LAS EXAGERACIONES NUNCA SON BUENAS

Me gustan los animales¸ abomino de los salvajes que los maltratan de forma cruel. Tengo perros des hace más de cincuenta años. Ahora tengo dos, uno viejo de acogida y no tengo más porque no puedo.

Hoy le han pedido a mi mujer 70 € Por diez y siete kilos de pienso, al parecer especial.

Con esa cantidad un ama de casa de las miles que no llegan a final de mes, cocinaría comida para cuatro días.

Desde que, afortunadamente, los españoles hemos empezado a entender que una mascota no es un juguete, las industrias dedicadas a todo lo que tiene que ver con estos animales, han descubierto el dorado (Cerca de mi casa han abierto una macrotienda con ese propósito)

Algunos de los propietarios de mascotas han convertido a éstos en auténticas vedetes: peluquería, corte de uñas, hoteles con diferentes categorías según el precio (conozco uno que cobra ocho euros diarios por la estancia; perrera individual, colectiva…)

Como todo en la vida, hasta los hijos te quieren, en la medida que tú les das cariño, y está demostrado que, cuando quieres suplir ese cariño con costosas regalos, esa relación de amor acaba por desaparecer.

Tu pero te quiere porque sí y lo único que espera de ti es que tú le devuelvas su cariño, y su fidelidad y la obediencia ciega, la mantienen hasta la muerte.

Todo lo demás es superficial e innecesario. Su instinto, al contrario que los humanos, le impide valorar las cosas que le compras. Con dos comidas al día, mucho cariño, y atender su salud en la enfermedad cuando lo necesita, basta. No hay que exagerar.

Comenta o Pregúntanos