Las autoescuelas también sufren la crisis

Las autoescuelas también sufren la crisis

Las autoescuelas españolas han visto reducidos sus efectivos en más de 5.200 personas desde que comenzara el presente ejercicio, a causa del cierre de 180 centros de formación, según ha informado el presidente de la de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE), José Miguel Báez.

El máximo responsable de la CNAE ha señalado que en lo que va de año 3.504 profesores y 1.707 directores de autoescuelas perdieron su empleo, lo que equivale a una caída de un 16 por ciento respecto al mismo periodo de 2008, cuando estaban empleados 25.073 profesores y 6.999 directores en España.

En este sentido, ha asegurado que entre enero y septiembre se han cerrado 180 autoescuelas en España y ha afirmado que nada indica que la situación vaya a mejorar en el corto y medio plazo. ‘Los datos confirman que el sector de las escuelas particulares de conductores estaba ya maduro antes de que sobreviniese la crisis, y ésta sólo ha agravado la situación’, ha añadido.

Por otro lado, Báez ha criticado el proyecto de Ley Ómnibus al entender que ‘si una hipotética mejora de la competitividad en el sector se pretende hacer a costa de la calidad, la política de seguridad vial del país está en riesgo irremediablemente’.

Los representantes de las autoescuelas consideran ‘sumamente dudosa’ la pretensión del actual proyecto de Ley Ómnibus de introducir mayor competitividad rebajando las exigencias para abrir escuelas de conducción teórica, al entender que no mejorará la competitividad del sector ‘y mucho menos que sea una ventaja para el consumidor’. De la misma forma, explican que ‘el consumidor no notará mejora de precio y sí en cambio menor calidad’. .

Esta Ley viene acompañada de una serie de datos negativos para el sector. Según la DGT, hasta el 30 de septiembre de 2009, las jefaturas de tráfico habían expedido 716.808 nuevos permisos, un 23 por ciento menos que el mismo periodo del año anterior. ‘Esto se traduce en despidos, cierre de autoescuelas y precariedad de un sector del que depende en gran parte la mejora de la seguridad vial’, añaden desde la CNAE.

Por otro lado, insisten en que ‘la calidad de formación de los conductores en España no puede ponerse en riesgo rebajando las exigencias de calidad y control en la creación de nuevas autoescuelas’, debido a que casi todos los futuros conductores acuden a una autoescuela (a pesar de que se pueden examinar por libre), y esto demuestra que hay una gran confianza en la enseñanza y le atribuyen la mejor formación para evitar accidentes

Comenta o Pregúntanos