Un porrón de fotos del nuevo Peugeot 108

0eot_108_5-door_6

Al igual que ha sucedido con los Citroën C1 y Toyota Aygo, Peugeot está en estos días presentando a la prensa el pequeño 108. Es un coqueto urbanita fabricado en la República Checa que llegará a finales de verano al mercado español.

El 108 estará disponible en ocho colores distintos para su carrocería, versiones de tres y cinco puertas, con techo normal o Top (de lona eléctrico), y dos motores de gasolina, un 1.0 VTI con 68 CV y el 1.2 VTI de 82 CV, en ambos casos con tecnología Pure Tech.

Los interesados en la personalización podrán escoger siete temas diferentes para los adhesivos decorativos: los elegantes “Kilt”, el glamuroso “Diamond”, el bitono “Dual”, los tecnológicos “Barcode”, el juvenil “Tattoo” y el deportivo “Sport”.

Galería: Peugeot 108

Además de todo lo mencionado se podrán elegir varios niveles de acabado. En España no sabemos si estrenarán denominación o conservarán la actual línea de toda la gama Peugeot con los Access, Active y Allure. Lo que sí sabemos es que podrán equipar según versiones acceso y arranque sin llave, tapizado en piel, climatizador automático, cámara posterior, navegador integrado, espejos térmicos, asientos calefactables, llantas de aleación, faros antiniebla, luces diurnas por LEDS, volante de cuero, etc.

Uno de los puntos fuertes del Peugeot 108 son los bajos consumos. El motor 1.0 VTI de 68 CV homologa un gasto medio de 4,1 L/100 y unas emisiones de 95 g/km de CO2. Además alcanza los 157 km/h de velocidad máxima y acelera de 0 a 100 km/h en 14,3 segundos. Por su parte el 1.2 VTI declara un consumo de 4,3 L/100 y unas emisiones de 99 g/km de CO2, alcanza los 170 km/h de velocidad máxima y acelera de 0 a 100 km/h en 11,0 segundos.

De momento no conocemos los precios para el mercado español pero en Francia arrancan en los mismos que el anterior Peugeot 107, es decir, 10.150 € del 1.0 VTI 68 CV Access. El más caro es el 108 1.2 VTI 82 CV Feline 5 puertas que sale por 16.050 €.

Fuente: Autoblog.com

Comenta o Pregúntanos