Por

Prueba Chevrolet Captiva 2.2 VCDI 184cv

Chevrolet Captiva 2.2 VCDI 184cv

Esta semana os traemos la prueba del nuevo Chevrolet Captiva, en su versión más alta de acabados y motorización. Se trata del nuevo motor 2.2 VDCI que produce 184cv en conjunto con una caja de cambios automática de convertidor de Par. Los cambios que presenta el nuevo Chevrolet Captiva no solo son estéticos, que los hay son muy bien avenidos. Exteriormente nos encontramos con un lavado de cara que proporciona más seriedad y mayor “musculosidad” al Captiva. Se le ve más “fuerte”. Su frontal es más de todo camino serio. Cambios en llantas, paragolpes, etc… Detrás también podemos observar un juego de faros diferentes. En el interior los cambios son menores, pero no por ello escasos. Se notan a primera vista. Una consola central más vistosa y bien organizada. El puesto de conducción además de proporcionar un buen espacio a su conductor cuenta con un asiento regulable electrónicamente y que sujeta de maravilla el cuerpo. El salpicadero y cuadro de instrumentos, aparentemente no experimenta cambios a resaltar. Hablemos de su nueva mecánica, Chevrolet ha optado por sustituir el 2.0 VCDI de 150cv que después fueron 163cv por este nuevo bloque de 2.2 y 184cv. Las diferencias saltan a la vista. Mucho más Par (400nm) desde muy bajas vueltas, mayor potencia disponible en todo momento y lo mejor de todo mismo o menor consumo. Como era de esperar el peso en vacío del nuevo Chevrolet Captiva aumentaría. Y así ha sido. El anterior contaba con un peso en vacío de 1835 kg. Este, 1978kg. Mayor cilindrada y algún que otro cambio lo aproximan al filo de las 2 toneladas. Que ya son palabras mayores. En cuanto a prestaciones el Captiva no presenta problemas. Su nuevo motor se muestra fuerte desde pocas vueltas, dándolo todo a 3800 revoluciones. En el acabado LTZ contamos con 7 plazas disponibles o con un maletero de 477 litros que se puede ver incrementado hasta 1577 litros o disminuir con tres filas de asientos hasta unos testimoniales 97 litros.

Visibilidad
El nuevo Captiva mide 4,673 (m) de longitud, es un vehículo medio/grande que por su tamaño, podría presentar dificultades en la visibilidad. Pero no es así, el conductor no tendrá problemas de visibilidad. Ni por los pilares A, ni por los pilares C. Nada. Todo correcto. Nuestra unidad montaba además del ya conocido sistema de pitidos para aparcar una cámara en la parte trasera que nos amplía la información. Con una buena imagen y muy fiel a la realidad. Montaba faros Halógenos con lupa elipsoidal, la misma que usan los faros de xenón. La iluminación es francamente buena, aun anchura y distancia iluminada correcta. Lavafaros incorporados.

Impresiones de Conducción
Con un peso en vacío cercano a las 2 toneladas y un motor de 2.2 litros de 184cv las prestaciones del Captiva son muy buenas. Con un cambio manual el Captiva es capaz de acelerar de 0 a 100km/h en cerca de 9,6 segundos. Con cambio automático/secuencial como el de nuestra unidad podemos sumarle unas décimas, lo realiza en 10,1 segundos. En la practica el Captiva dispone de mucha fuerza a bajas vueltas y recupera velocidad con rapidez, permitiéndonos realizar adelantamientos e incorporaciones con total seguridad. Al tratarse de un vehículo todo camino su suspensión es más bien confortable, con unos largos recorridos. En carretera el Captiva tiende a balancear más de lo deseado en zonas de curvas. La suspensión se muestra firme, pero su largo recorrido permite un alto balanceo de la carrocería. En tierra agradeceremos que la suspensión sea así, ya que al pasar por zonas muy estropeadas la suspensión filtra de maravilla y con alto recorrido de suspensión nos aseguramos de tener siempre todas las ruedas en contacto con el suelo. Nuestra unidad montaba neumáticos de 235/50/19″. Le otorgan un aspecto imponente al Captiva, pero en pistas forestales son una limitación. Teniendo miedo de pinchar o rajar un neumático. Que por supuesto con mayor perfil sería ideal para un uso mayoritariamente de tierra. Ahora bien, no tenemos nada que reprocharle a esta medida, ya que su uso en carretera es excelente. Y queramos o no es donde más se utilizara este vehículo.

