Por

Prueba Fiat Bravo Sport

Fiat Bravo Sport

Lo primero que nos sorprende nada mas entrar en el Fiat Bravo, es su espacio para el puesto del conductor, el asiento es realmente cómodo y de múltiples reglajes, con el fin de facilitar al conductor la posición ideal. El volante tiene un tamaño justo, ni muy grande ni muy pequeño, el grosor del aro es el correcto, al ser una versión Sport debería ser un poco mas grueso. Es regulable en altura y profundidad, viene forrado en piel. El reposapiés para el pie izquierdo es un poco estrecho, pero no afecta a la conducción ni es incomodo. Los botones quedan a mano del conductor exceptuando los de las antiniebla tanto anteriores como posteriores, los pulsadores están un poco retirados del alcance del conductor.

Visibilidad
Su visibilidad delantera es correcta. Los pilares A son estrechos y no dificultan la visión tanto delantera como trasera. La visión trasera si se ve mermada por el poco cristal disponible y si además de tener poco para ver los reposacabezas dificultan aun mas, aun así no tendremos grandes dificultades para maniobrar marcha atrás, ya que los fabulosos retrovisores exteriores nos darán una visión excelente y muy clara de los que acontece detrás de nuestro vehículo.

Impresiones de Conducción
Gratamente impresionado nos dejo el Bravo, es muy cómodo de conducir, muy noble en reacciones, su motor, en este caso el 1.9 JTD de 150 CV invitaba a hacer muchos kilómetros, una maravilla. En conjunto destacar que es un coche del día a día con unos consumos ínfimos, y con una gran calidad de rodadura. El motor tiene muy buen empuje en la parte baja del tacómetro, en frió resulta un poco ruidoso al ralentí, en cuanto se calienta disminuye notablemente esa rumorosidad típica de los Diesel.

Frenada
Frenos potentes, esta es la definición que le podemos dar al sistema de frenado del Fiat Bravo, unos frenos de muy adecuados para el modelo Sport, muy capaces y con una frenada excelente. Delante monta discos ventilados de una medida mas que correcta, los traseros son frenos de disco macizos lógicamente mas pequeños que los delanteros pero también de una medida generosa. ABS 2.0 de serie y ayuda a la frenada de emergencia.

Tracción
El Fiat Bravo en la versión Sport “calza” unas llantas de nada menos que 18″ (225/40/18), viendo que ahora la moda en los vehículos está en las grandes medidas de rueda, como de llanta, nos resultaran normales las de 18 pulgadas del Bravo, pero es que para un motor de 150 CV con unas 205/45 en 17 hubiera sido mas que suficiente. No critico la elección de Fiat en este aspecto, solo me parece un poco exagerado. Por otra parte, mayor tamaño de llanta influye en un neumático de mayor sección, en lo que termina con mayor agarre en situaciones limite o de conducción deportiva, en fin, que el Fiat Bravo no presenta perdidas de tracción y las pocas muestras que nos dio rápidamente el control de tracción se encargo de mitigarlas.

Estabilidad
Suspensión firme y de un recorrido correcto, aún siendo una versión Sport. El recorrido de suspensión puede resultar un poco largo, pero nos beneficiara en caso de pasar algún bache o agujero en la calzada. La primera parte del recorrido de la suspensión nos hará pensar que el coche es blando y tiende a balancear en las curvas, pero eso es solo el primer tramo de la suspensión, luego se nota la dureza que caracteriza a un modelo con tendencias deportivas. El Fiat Bravo contaba con ESP de serie.

Reposacabezas
Los reposacabezas delanteros son solo regulables en altura al igual que los traseros, es una lastima que los delanteros carezcan de la regulación para la inclinación, tanto los delanteros como los traseros no son activos.

Cinturones
El Fiat Bravo viene dotado con cinco cinturones de tipo estándar, que consiste en tres puntos de anclaje. Los delanteros llevan pretensores pirotécnicos. El Bravo trae un sensor que nos indica que no llevamos puesto el cinturón con pitidos, sin emprendemos la marcha sin el. Muy útil para los despistados o para la gente que tiene la mala manía de ponerse el cinturón en marcha.

