Chrysler aspira a ser líder en calidad dentro de tres años

Chrysler aspira a ser líder en calidad dentro de tres años

Por un momento hemos tenido la impresión de haber introducido la cabeza en la cámara del eco mientras leíamos esta noticia, pero con un poco de suerte, esta vez va en serio. Chrysler ha anunciado que tiene intención de convertirse en líder en calidad en 2012, para lo cual aumentará su departamento de control hasta niveles desconocidos en el grupo estadounidense. El año pasado apenas había 200 personas buscando fallos en sus vehículos, pero ahora está buscando otros 200 empleados, y pretende subir el número total de trabajadores de este importante departamento hasta los 1.700.

Si recuerdas, cuando Cerberus se hizo con las riendas de Chrysler el grupo de inversiones anunció su propósito de situar la fiabilidad y la atención al detalle del pentágono estrellado a la altura de Toyota. Palabras bonitas que se quedaron en eso debido a la falta de presupuesto. Pese a que Cerberus contrató al ex-Nissan Doug Betts para hacerse cargo de los procedimientos de control de calidad, los contables no tuvieron más remedio que atarle de pies y manos. Aún con todo, algo pudo hacer. Chrysler ya ha conseguido reducir en 240 millones de dólares los costes por producción de vehículos, y los gastos en reparaciones dentro de garantía han caído un 30%; el menor en la historia del fabricante. Pero más ilustrativo es el dato de que en 2008 el 75% de los problemas de calidad estaban relacionados con el área de diseño, mientras que ahora sólo hablamos del 50%.

En estos momentos Chrysler se encuentra mejorando sus fábricas en Estados Unidos siguiendo los estándares de Fiat, muy superiores a los empleados hasta ahora. También se han reorganizado los departamentos a cargo de solucionar los defectos que van apareciendo en los coches del grupo, de forma que ahora cada uno de ellos se hace cargo de un área específica del automóvil (frenos, transmisiones…) en lugar de ir rebotando informes como hasta ahora, lo que repercutía en una media de 71 días para solucionar un problema.

Por otro lado, la Casa Blanca ha anunciado hoy que se encuentra muy contenta con el plan de recuperación elaborado por Fiat. El jefe de la comisión a cargo de supervisar el rescate de la industria de la automoción ha alabado “la sensación de urgencia” detectada en el fabricante italiano, y también aprecia su intención de llenar el catálogo de las marcas de Chrysler con producto nuevo, rentable, y de mayor calidad. Por supuesto, tampoco sería lógico esperar que las mismas personas que autorizaron la venta de Chrysler hace unas semanas empezaran a saltar por las ventanas como si estuviéramos en 1929. Como se suele decir, el tiempo pondrá cada uno a su lugar. Nosotros por el momento nos sentimos optimistas.

Comenta o Pregúntanos