Día de luto: adiós al Mitsubishi Lancer Evo

Día de luto: adiós al Mitsubishi Lancer Evo

Probablemente, la saga de deportivos japoneses más famosa a escala mundial sea la compuesta por los diferentes Mitsubishi Lancer Evo que se han comercializado en todos los rincones del mundo desde 1992. Desde su nacimiento, este prestacional vehículo siempre se ha visto encarnado en una carrocería de cuatro puertas muy práctica para el tipo de coche del que hablamos, aunque lo realmente destacable es su tremenda efectividad.

Actualmente se comercializa el Lancer Evo X, equipado con un motor gasolina turboalimentado de 2 litros, que en Europa entrega 295 CV. Para la undécima entrega, se ha especulado desde hace meses con que podría incorporar una mecánica híbrida, e incluso algún aguafiestas llegó a nombrar motores diésel, pero esto va a quedar en agua de borrajas después de las declaraciones del director de producto de Mitsubishi: El Evo X será el último Mitsubishi Lancer Evolution.

La marca no ha realizado ningún comunicado de prensa al respecto, sino que estas palabras fueron pronunciadas ante un reportero de Autocar durante el transcurso del Salón de Ginebra. El motivo inicial de la conversación era comentar el Global Small Concept, pero ya se sabe que los periodistas del motor son muy cotillas y todo derivó hacia el futuro global de Mitsubishi. Hace unas semanas ya vimos con cierto detalle cuál es la estrategia de Mitsubishi para los próximos años, pero no nos esperábamos este jarro de agua fría.

La razón principal que esgrimen para esta drástica decisión es la necesidad de reducir los niveles de emisiones de CO2. Haciendo memoria, recordemos que ante de 2015 tienen previsto lanzar hasta ocho modelos eléctricos o híbridos enchufables, algo que vendrá acompañado de un cambio de imagen en el que no tendrán cabida coches de gasolina gastones. Consideran que un coche de calle derivado de rallies no tiene ningún sentido en el futuro de la marca.

Sinceramente, aún no acabo de entenderlo, más aún si tenemos en cuenta que el propio directivo señala que el coche aún sigue teniendo demanda como para seguir fabricándolo en generaciones venideras. Sea como fuere, la despedida es definitiva a no ser que cambien mucho las cosas. Por si acaso, dejan la puerta abierta a una posible resurrección en un futuro a medio plazo, eso sí, sería un Lancer Evo propulsado exclusivamente por motores eléctricos.

Comenta o Pregúntanos