Por

Prueba Renault Mégane Coupe

Renault Mégane Coupe

Probamos el Renault Mégane Coupé en su versión menos potente con motor de gasolina, el 1.6 16v de 110 cv. En acabado Dynamique, con una buena cantidad de equipamiento de serie y una línea exterior muy llamativa. Por dentro es en apariencia mas amplio en las dos plazas delanteras en comparación con su antecesor, no podemos decir lo mismo de las plazas traseras, que aun siendo de buenas dimensiones dan una sensación de menor espacio por tener unos cristales laterales muy reducidos que vuelven claustrofóbico estas plazas. El acceso a las plazas traseras tampoco es ninguna maravillas y es que aun sigue siendo una tarea pendiente en todas las versiones Coupé, hoy día por muchos sistemas de facil entrada o ayudas como un 5 puertas no hay nada. Centrados en el puesto del conductor las similitudes con el anterior Mégane son mínimas, ya que esta nueva versión del Megané en general soluciona los fallos de este y mantiene las cosas bien hechas. Con esto no queremos decir que el anterior Mégane tuviera pocas cosas buenas, en absoluto, el puesto de conducción era realmente cómodo como el del actual y de facil adaptación, en pocos minutos estaremos a gusto conduciendo sin preocuparnos si estamos demasiado cerca del volante o muy retirados. El salpicadero, de estética seria es limpio en cuanto a botoneria, es decir, no abusa de demasiado botones para el manejo de la radio, equipo de música, opciones del ordenador de abordo, climatizador, todo queda centrado en un mismo sitio siendo facil de usar. Los asientos son de un aspecto deportivo, buenos pétalos laterales que otorgan una sujeción lateral correcta. Cuentan con una dureza justa que no cansa en viajes cortos y que se agradece en viajes largos.

Visibilidad
Es evidente que vamos a comentar la mala visibilidad que el conductor tiene al mirar hacia atrás desde el retrovisor central o directamente, las lunas traseras lateares o simplemente la luna trasera son minúsculas, con una pilares de un alto grosor que nos dificultan la visión no viendo absolutamente nada. La visión delantera/lateral ya es diferente, no presenta problemas y no hace pasar del mal trago cada vez que miramos por el retrovisor interior. El Mégane se comercializa con opción de faros bi xenon, nuestra unidad contaba con faros halógenos, que a nuestro parecer cumplían más que sobradamente siendo unos de los puntos que nos dejo bastante satisfechos.

Impresiones de Conducción
Antes que nada debemos tener presente que la versión probada no se fabrico con la idea de ser un devorador de curvas o un prodigio en la estabilidad, y así nos lo dejo ver. Su estabilidad es correcta para el segmento en el que se mueve, no presenta problemas en este sentido, pudiendo darnos algún homenaje en zonas de curvas que el Mégane responderá a las mil maravillas. La nota discordante en todo esto por desgracia es el motor, un motor ya anticuado, que con solo ponerlo en marcha podemos oír la que se nos avecina, prestaciones muy correctas y poco mas, los 110cv no dan para mas en el Mégane y es que un 1.6 16v atmosférico ya es tecnología del pasado, siendo mas lento, con mayores consumos y de peores prestaciones que el nuevo 1.4 TCe de 130cv, que le barre en todos los sentidos. Con el 1.6 16v de 110cv practicar una conducción rápida es un poco perder el tiempo, gastaremos mas gasolina, nos enfadaremos viendo que los 110cv parecen haberse escapado por el camino y ademas forzaremos inútilmente el motor, y todo esto por ser atmosférico, otra filosofía que hoy día cada vez es menos vista. Lo mejor de si lo da en la parte alta del tacómetro donde se comporta muy dignamente y los 110cv salen a relucir.

Frenada
El sistema de frenos del Mégane en su versión más baja gasolina cumple sobradamente con lo que se le pida. Monta discos en ambos ejes, delante discos sobredimensionados de 280mm autoventilados. Detrás discos macizos de 260mm. El tacto de los frenos no es de los mejores sin duda, con un recorrido útil bastante poco aprovechable es difícil dosificar la frenada, sobretodo cuando en la primera parte del recorrido el mordiente es mayor e incomodo si transitamos por ciudad. Cuenta con ABS de última generación poco intrusivo y ayuda a la frenada de emergencia, dotando de mayor presión al circuito de frenado, con el fin de acortar la distancia.

Tracción
Justamente en la semana de pruebas en Madrid no hacia nada mas que nevar y nevar, este invierno tan crudo que estamos padeciendo nos esta haciendo tener que cambiar mas de una vez las rutas de pruebas, y por que no decirlo, poder probar vehículos en la nieve que de otro modo seria mas difícil. Nuestra unidad calzaba ruedas de la marca Continental en su versión Conti Sport 3 205/50/17″, ya hace algún tiempo padecí de muchos problemas en otras unidades con ruedas Continental y nieve. Y en este caso la cosa no fue mejor, poco par a bajas vueltas y con las Continental el Mégane no se mueve del sitio. Aun siendo nieve virgen las Continental parece que tienen alergia a esta sustancia blanca que cae del cielo. Es una mera anécdota que nos encamina a las bondades del sistema de control de tracción que de no ser por el aun estaría esperando allí, decir en defensa de las ruedas que era una cuesta pronunciada y que muy probablemente la capa mas cercana al asfalto estaría congelada.

