2500 revoluciones hasta las 4400 revoluciones. El motor tiene unos buenos bajos, pero es a partir de las 2500 revoluciones donde entrega la potencia con mayor contundencia sin desfallecer hasta el corte de inyección. Es un motor que respira muy bien altas. Pero donde mejor se mueve es en medios. Es donde de verdad podemos aprovechar todo su potencial.

Si comparamos el Polo R con sus competidores de segmento, por potencia es el ganador, pero no lo es en diversión y efectividad. Si bien es cierto que, como le pasa a su hermano mayor el Golf GTI, es un vehículo valido para todo uso. Quizás en este aspecto el Polo R peca de una suspensión demasiado enérgica que en conjunto con un perfil muy bajo de los neumáticos lo vuelven muy duro para un uso urbano. Si nos vemos en la obligación de tener que transitar por carreteras en mal estado o simplemente empedradas, tocara de manera indiscutible bajar el ritmo por comodidad principalmente. Ahora bien, en carreteras reviradas esta dureza en la suspensión pasa a ser fundamental para obtener el máximo potencial del Polo R. Resultando muy efectivo en este terreno. Es un coche que permite ir muy rápido sin ser un avezado conductor. Su buena puesta a punto del bastidor hará el trabajo por nosotros.

Visibilidad
El Volkswagen Polo R WRC está en el filo de los 4 metros. Los reposacabezas se pueden bajar del todo y no dificultan en absoluto la visibilidad del conductor. La visibilidad fronto/lateral es correcta, los pilares A siendo forrado en plástico tienen un grosor justo y no restan apenas visión. La visibilidad trasera/lateral, los pilares C de mayor grosor tampoco dificultan la visión. Los retrovisores exteriores son de nueva construcción menos rectangulares y con mayor anchura, se ve muy bien con ellos, aunque para nosotros se veía mejor con los del anterior Polo R WRC. El acabado R WRC equipa faros de xenón con luces de carretera halógenas. Y luces diurnas por leds de alta luminosidad. Los faros de xenón dan una buena cantidad de luz y sobretodo mayor anchura que los halógenos convencionales.

Impresiones de Conducción
El Polo R WRC es de los vehículos que sabes antes de subirte en él que te va a sacar más de una sonrisa conduciéndolo. Y así es, su motor regala muchas emociones y buenos momentos. Si ya su funcionamiento en el Volkswagen GTI VII es sublime, en este Polo R WRC es espectacular. La entrega de potencia se vuelve más violenta una vez sobrepasadas las 2500 revoluciones. Dejando ver y notar todo su potencial. Pero no solo el motor de este Polo es parte clave de su puesta a punto. La suspensión es más enérgica que la de su hermano pequeño el GTI. Que asociado a un perfil de rueda muy bajo, 215/35/18″ lo vuelve aún más seco en zonas bacheadas. Aun así la suspensión muestra una buena capacidad de absorción y permite sujetar muy bien los movimientos de la carrocería en tramos revirados.

Habiendo probado con anterioridad vehículos del mismo corte que el objeto de esta prueba, como son, por ejemplo: el Ford Fiesta ST o Citroën DS3R. El Polo R WRC les supera en potencia, sobre todo al Fiesta, casi 40cv les distancian. A modo de breve comparativa, el Fiesta ST nos mostró que puede ser y es un vehículo muy eficaz en tramos revirados. Teniendo un bastidor muy efectivo y juguetón. En el caso del DS3R, con más de 200cv extraídos del fenomenal 1.6 THP, se mostró más dócil y fácil de manejar. Y, quizás, más lento en el mismo tramo de pruebas. Ese día había llovido y hubo que bajar el ritmo. El Polo R tiene sin duda la mejor mecánica, la cilindrada en estos casos manda. Dispone de mayor par disponible y potencia. Pero también dispone de mayor peso en el eje delantero. Haciendo que, en apoyos fuertes tienda a morrear más que los vehículos anteriormente citados. Con el podemos ir muy rápido, es fácil de conducir y perdona mucho ante manos poco entrenadas. Gana velocidad de manera pasmosa, sobrepasando los límites legales en un abrir y cerrar de ojos. Uno de los detalles que nos han dejado un poco en tierra de nadie es el sonido del conjunto motor, admisión y escape. Esperábamos un sonido más trabajado, sobre todo de escape. Si bien el sonido para nada es malo, al contrario, pero se echa de menos un mayor sonido proveniente del escape. Sólo se oye un fuerte sonido de admisión y poco de motor y escape.

A modo de breve comparación y teniendo fresco en el recuerdo la prueba del Peugeot 208 GTI con 200cv extraídos del 1.6 THP, el mismo que monta el Citroën DS3R aquí también probado. El Peugeot nos pareció un vehículo más tranquilo, para un uso diario, con 200cv muy bien aprovechados y una entrega de potencia muy lineal. Con consumos más contenidos que el Polo R, pero también con menos carácter deportivo. Es evidente que a pesar de jugar en la misma liga no están al mismo nivel. El Polo R con mayor cilindrada y potencia también tiene un precio muy superior al de sus competidores. El que más se acerca es el Citroën DS3R.

