Niños a bordo

Los air-bags salvan vidas. Son más seguros cuando los pasajeros van sujetos con el cinturón de seguridad y los niños viajan también sujetos en el asiento trasero. Los niños sentados en el asiento delantero pueden herirse gravemente o morir, cuando el air-bag se dispara en una colisión. Un air-bag no es una blanda y suave almohada. Para cumplir su importante cometido, el air-bag sale del salpicadero a 320 kilómetros por hora, más rápido que el parpadeo de un ojo. Su fuerza puede herir a aquellos que se encuentren demasiado cerca de él. Los conductores pueden prevenir las lesiones del air-bag a niños o adultos, siguiendo estas instrucciones:

* Nunca coloque una silla infantil en el sentido inverso a la marcha si el coche lleva air-bag del pasajero.
* Cerciórese de que los niños van sujetos, no importa en que asiento. El air-bag puede herir gravemente o matar a un niño que no vaya sujeto.
* El asiento trasero es el lugar más seguro para llevar a un niño de cualquier edad.

* Los niños de menos de doce años deben ir siempre sujetos en los asientos traseros.
* Los bebés sujetos a una sillita de seguridad colocada en el sentido inverso a la marcha, no deben ir NUNCA en el asiento delantero si el vehículo va equipado con air-bag del pasajero.
* Los niños pequeños deben viajar siempre en los asientos traseros y en sillas de seguridad adecuadas a su edad y tamaño.
* Si un niño de más de dos años tiene que viajar en el asiento delantero, en un vehículo de dos asientos equipado con air-bag delantero, debe hacerlo en el sentido de la marcha, con un cinturón de tres puntos (pecho y pelvis) bien ajustado y tan alejado del salpicadero como el asiento permita.
* Todos los pasajeros de un automóvil deben viajar con un cinturón de tres puntos bien sujeto. Los air-bags son medidas de retención complementarias.
* El cinturón debe ajustarse a la pelvis por debajo del abdomen, abrazando las caderas. La parte que sujeta el hombro debe pasar por encima de la clavícula, alejado del cuello y cruzado sobre el pecho. Esta parte del cinturón, en la mayoría de los modelos actuales, puede ajustarse en el pilar lateral de la carrocería para mayor seguridad.
* El conductor y el pasajero de los asientos delanteros deben retirarlos hacia atrás tanto como sea posible, particularmente aquellas personas de poca estatura. En el caso del conductor, sin dejar de adoptar una postura que le permita acceder a los mandos sin separarse del respaldo de su asiento.
* Las sillas de seguridad para bebés de menos de un año, deben ir colocadas y bien sujetas, en la parte de atrás y en el sentido inverso a la marcha. Los padres, en esta situación, pueden sentirse tan seguros como cuando dejan sólo en una habitación al niño mientras duerme.
* Un niño delicado de salud, que necesita atención permanente, debe viajar libre y con un adulto en el asiento trasero. Este periodo de tiempo debe ser lo más corto posible y solamente mientras el niño necesita cuidados.
* Consulte siempre el manual del fabricante y las instrucciones para la instalación de las sillitas complementarias de seguridad y que medidas tomar cuando el vehículo está equipado con air-bag en el asiento delantero del acompañante.

¿Por qué puede morir un niño en un vehículo con air-bag?

En la mayoría de los casos que se conocen, en los que un niño de menos de un año ha muerto por causa del air-bag, éste viajaba en el sentido opuesto a la marcha en el asiento delantero. El respaldo de su asiento iba tan próximo al salpicadero, que, el air-bag, al abrirse, le golpeó con una fuerza tremenda. El impacto rompió el respaldo de la silla de seguridad causándole una lesión cerebral irreversible. Las sillas de seguridad infantiles no están construidas para resistir grandes impactos.

La estadística demuestra que en los casos en los que un niño de más de un año ha resultado muerto por causa del impacto del air-bag, éste viajaba incorrectamente. No llevaba el cinturón puesto, o lo llevaba sólo alrededor de la cintura, y se deslizó por debajo o flexionó hacia adelante durante el periodo de frenado anterior a la colisión, y su cabeza y su cuello quedaron demasiado cerca del salpicadero cuando se disparó el air-bag. El resultado casi invariable, fueron lesiones graves en una o en ambas partes.

Si un niño va sentado, pegado al respaldo del asiento y bien sujeto, en una silla en el sentido de la marcha o con un cinturón de tres puntos, y el asiento se mantiene en su punto más alejado del salpicadero, el peligro de lesiones por causa del air-bag es menor.

En un modelo deportivo de dos plazas, sin asientos trasero ni interruptor para desconectar el air-bag del acompañante, el riesgo es muy grande para los niños.

¿Qué hacer si no se tiene más alternativa que llevar a un niño en el asiento delantero?

* Asegúrese de que el niño va correctamente sujeto y eche hacia atrás el asiento tan lejos del salpicadero como sea posible. Se puede optar por una silla para la edad preescolar colocada en el sentido de la marcha; un niño de más edad, puede usar una silla elevada o un cinturón de tres puntos.
* Sujete bien los arneses(silla elevada) o el cinturón de tres puntos.
* Compruebe que el niño de más edad no se desliza por debajo del cinturón de tres puntos o que puede inclinarse con exceso sobre el salpicadero.

Comenta o Pregúntanos