Se venderán menos de un millón de coches

Se venderán menos de un millón de coches

image
La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) estima que las ventas de coches sufrirán este año un nuevo descenso de aproximadamente el 10%, hasta situarse por debajo del millón de unidades, el nivel más bajo desde 1996, cuando se comercializaron 962.905 turismos.

Así lo avanzó el director general de Anfac, Luis Valero, quien calificó de ‘muy negativo’ el año 2008, ejercicio en el que las ventas de automóviles registraron la mayor caída de la historia con un desplome del 28,1 por ciento, lo que equivale a unas 450.000 matriculaciones en valores absolutos.

Valero destacó que en la segunda mitad de 2008 se produjo ‘un derrumbe total’ de las ventas, en un año ya de por sí ‘muy preocupante’. Asimismo, señaló que la producción cerró el año recién concluido con un descenso superior al 10 por ciento.

Los agentes del sector del automóvil demandan la habilitación de una línea de crédito del ICO dotada con 10.000 millones de euros para financiar tanto a concesionarios como a clientes finales, al objeto de estimular la demanda.

De cara el ejercicio recién iniciado, el director general de Anfac apuntó que será un año ‘muy complicado’, puesto que por el momento no se atisba ningún síntoma de recuperación, después de que en diciembre las matriculaciones cayeran un 49,9 por ciento, el segundo mayor retroceso mensual de la historia.

Ante tal situación, Anfac, con el respaldo de las organizaciones Sernauto (componentes), Ganvam (vendedores) y Aniacam (importadores) ha remitido al Gobierno una serie de propuestas para su inclusión en el Plan Integral de Automoción que prepara el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.
Suspender el impuesto de Matriculación

El sector insiste en su petición de suprimir definitivamente el impuesto de Matriculación, para lo que podría aprovecharse la modificación del sistema de financiación autonómica. En este sentido, Valero recordó que el PP propugna una bajada de impuestos, y precisó que las ventas de coches que emiten menos de 120 gramos de CO2, exentos de la tasa de matriculación, crecieron un 30 por ciento en 2008.

La eliminación de este gravamen supondría que las Comunidades Autónomas dejarían de ingresar este año unos 880 millones de euros de un impuesto que, en una proporción del 82 por ciento, se concentra en las regiones que cuentan con fábricas de coches, según los cálculos de la patronal de fabricantes.

Comenta o Pregúntanos