Frenada
El equipo de frenos es el mismo que usan todas las versiones R. Compuesto de discos ventilados en ambos ejes. En el eje delantero monta discos de 310mm. En el eje trasero discos ventilados de 286mm. Es el mismo sistema de frenado que el grupo VAG usa en sus versiones prestacionales. Como son las versiones GTI de Volkswagen. O por ejemplo el Seat León FR. Es un equipo de frenos más que probado, que en todos ellos siempre nos hemos topado con el mismo fallo. La falta de un mordiente mayor. En el caso del Polo R WRC, no sabemos si por el compuesto de las pastillas este fenómeno era mucho menor. Contaba con un buen mordiente y muy dosificable. Gracias al tamaño generoso de los discos y su óptima ventilación, el fenómeno llamado “Fadding” no hace acto de presencia aunque castiguemos muchos los frenos.

Tracción
La tracción está asociada al eje delantero, es tracción delantera. El Volkswagen Polo R WRC presenta pérdidas de tracción a pesar de hacer uso de controles electrónicos. Sólo es en arrancadas fuertes. En marcha es difícil encontrar perdidas de tracción, a no ser que vayamos muy pasados. Contamos con la ayuda del control de tracción ASR que ayuda a reducir las pérdidas.

Volkswagen Polo R (22)

Estabilidad
En pocas palabras podemos decir que el Volkswagen Polo R WRC es un vehículo muy estable. Nos permite un buen paso por curva. Dada su condición de vehículo deportivo esta optimizado para favorecer al buen paso por curva. La suspensión es un poco seca y rebotona en apoyos fuertes, incomodando la conducción. Del eje trasero no tenemos queja, inamovible en conducción normal. Los neumáticos de nuestra unidad R eran de corte deportivo, marca Dunlop Sport Maxx. Nos permitieron abusar un poco de ellos en zonas reviradas. Donde la adherencia era francamente buena. La medida del neumático es 215/35/18″ con llantas de aleación. Unos neumáticos que por su perfil tan bajo son muy delicados.

Reposacabezas
El Polo R WRC dispone de cinco reposacabezas, está configurado como un cinco plazas. Los cinco son regulables en altura, los delanteros también en inclinación pero no son activos.

Cinturones
Como en el caso de los reposacabezas, el VW dispone de cinco cinturones de tipo estándar con tres puntos de anclaje. Los delanteros incorporan pretensores pirotécnicos. Si emprendemos la marcha sin el cinturón abrochado, al superar los 20km/h se nos avisara mediante pitidos y en el cuadro de instrumentos de que debemos ponernos el cinturón.

Bebes y Niños
El Volkswagen Polo R WRC se comercializa sólo en versión de 3 puertas. Éste tiene un acceso “correcto” a las plazas traseras, el “easy entry” facilita la tarea para entrar y a la hora de introducir una sillita de bebe. Los asientos traseros disponen de anclajes ISOFIX, que a la hora de tener un bebe es un plus de seguridad, sabiendo de antemano que la sillita quedara bien anclada. El maletero cuenta con un correcto espacio para su tamaño, 204 litros. El acceso al mismo no contempla problemas, la boca de carga es ancha y queda a buena altura.

Airbags
En esta versión del Volkswagen Polo, en cuanto a seguridad es igual que el GTI. Dispone de un máximo de 8 airbag. Eso sí bajo petición como opción.

Volkswagen Polo R (19)

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP, realizadas en 2009, el Volkswagen Polo obtuvo 5 estrellas con un 90% para Adultos, 86% para niños, 41% peatones y 71% en caso de accidente. Un excelente incremento en seguridad pasiva en comparación con el anterior Polo.

Recuperaciones
El 2.0 TSI de 220cv dota al Polo R WRC de una prestaciones muy buenas en todos los aspectos. No sólo en aceleraciones puras. En recuperaciones en la marcha más larga se muestra muy capaz. Y consigue ganar velocidad con rapidez. En marchas más cortas el tiempo de espera se reduce drásticamente. Echamos en falta, por lo menos como opción, la posibilidad de montar el cambio DSG. Sin duda habría sacado más jugo al 2.0 TSI. Está claro que es un vehículo orientado a un ámbito donde los cambios automáticos no están bien vistos. Seguro que también habréis oído la típica frase de: ¡Donde este un manual que se quite un automático! o, yo cambio más rápido que un automático. Bueno, en este tipo de vehículo si bien es preferible un cambio manual, por no perder esa interacción con el coche. El “yo llevo el control”. Pero, a ojos de la eficiencia y de sacarle el máximo jugo a este vehículo la opción del DSG es muy interesante. Como también lo sería una tracción total. Corren rumores y no tan rumores de que en un plazo corto de tiempo saldrá al mercado una versión aún más potente y prestacional que este Polo R WRC. Con el mismo 2.0 TSI, erogando una potencia superior a los 250cv y tracción 4Motion mediante Haldex. Sería una fotocopia del actual Audi A1 Quattro. Con un coste de adquisición presumiblemente más bajo. Si este Polo R WRC ya es un “mata gigantes” su versión vitaminada y con tracción 4Motion dará mucho de qué hablar.

