Renault se prepara para reducir un 20% su producción con un ERE de dos meses

Renault se prepara para reducir un 20% su producción con un ERE de dos meses

image
El grupo francés trabaja con el objetivo de reducir un 20% su actividad el año que viene. Con esta medida se suma a Opel, Ford y Seat, que ya han solicitado paros técnicos en sus fábricas. Lo que supone que la industria española podría reducir su actividad a niveles de 1997.

Diciembre ha comenzado con fuerza en las fábricas españolas de automóviles. Pero, a diferencia de otros años, esta vez la actividad se centra en reducir la producción a toda velocidad para ajustarse a una demanda que cae a ritmos vertiginosos no sólo en España sino también en Italia, Reino Unido, Francia y Europa en general.

El penúltimo fabricante en agarrar el toro por los cuernos ha sido Renault, que ayer presentó a los sindicatos su plan de producción para el primer semestre del año que viene. Con las cifras sobre la mesa, el grupo francés planteó un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) suspensivo de 60 días para las plantas de carrocerías y montaje en Valladolid y de 30 días para la de Palencia -que fabrica el nuevo Mégane- y Sevilla, que produce cajas de cambio. Esta medida se aplicaría entre el 12 de enero y el 15 de julio.
Renault

Las razones para acogerse a estos paros técnicos están, según la empresa, en la caída de la demanda de vehículos en Europa y en unas expectativas muy pesimistas sobre la recuperación del sector el año que viene. De hecho, esta previsión es común al resto de grandes fabricantes instalados en España, que trabajan con las miras puestas en reducir un 20% su actividad el año que viene. De cumplirse este objetivo, el ritmo de producción de la industria española retrocedería hasta 2,2 millones de vehículos, en los niveles de 1997.

Quizás por equilibrar la balanza aunque sea en el plano anímico, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, aseguró ayer que la crisis que vive el sector tanto en el mercado como en el sector industrial, es de carácter «coyuntural, por lo que se deben tomar decisiones estructurales». Así, aseguró que el Gobierno ayudará a pasar este momento con un Plan integral de automoción consensuado con el sector, los sindicatos y las comunidades autónomas. Dicho plan, añadió, incluirá logística, innovación, vehículos sostenibles, eléctricos, márgenes de mejora en relaciones laborales y formación.

«A corto plazo pedimos que no haya destrucción de empleo» dijo, y que incluso Nissan, que ha sido el único caso de destrucción de empleo, «cambie el signo del ERE y lo convierta en temporal».

Comenta o Pregúntanos