Audi R8 V10 quattro

Audi R8 V10 quattro

image
Audi prepara para mediados de 2009 otro gran golpe de efecto: tecnología de carreras para un R8 V10 de calle: tracción integral y 525 CV dispuestos a desafiar la barrera del sonido.

El reinado de los Dodge Viper SRT10 ACR y Maserati MC12 como automóviles de serie más rápidos y eficaces del planeta puede tener los días contados. Obviamente será un R8, el modelo más fascinante de la marca de Ingolstadt, pero no el anunciado V12 TDI con más de 100 mkg de par máximo visto sólo en concepto: será un 5.2 FSI V10 de 525 CV.

Idéntico en construcción al R8 preparado para debutar en la GT3, cuenta con 5,2 litros de cilindrada, 525 CV a 8.000 rpm y un par máximo de 54,1 mkg a 6.500. Se trata de una evolución potenciada del que montan los S6 y S8, y ligeramente recortada al del nuevo Lamborghini Gallardo.

Todos estos cambios los dirige la electrónica, que varía el caudal de potencia para que los diferentes deportivos del grupo no se solapen entre sí.

El motor que equipa es atmosférico, aunque llegó a especularse con la adopción del 5.0 biturbo de 580 CV del RS6, y combina una deportiva lubricación por cárter seco para un óptimo rendimiento y un menor centro de gravedad, con la inyección directa FSI habitual de

Acompañado de un cambio manual de 6 relaciones o del secuencial R-Tronic, el R8 V10 despega sobre el asfalto con un 0 a 100 km/h en 3,9 s y una velocidad máxima de 316 km/h.

A diferencia del R8 de competición, este V10 cuenta con la indispensable ayuda del sistema de tracción quattro para digerir el torrente de potencia, tarada para mayor agilidad con un reparto habitual del 90 por ciento al eje trasero, recibiendo el delantero un máximo del 35 por ciento.

Tampoco cambia su eficaz reparto de pesos (44/56 delante y detrás) para seguir deleitando como hasta ahora con un comportamiento preciso y fácil de controlar. El R8 V10 dispone también de amortiguación variable “Magnetic Ride”, capaz de adaptarse a la carretera y al estilo de conducción en sólo milisegundos, y refuerza el equipo de frenos. Ahora, monta discos ventilados y perforados de 380 mm y 8 pistones delante, y 356 mm y 4 pistones detrás. Como opción, los frenos cerámicos de carbono prometen la mayor resistencia para el uso más intensivo.

Por dentro, el cuidado ambiente interior del R8 se adorna con nuevos detalles deportivos, como un dominante y amplio arco que envuelve ahora el cockpit y la columna de dirección para completar un magnífico equipamiento: no faltarán de serie asientos de piel Nappa calefactables, alarma antirrobo, navegador o un espectacular equipo de sonido firmado por Bang & Olufsen. El precio, ya está confirmado en Alemania: 142.400 euros para empezar a soñar.

Comenta o Pregúntanos