Frenada
El equipo de frenos montado en el nuevo Chevrolet Captiva es el mismo que usaba su antecesor. Se compone de frenos de disco en ambos ejes, delante discos ventilados de 296mm. Y detrás discos ventilados de 303mm. El tacto del freno es bueno, en el primer recorrido del pedal ya disponemos de capacidad de frenada, suficiente para detener el vehículo en un uso por ciudad. Apretando con fuerza el pedal la capacidad de frenada es buena, el ABS hace acto de presencia en su momento justo. En seco es difícil hacer saltar el ABS a no ser que sea una frenada que así lo requiera.

Tracción
El nuevo Chevrolet Captiva probado disponía de tracción total AWD permanente mediante un embrague auto acoplable Haldex. En terrenos con problemas de tracción por parte del eje delantero se acopla automáticamente la tracción total dotando de fuerza al eje trasero. Pudimos comprobar de primera mano cómo funciona la tracción total del Captiva, ya que realizando la prueba por caminos de tierra en más de una ocasión el eje delantero por la disposición del terreno se quedaba sin una buena capacidad de tracción y, automáticamente el eje trasero empujaba con fuerza permitiendo sacar el vehículo de la situación sin mayores problemas. En campo es ideal disponer de una tracción total, nos permite disfrutar en mayor medida de las buenas capacidades off road que tiene el Captiva.

Estabilidad
Como anteriormente hemos mencionado el batidor y suspensiones del Captiva son excelentes para una alta comodidad. En ciudad es un gusto pasar por calles empedradas y no padecer de la espalda al salir del vehículo. Pero, en zonas reviradas se nota que la suspensión tiene mucho recorrido útil y hace flanear la carrocería en los puntos de apoyo. Curiosamente, hemos notado que este nuevo Captiva parece más firme que su antecesor en cambios de apoyo o al paso de curvas lentas. Tiende a un menor balanceo del vehículo. Siendo notoriamente más cómodo para el conductor y más seguro. El ESP de serie en el acabado LTZ hizo poco acto de presencia a lo largo de la prueba. En el momento de entrar en servicio se notaba por la corrección realizada en la trayectoria del vehículo y por el piloto luminoso del cuadro de instrumentos. Por lo general podemos decir que el Chevrolet Captiva es un vehículo muy estable, seguro y extremadamente cómodo en cualquier situación.

Reposacabezas
El Chevrolet Captiva homologa siete plazas útiles, las cuales todas ellas disponen de reposacabezas. Los delanteros son regulables en altura e inclinación. Los traseros a su vez son solo regulables en altura.

Cinturones
Al igual que en el caso de los reposacabezas, el Captiva dispone de 7 plazas útiles. Todas ellas vienen provistas de cinturones de seguridad de tres puntos de anclaje. Los delanteros por su parte disponen de pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado al emprender la marcha.

Bebes y Niños
Sin duda el Chevrolet Captiva es un vehículo ideal para un uso familiar, su buen espacio interior, los anclajes ISOFIX en las plazas traseras y el generoso espacio del maletero (477L) lo convierten en un buen candidato. El acceso a las plazas traseras es directo, ya que se trata de un suv de 5 puertas. Por lo tanto introducir una sillita de bebe no será problema en el Captiva. El maletero dispone de buena capacidad de carga. Con una boca ancha y a buena altura.

Airbags
El Chevrolet Captiva viene bien equipado en cuanto a seguridad. Dispone de airbag de conductor, acompañante, laterales y de cortina.

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Chevrolet Captiva obtiene: 4 estrellas para la protección de ocupantes y 3 estrellas para la protección infantil, además de 2 estrellas para la seguridad de los peatones.

Recuperaciones
Los 184cv del propulsor diesel son más que suficientes para poder realizar adelantamientos rápidamente, buenas recuperaciones y mantener cruceros a alta velocidad. El 0 a 100 Km. /h lo realiza en 10,1 segundos justos. Una diferencia de dos segundo con el anterior Captiva Automático. En la práctica el motor da lo mejor de sí poco después de las 2000 revoluciones donde hasta las 4000 sacaremos lo mejor de él. Para adelantar en carreteras nacionales de un sentido la marcha más indicada es tercera. Podremos exprimir al máximo los 184cv y estar el mínimo tiempo en el carril contrario.

