El reto de diseñar un coche y una moto de carreras

  • Un diseñador de SEAT y uno de Ducati cambian los papeles por un día.
  • Aletines, alerones y frontal, piezas claves a la hora de hacer el esbozo de un SEAT León Cup Racer.
  • A diferencia del coche, en el diseño de una moto de competición se tienen en cuenta las medidas del piloto ya que forma parte del carenado.

En una mesa, frente a frente, Daniel García, diseñador de SEAT y Edoardo Lenoci, diseñador de Ducati. Ambos están dispuestos a enfrentarse a un reto: intercambiarse los papeles por un día y comprobar las principales diferencias que hay detrás del diseño de un SEAT León Cup Racer y una Ducati Desmosedici GP.

– Sobre papel y tableta: Más de dos meses para diseñar un León Cup Racer. Un proceso que empieza de forma manual con lápiz y papel, para acabar en el plano digital donde ajustan las medidas, piezas y las texturas del futuro vehículo. En cambio, el diseño de las motocicletas “se desarrolla 100% sobre soportes digitales”, explica Edoardo a Daniel mientras hacen los primeros esbozos en la casa de SEAT, en Martorell.

– Las líneas maestras: En el diseño de una motocicleta, hay que tener en cuenta “la forma y las medidas del piloto”, ya que formará parte del carenado, comenta Edoardo.  El diseño de una moto tiene forma de gota de agua, con líneas redondeadas, frente a las líneas más duras y rectas de un vehículo de cuatro ruedas, donde la medida del piloto es algo secundario.

– Aerodinamismo y velocidad: Uno de los puntos clave en el diseño de un coche de carreras es encontrar “el equilibrio entre la aerodinámica, la velocidad y el agarre del coche al pavimento”, apunta Daniel de SEAT. Sin embargo, en el diseño de una motocicleta, además de estos puntos, se analizan y priorizan “los movimientos del propio piloto sobre el vehículo mientras conduce” ya que estos condicionarán la forma de algunas piezas, replica Edoardo.

– Ganar en agarre: A la hora de esbozar las piezas de un coche de competición, es importante tener en cuenta el alerón posterior. “Tiene forma de ala de avión invertida” para ayudar a que el coche tenga más agarre a altas velocidades, comenta Daniel. Asimismo, para asegurar la estabilidad de los SEAT y de las Ducati, ambas marcas someten a sus vehículos al túnel del viento: una prueba en la que se pone a prueba su aerodinámica.

–  Cada milésima cuenta: El SEAT León Cup Racer parte de un coche de serie, el León CUPRA, modificado. “Es 220 milímetros más de ancho y se añaden aletines, alerones y el frontal”, para que el coche gane en velocidad en la pista. En comparativa, en el diseño de la Ducati Desmosedici GP destacan su “chasis y carenado” como piezas fundamentales.

Después de una jornada en la que ambos diseñadores han compartido los secretos de sus vehículos y han jugado a intercambiarse los papeles, cada uno ha vuelto a su oficio para, como comenta Daniel en tono simpático, “no perder la oportunidad de seguir cosechando victorias en el circuito”.

 

Comenta o Pregúntanos