Caja de Cambios
Tal y como apuntábamos en el apartado de “recuperaciones”. El Polo R WRC sólo está disponible con cambio manual de 6 relaciones. El cambio presenta un buen funcionamiento ya sea en un uso normal o en una conducción más decidida. Las marchas entran con facilidad y dan lugar a equívocos. Cuenta con un grupo lo suficientemente corto como para poder sacarle el jugo al motor. Las últimas relaciones sin son más abiertas, perdiendo prestaciones. La sexta relación está más pensada para llanear y bajar consumos. A unos 100 km/h el motor rueda sobre las 2100 revoluciones.

Circulando por Carretera
Como todo vehículo con características deportivas, donde más se disfruta de él es en las carreteras reviradas, donde a la hora de adelantar podemos exprimir las prestaciones de su motor sin temor a que nos quiten puntos o poner en peligro a otra persona. Eso sí, siempre respetando los límites de la vía. El comportamiento del Polo R WRC es francamente bueno, más fácil de llevar, tanto rápido como en el día a día, y no solo por su buena puesta a punto general, si no por un motor muy voluntarioso, con PAR desde las 2.500 revoluciones. Y con unos consumos paradójicamente bajos en todo tipo de vías. En el caso de la carretera el homologado por la marca es de 6 litros. Demasiado bajo, pero no imposible de alcanzar si respetamos los límites de tráfico a raja tabla. Nuestro consumo no fue tan optimista como el homologado, pero si sorpréndete teniendo en cuenta que en carreteras de curvas no vamos todo el rato en la marcha más larga y con el pie derecho tranquilo. 8,1 litros a los 100km.

Volkswagen Polo R (11)

Circulando por Autopista
En autopista debemos olvidarnos de todos los aspectos deportivos del Polo R WRC, ya que no podremos hacer uso de ellos, solo sufriremos con el tarado de la suspensión deseando dejar esta carretera tan aburrida y llegar al tramo de curva conocido que está cerca de nuestra casa. El 2.0 TSI es casi inaudible desde dentro del Polo. Se oye tan poco que a la hora de pisarle se nos hace poco sonido y todo, se espera de él un sonido más trabajado, tanto de motor como de escapé que apenas se oye. Desde fuera si podemos escuchar el sonido del escapé y sobre todo si apuramos las marchas los petardos entre marcha y marcha. Un sonido muy bonito. El consumo en este tipo de vías según el homologado por Volkswagen es de 7,5 litros a los 100km. Como pasa en el consumo por carretera nuestro consumo no es tan afinado, se situó en 8,5 litros a los 100km.

Circulando por Ciudad
En la urbe, el Polo R WRC no pasa desapercibido. Lo más notable en ciudad, al igual que en autopista/autovía, es el tarado de la suspensión, es dura, y si el asfalto esta estropeado o nuestro barrio plagado de resaltos/badenes nuestros riñones sufrirán con solo ver un badén. En este caso Volkswagen ha optado por una menor comodidad dando mayor estabilidad donde tiene que ser, porque para eso es un R WRC. El consumo en ciudad es gratamente satisfactorio para las prestaciones que tiene, no obstante no nos hagamos muchas ilusiones, a la hora de demandar potencia las medias serán altas como en gasolinas de similar potencia. El consumo homologado es de 10,1 litros. Nuestro consumo estuvo más cerca de los 12 litros que de los 11. Eso sí, con mucha ciudad.

Calidad de Acabados
Los acabados en la versión R WRC son correctos, predominan los plásticos blandos por el salpicadero, que no acusan crujidos ni malos ajustes.

Calidad de Materiales
Los materiales utilizados en el Volkswagen Polo R WRC son de buena calidad, desde la tela de los asientos a los plásticos del salpicadero.

Volkswagen Polo R (41)

Conclusiones
En resumen, el Polo R WRC es un vehículo que si lo pruebas no deja indiferente. La lastima es que sea una edición tan limitada de tan sólo 2500 unidades. Y el alto precio de adquisición. Con el tiempo serán unidades de coleccionista. Es un vehículo que a lo largo de la prueba realizada nos ha demostrado que es perfectamente válido para un uso diario. Y naturalmente para un uso más deportivo. Donde nos regalara emociones que otros vehículos no pueden.

A favor: motor, prestaciones, exclusividad
A mejorar: sonido poco racing, precio.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Alejandro Moreno de Carlos Blanco, Daniel Galdeano Martínez

 

Comenta o Pregúntanos