DGT: nos vigilan desde el aire

DGT: nos vigilan desde el aire

Aunque no sólo se dedican a poner multas, lo cierto es que los helicópteros de la DGT imponen 6.000 denuncias al año. En autopista.es nos hemos subido a uno de ellos para comprobar, de primera mano, en qué consiste su trabajo.

Por tierra y por aire, la DGT no para, lo quiere tener todo controlado, y qué mejor manera que hacerlo “a vista de pájaro”. Para ello cuenta con 21 helicópteros repartidos entre los distintos Centros de Control de Tráfico –ubicados en La Coruña, Valladolid, Zaragoza, Valencia, Andalucía (con dos en Sevilla y Málaga) y Madrid-. A bordo de uno de ellos hemos visto cómo se origina un atasco, -sin necesidad de sufrirlo-, cómo se produce un accidente in situ, o los giros prohibidos y los adelantamientos, al filo de la ley, de ciertos conductores .

El jefe de la Unidad de Helicópteros de la DGT, Jesús Guardia, nos cuenta que “una parte importante de nuestro tiempo la destinamos a la regulación del tráfico”, esto es, a informar y enviar las imágenes al centro correspondiente sobre el estado del tráfico. Vuelos que se suelen realizar a primera hora de la mañana, tras una incidencia, o en momentos de operación salida o retorno. Para ello hay un operador de cámara –de la Agrupación de la Guardia Civil y un piloto- de guardia.

6.000 multas

Pero a nadie se le escapa que los helicópteros de la DGT imponen al año 6.000 denuncias, y la mayoría se convierten en firmes debido a que las pruebas de que dispone la Tráfico suelen ser “de peso” (habitualmente graban la secuencia completa). Son los vuelos denominados de vigilancia, que se suelen realizar uno por la mañana y otro por la tarde, los que se dedican a esta función. Si bien de un tiempo a esta parte ya no se captan tantas infracciones como antes, en cuanto a cantidad y a calidad. De hecho, en el vuelo realizado con Autopista, de algo más de dos horas de duración, apenas vimos tres. Ahora bien, el operador de cámara, que es miembro de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil suele conocerse los puntos de su demarcación en donde se infringen más las normas, sobre todo en lo que se refiere a giros prohibidos…

Los helicópteros de la DGT equipan potentes cámaras, con un zoom capaz de captar con nitidez no sólo la matrícula, sino pequeños detalles del conductor, por ejemplo, si va hablando por teléfono o manejando el navegador, o cuántos ocupantes van en el vehículo –para controlar el carril Bus-Vao-…

Comenta o Pregúntanos