Estabilidad
Aun no siendo un Mégane con acabado Sport o RS su comportamiento en curvas es bastante correcto, en seco podemos exprimir sin miedos las cualidades de bastidor y apurar un poco más las frenadas sin miedo. En mojado la cosa cambia, la estabilidad es buena, pero no debemos fiarnos ni confiarnos, a lo largo de la prueba, en condiciones de agua en la calzada o mucha agua la sensación de seguridad disminuía notablemente, y por las pruebas que realizamos no parece ser un problema del vehículo que en seco tiene un comportamiento mas bien bueno, no queremos volver a hablar mal de las ruedas pero es que en mojado/nieve no gozan de un comportamiento precisamente bueno, no podemos decir lo mismo en seco, donde le pueden sacar los colores a vehículos mas prestacionales.

Reposacabezas
El Renault Mégane en sus dos versiones homologa cinco plazas útiles, las cuales todas ellas disponen de reposacabezas. Los delanteros regulables en altura e inclinación. Los traseros solo regulables en altura.

Cinturones
El Renault Mégane Coupé trae cinco cinturones del tipo estándar, de tres puntos de anclaje. Los delanteros equipan de serie pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado.

Bebes y Niños
El Renault Mégane se puede pedir en tres o cinco puertas, nuestra unidad era la versión Coupé, por lo tanto el acceso a las plazas traseras era dificultoso. Introducir una sillita conlleva cierta dificultad, el Renault Mégane trae de serie el sistema ISOFIX de anclaje de sillitas de bebes. Y un maletero de dimensiones generosas que nos permite transportar todo los bártulos del bebe sin problemas.

Airbags
El Renault Mégane trae de serie 8 Airbags, que son: De conductor, acompañante (desconectable) , laterales, de cortina… etc.

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Renault Mégane obtiene: 5 estrellas para la protección de ocupantes y 4 estrellas para la protección infantil un total de 37 puntos sobre 39.

Recuperaciones
En recuperaciones el Mégane dotado del motor 1.6 16v de 110cv no brilla precisamente, es perezoso en gran parte de proceso. Teñido que exigir mucho al motor llevándolo más de una vez al corte de inyección para estar el mínimo tiempo en el carril contrario si se trata de un adelantamiento en carreteras de un único sentido. El peso del Mégane hace mella en las recuperaciones/aceleraciones, dando unos datos no malos pero si justos. El 0 a 100km/h según ficha técnica es de 10,5 segundos, una cifra para nada mala, que en la practica parece ser mas por la progresiva entrega de potencia. La velocidad máxima es de 195 Km. /h y el par máximo es de 151 NM a 4.250 rpm.

Caja de Cambios
El cambio manual de seis relaciones se muestra rápido entre cambios de marcha, con un buen guiado y un escalonamiento correcto para sacarle el mayor provecho a los 110cv del motor gasolina. A lo largo de la prueba no se presentaron problemas de ningún tipo.

Circulando por Carretera
En carretera, el Mégane Coupé tiene un comportamiento limpio, su estabilidad es correcta, nos permite más de un lujo en carreteras viradas, y disfrutar de su buen chasis. El propulsor no acompaña a la tarea, empuja con poca decisión desde muy bajas vueltas. En conducción relajada los consumos son muy ajustados, tiene muy buena autonomía aun a pesar de ser gasolina.

Circulando por Autopista
En autopista, el Mégane Coupé es cómodo, muy económico, sencillo de conducir, rápido si lo deseamos. En sexta marcha es casi inapreciable el sonido del motor dentro del vehículo, esta muy bien insonorizado. Debemos fijarnos en el tacómetro para ver a que revoluciones esta el motor. Los consumos son una de las bazas a favor de este Mégane con motor 1.6 gasolina, podemos obtener consumos por debajo de los 7 litros si circulamos con cautela y velocidades de 100 km/h. Es uno de los 1.6 en gasolina que menos consume, no todo iba a ser malo para este motor.

Circulando por Ciudad
En ciudad el Renault Mégane pasa desapercibido por la gran cantidad de Mégane vendidos tanto en la versión Coupé como en la 5 puertas. La mayoría dotados de motorización diesel. El 1.6 gasolina en ciudad es cómodo de conducir, a pocas vueltas tiene un tirón que engaña bastante, ya que parece que hay mas potencia de la que en verdad hay si exigimos prestaciones al motor. Lo dicho, para la ciudad el pequeño motor gasolina cumple sobradamente y con unos consumos muy ajustados. La suspensión de esta versión del Mégane (Dynamique) es más bien conservadora, siendo más confortable que rígida, en zonas especialmente minadas de baches, badenes, resaltos lo agradeceremos.

Calidad de Acabados
Los acabados en esta versión son muy buenos, abundan los plásticos de calidad, y los ajustes correctos.

Calidad de Materiales
Los materiales utilizados son de buena calidad, el forrado de las puertas es muy bueno. Los plásticos son de buen tacto y aparentes.

Conclusiones
En resumen, el nuevo Renault Mégane viene dando fuerte, la versión Coupé aquí probada es excelente en muchos aspectos, solucionando problemas que el anterior Mégane padecía. Renault ha dispuesto de una buena dotación de motores y potencias, tanto en gasolina como en diesel. Donde podemos elegir el que mas se nos ajuste. Con los acabados pasa exactamente lo mismo, podemos optar por varios acabados con unos precios muy competitivos. Sin duda el Renault Mégane es un compacto a la altura de lo que se le pide.

A favor: consumos, acabados, línea exterior.
A mejorar: acceso plazas traseras, falta de garra en el motor 1.6 gasolina.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Daniel Galdeano Martínez
Vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=YsdIamVBvAo


       

Comenta o Pregúntanos