Se han fabricado 100 millones de unidades de caudalímetros Bosch en la planta alemana de Eisenach

Se han fabricado 100 millones de unidades de caudalímetros Bosch en la planta alemana de Eisenach

Celebración de producción en Bosch
Se han fabricado 100 millones de unidades de caudalímetros en la planta
alemana de Eisenach

– Sistema de sensores para una combustión limpia en motores de gasolina y
diesel
– Se fabrican en cinco plantas de Bosch en todo el mundo
– Esta historia de éxito comenzó en los años ‘70

Bosch ha fabricado, hasta octubre de 2009, 100 millones de caudalímetros de
película caliente (HFM) en su planta en Eisenach (Alemania). El sensor mide
la cantidad de aire que el motor aspira independientemente de la temperatura
y de la densidad del aire. Los datos del HFM son la base para el control de
la cantidad de combustible que se inyecta. La sintonización exacta entre el
aire aspirado y el combustible inyectado garantiza el servicio económico y
de bajas emisiones de un motor de combustión. En los motores diesel
modernos, el caudalímetro de película caliente (HFM) sirve, además, para la
regulación del sistema de circulación de los gases de escape.

Gran exactitud en la medición y diseño compacto

La última generación, el HFM7, se puede adquirir opcionalmente con una
interfaz analógica o con una interfaz digital hacia la unidad de mando. El
HFM7 destaca por su gran exactitud en las mediciones, por su diseño compacto
y por su robustez. Además, el HFM7 proporciona –gracias a su capacidad de
respuesta espontánea– por ejemplo, en los sistemas Start&Stop, unos datos
fiables acerca del flujo de la masa de aire en la cámara de aspiración
después de arrancar el motor. La historia de éxito de los medidores Bosch
comenzó con los primeros medidores (LMM) que se fabricaron en los años ‘70
del siglo pasado. El LMM trabajaba todavía con un el principio de la presión
dinámica. Con el caudalímetro (HLM) se impuso en los años ‘80, por primera
vez, el principio de medición térmica para la absorción de la masa de aire.
El primer uso de un caudalímetro de película caliente (HFM) fue en la
Fórmula 1. A partir de 1989, Bosch empezó a fabricar en serie la primera
generación de los caudalímetros de película caliente (HFM). Los primeros HFM
fabricados en serie se montaron en el Volvo 240. El modelo que hasta ahora
se ha fabricado más, ha sido el HFM5, que se empezó a fabricar en 1996 y
todavía se sigue fabricando. El HFM5 fue el primer caudalímetro
micromecánico que se fabricó en grandes series. Con el HFM6, Bosch presentó,
en 2002, la primera generación con una interfaz digital. Para que los
motores en el futuro sean aún más económicos y más respetuosos con el medio
ambiente, Bosch sigue desarrollando caudalímetros de película caliente para
mejorar su exactitud en la medición y su utilización flexible. Para dar un
ejemplo, con la integración de señales de medición adicionales en el HFM,
como la temperatura, la presión o la humedad relativa del aire, se pueden
poner más datos a disposición del sistema de control del motor.

En estos momentos, Bosch está produciendo caudalímetros de película caliente
(HFM) en cinco plantas en todo el mundo. La planta matriz es Eisenach
(Alemania), donde se fabrican todos los tipos de caudalímetros que se
producen en la actualidad. Además, el sensor se fabrica también en otras
plantas, como por ejemplo, la de Saratov (Rusia).

Comenta o Pregúntanos