Volkswagen quiere renovar sus coches al mismo ritmo que Apple el iPhone

000-fotos-nuevo-passat-03-1

La electrónica de consumo nos ha enseñado que un producto muy interesante hoy día dentro de seis meses ya se ha convertido en algo normal y, dentro de un año, podría incluso estar obsoleta. Pasa con los móviles, ordenadores, cámaras… Entre tanto, el mundo del automóvil mantiene casi invariado el plazo de renovación oscilando entre los seis y ocho años.

Volkswagen ha sacado partido a esto de estirar los modelos existentes durante muchos años y prueba de ello son los remixes realizados con el anterior Passat o la sexta generación del Golf. Sin embargo, esto podría cambiar. La firma alemana quiere fijar un plazo de renovación más corto que permita adaptar los vehículos a las necesidades de los usuarios, algo complicado ya que siempre están en plena evolución.

La idea es hacer que la oferta de automóviles pueda renovarse con la misma celeridad que por ejemplo hace Apple con sus productos. ¿Utopía? En cierto modo sí ya que no es lo mismo desarrollar un teléfono que un vehículo con infinidad de componentes y piezas que requieren mayor tiempo de adaptación.

En cualquier caso, Volkswagen creará un comité con entre 40 y 60 altos cargos que deberán estudiar la evolución del mercado e ir marcando los pasos a seguir con sus futuros lanzamientos. El grupo sabe que deben adaptarse mejor en el tiempo sobre todo en temas relacionados con la conectividad y el desarrollo de productos eléctricos.

Este nuevo grupo de trabajo forma parte del plan de ahorro que VAG se ha fijado y que debería permitirles para 2017 haber reducido los gastos en cinco millones de euros. La rentabilidad de la empresa no ha conseguido mantener el ritmo en los últimos debido al aumento de los costes laborales.

Volkswagen está tratando de conseguir reducir los costes de producción presionando a los proveedores e ingenieros, intentando ahorrar lo máximo posible en los componentes y la complejidad de sus diseños. Con la nueva plataforma MQB por ejemplo se consigue un ahorro significativo al poder adaptarse a multitud de vehículos de distinta tipología.

Con el lanzamiento y coste de desarrollo del nuevo Passat, Volkswagen ha visto reducido su margen operativo del 2,4 al 1,8% mientras que otras marcas, como Hyundai, han conseguido un excelente 9% en el primer trimestre del año. Volkswagen no quiere llegar a tanto y marcan objetivo un 6%.

Pese a que todo esto podría hacerte pensar que las cosas no van tan bien como deberían para el Grupo Volkswagen, nada de eso. Si todo va como esperan, este mismo año se conseguirán superar los 10 millones de unidades entregadas a nuevos clientes en todo el mundo, es decir, se habría logrado cuatro años antes de lo previsto.

Para seguir escalando posiciones y conseguir el tan deseado primer puesto como grupo automovilístico mundial, en 2015 se presentarán nada menos que 100 novedades que se irán repartiendo entre las doce marcas que tiene VAG. Los máximos responsables del grupo quieren lograr una base económica sólida que les permita afrontar el futuro con la mayor seguridad posible y para ello es necesario hacer ajustes lo antes posible.

Fuente: Autoblog.com

Comenta o Pregúntanos