Caja de Cambios
El Chevrolet Captiva se comercializa con dos cambios, uno manual de 6 relaciones y otro automático/secuencial de 6 marchas. Este último es el probado aquí. El cambio automático es de convertidor de par. Entre cambios de marcha se nota un ligero retraso. En reducciones se muestra más lento que subiendo marchas. En modo automático el cambio tiende a subir mucho de vueltas en primera y segunda marcha. Está claro que no es un cambio de última tecnología ya que sacrifica prestaciones y mayores consumos por la comodidad de olvidarnos para siempre del embrague. En pistas forestales el cambio automático no da síntomas de ser un incordio, todo lo contrario es muy útil en pendientes donde también podemos hacer uso de las capacidades off road que mediante un botón nos permite ir frenando sin tener que hacer uso de los frenos. Dispone de un modo “ECO” que cambia a una marcha superior antes. Procurando consumir menor sin dejar al motor sin fuerza.

Circulando por Carretera
Una gran parte de los kilómetros realizados en la prueba han sido en carretera nacional. Donde en todo tipo de vías, hemos podido comprobar lo bien que trabaja el 2.2 VCDI que aun siendo un motor ruidoso y con un sonido nada bonito en el campo de las prestaciones es simplemente perfecto. Donde además de disponer de 184cv útiles tiene un consumo de carburante bastante bajo, y eso que el peso en vacío del Captiva está cercano a los 2000kg. Exactamente 1978kg. Con este peso los 184cv hacen una buena labor. Lástima de unos desarrollos demasiado largos. El consumo obtenido en este tipo de vía se situó a lo largo de 100km en 8,2 litros.

Circulando por Autopista
En autopista también comprendió una gran parte de la prueba, donde pudimos comprobar como a velocidades legales el sonido del motor se deja notar mucho menos que en el anterior Captiva. El aire también hace de las suyas y se hace presente algún ruido aerodinámico. Sobre todo con el techo eléctrico levantado. La suspensión mantiene con firmeza al Captiva, absorbiendo todo obstáculo que podamos encontrarnos sin maltratar a sus ocupantes. Los consumos en autopista siguen siendo bajos, disponiendo de una alta autonomía para viajes largos. Nuestro consumo se situó en 8,4 litros a los 100km recorridos. Respetando en todo momento los límites de la vía y adelantando a vehículos lentos si es preciso.

Circulando por Ciudad
Después de unos cuantos cientos de kilómetros con el Captiva puedo decir sin miedo a arriesgarme que en la ciudad se desenvuelve mejor que bien. El acelerador con un recorrido correcto funciona nada más pisarlo. El motor dispone de una buena cantidad de par 400Nm a partir de 2000 revoluciones. El consumo obtenido por ciudad en todo tipo de casos, atascos, retenciones. Es de 9 litros a los 100Km realizados. A nuestro juicio es un buen consumo después de atascos y todo tipo de retenciones. Hay que tener presente que el Captiva con caja de cambios manual es más parco en consumos y mejora en prestaciones. La caja automática proporciona un alto confort en conducción pero limita las capacidades del Captiva.

Calidad de Acabados
Los acabados del nuevo Chevrolet Captiva no son los mejores del mundo, pero esta claro que en calidad / precio es de lo mejor que hay hoy día. Teniendo unos acabados francamente buenos.

Calidad de Materiales
Los materiales utilizados en el nuevo Chevrolet Captiva se pueden considerar de buena calidad, ya que abundan los plásticos blandos en zonas visibles.

Conclusiones
En resumen, el nuevo Chevrolet Captiva presenta muchas mejoras estéticas útiles. Naturalmente la mejora más importante es su nuevo propulsor diesel de 2.2 litros VCDI de 184cv. Excelente, funciona a las mil maravillas y permite que el Captiva sea más prestacional que su antecesor con los mismos consumos. Y lo mejor de todo, es que todas estas mejoras no suponen un extra en gasto de dinero. El precio del nuevo Captiva es el mismo que el de su antecesor. La unidad probada con los extras se sube un poco pero de serie tiene un precio muy competitivo, 31.560 ¤.

A favor: Prestaciones, espacio interior.
A mejorar: Consumos en ciudad, sonido motor en frío.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Daniel Galdeano Martínez
Vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=IdBt0WOyGzU


       

Comenta o Pregúntanos