LA CUEVA DE ALÍ BABÁ

¡Dios mío! ¿Pero de dónde salen tantos ladrones?

Para los conejos campestres, su madriguera, es una cueva en la que viven a veces centenares de ellos.

Para hacerlos salir, el cazador introduce un hurón, y al instante, comienzan a huir despavoridos en todas direcciones por las mismas bocas que ellos mismos se han fabricado para protegerse del peligro de ser cazados.

Desde que las redes sociales y los medios de comunicación empezaron a denunciar sinvergüenzas, defraudadores y políticos corruptos, la estampida es diaria y raramente el cazador es capaz de cazarlos.

image
Cueva de Alí Babá

Esta plaga de bribones se multiplican con las misma rapidez que los conejos, y al igual que éstos, siguen pastando por sus respetos y comiéndose la poca hierba jugosa que nos queda.

Al final, en el conejo la velocidad de sus patas y en los delincuentes las triquiñuelas legales y la permisividad de algunos jueces, hacen que al cazador (el fiscal), se le escapen y no pueda meter a la mayoría en el saco.

Dice Pérez Reverte en twitter, que hace falta otra guillotina, me parece un poco fuerte, me conformaría con un raticida para desinfectar tanta alcantarilla.

Paco Costas

Comenta o Pregúntanos