La gama Peugeot 308 sigue creciendo e incorpora la versión 1.6L BlueHDi 100 CV S&S

BlueHDi-100

Disponible para la silueta berlina y SW, el Peugeot 308 incrementa su oferta con este bloque que combina rendimiento con emisiones de 94 g/km de CO2.

Peugeot 308 1.6L BlueHDi 100 CV S&S, disponible desde 16.850 euros.

La gama Peugeot 308 sigue incrementando su oferta de producto y tecnología medioambiental. El 308 crece con la versión 1.6L BlueHDi 100 CV S&S: un motor que se define por su dinamismo combinado con la eficiencia medioambiental. Peugeot 308 1.6L BlueHDi 100 CV S&S, ya en la red comercial de la Marca desde 16.850 euros.

El motor 1.6L BlueHDi 100 CV S&S está disponible para la silueta berlina y SW. En estas dos versiones registra consumos y emisiones de 3,6 l/100 km y 94 g/km de CO2.

El Peugeot 308 es la oferta de la Marca para el segmento C. Una berlina que destaca, además de por atributos como su calidad o su diseño, por la riqueza de siluetas y versiones. La llegada de este motor es el reflejo de este espíritu.

Además, en el reciente Salón de Shanghái se ha presentado el Peugeot 308 R HYbrid, una nueva muestra del potencial de Peugeot en el campo del rendimiento eficiente ya que incorpora un sistema de propulsión híbrido de gasolina plug-in de 500 CV.

Sobre la tecnología BlueHDi

BlueHDi es la denominación de los bloques diésel de Peugeot que cumplen con la exigente normativa anticontaminación Euro6. Combina tres elementos diferenciales: el filtro antipartículas (FAP) con aditivo, el catalizador Selected Catalytic Reduction (SCR) y un dispositivo Stop & Start.

Las ventajas de esta tecnología son una reducción del óxido de nitrógeno (NOx) de hasta un 90 %, la optimización de las emisiones de CO2 y el consumo de combustible y la eliminación del 99,9 % de las partículas.

Los elementos contaminantes producto de la combustión se eliminan en tres etapas: en la primera el catalizador de oxidación acaba con los hidrocarburos no quemados (HC) y el monóxido de carbono (CO), que se transforman en agua y dióxido de carbono.

En la segunda el SCR transforma, gracias a una mezcla de urea y agua llamada AdBlue, los NOx en agua y nitrógeno. En la última el filtro antipartículas elimina la práctica totalidad de las mismas.

Comenta o Pregúntanos