Bebes y Niños
En este apartado el Fiat Bravo salio airoso en nuestra prueba, introducir una sillita de bebe en los asientos traseros no es tarea complicada en el Bravo, ya que al ser un modelo de 5 puertas nos facilita la labor. El Bravo cuenta con un sistema de anclaje de sillitas para bebes (ISOFIX) que funciona a la perfección.

Airbags
En seguridad activa el bravo esta completo, ocho Airbags de serie en el acabado Sport. De conductor, acompañante (desconectable) laterales traseros y delanteros, de cortina delanteros y traseros.

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Fiat Bravo obtiene: 5 estrellas para la protección de ocupantes y 3 estrellas para la protección infantil un total de 33 puntos sobre 39.

Recuperaciones
Las recuperación en el Bravo nos pueden parecer “sosas” pero es la manera que tiene el propulsor Diesel en entregar la potencia, carece de la “patada” típica de los TDI´s del grupo VAG, y por ello nos puede parecer que no corre nada de nada, pero solo hace falta echar un vistazo al velocímetro y nos sorprenderá lo bien que anda este Fiat.

Caja de Cambios
El Bravo monta una caja de cambios de 6 relaciones muy bien escalonadas y perfectamente utilizables por el propulsor Diesel, la sexta hasta nos resultara corta en comparación con la de sus competidores, pero es una venta ya que así podemos utilizarla en mas ocasiones, no solo llaneando por autopista o autovía. El tacto del cambio es excelente, como en todas las cajas de cambios del grupo Fiat, es lenta en reacciones, pero si nos acostumbramos a ella nos fallara nunca.

Circulando por Carretera
Como anteriormente he comentado al tener una sexta relación tan utilizable en diferentes momentos, el Bravo en carretera es silencioso, ahorrador, y sobretodo cómodo de conducir. Su suspensión aun siendo firme absorbe los desnivele, baches e imperfecciones de la carretera perfectamente, no nos bajaremos del Bravo con un dolor de espalda tras un largo viaje, algo que es de agradecer en un coche así.

Circulando por Autopista
En autopista se podría decir que es casi igual que en carretera, comparten el bajo ruido del motor en el habitáculo, su bajo consumo al llevar la sexta marcha engranada. Mas comodidad de marcha aun si cabe que en carretera.

Circulando por Ciudad
En ciudad el Bravo no destaca en ningún aspecto, su propulsor es cómodo de utilizar, cuenta con un buen par a bajas vueltas, que nos ayudara en salidas y pendientes. El Fiat Bravo trae el sistema CITY de dirección asistida eléctrica, es una maravilla poder aparcar el Bravo literalmente con un dedo, el volante se puede girar sin esfuerzo y ayuda mucho en las maniobras de aparcamiento, un gran acierto por Fiat.

Calidad de Acabados
Los acabados son de un buen aspecto, son plásticos aparentes y con un tacto muy bueno. Los plásticos encajan bien entre si y no se oyen crujidos ni se notaron malos componentes.

Calidad de Materiales
Buenas calidades en los materiales, plásticos de un tacto blando y de buen aspecto, los únicos plásticos que vimos de una calidad un poco mas baja son los de las partes bajas de las puertas, se rallan con facilidad, simplemente hay que mimarlos un poco mas para que esto no suceda.

Conclusiones
En resumen el Fiat Bravo es un vehículo de ultima generación cargado de buenas aptitudes, su uso nos dejo un muy buen sabor de boca, con ganas de probar su hermano con motorización en gasolina. Sus acabados muy buenos, un motor con mucha potencia que mueve el Bravo con mucha soltura. Consumos muy bajos, en definitiva un coche con un precio ajustado que da muchas satisfacciones a sus dueños. Fiat se renueva y parece que esta vez a dado en el clavo, esperemos que sigan por este buen camino mucho tiempo.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martnez


                        

Comenta o Pregúntanos